Cueva del Rei Cintolo: Turismo de subsuelo en Mondoñedo

La cueva del Rei Cintolo es una de las más agradables y desconocidas visitas en territorio gallego que hemos podido descubrir recientemente. Una excursión bajo tierra en lo que sería una sesión de espeleología para novatos es lo que puedes realizar si te pones en contacto con la oficina de turismo de Mondoñedo y conciertas tu visita. Dudo mucho que te arrepientas. Así fue nuestra experiencia.

Una cueva de leyenda

En el ancestral pueblo de Bría, en un recóndito rincón en tierras gallegas, reinaba desde lo más alto de las torres de su castillo uno de los más ricos reyes de la comarca: el Rey Cintolo.

Su hermosa y única hija, Xila, era además apreciada por todos los súbditos de su padre, ya que su amabilidad y respeto hacia ellos era de tanta envergadura como su hermosura.

Como siempre ocurre, ante tal concentración de virtudes en una única persona, además de sexo femenino y heredera de gran fortuna, la hilera de pretendientes ante su puerta era considerable.

En contra de lo que pudiera parecer, su padre no tenía prisa por desposarla, sobre todo viendo la predominancia de caballeros que habían sido nombrados como tales después de diversos procesos de sanguinarios asaltos al poder y traiciones varias. Características que un padre no desea ver en un yerno, desde luego.

Pero entonces llegó Uxío, un joven que traía tras él igual parafernalia que muchos otros, pero que al menos hacía gala de simpatía y desparpajo. Por ello, le hizo tilín a la princesa y le cayó en gracia al Rey. Sobre todo por toparse con alguien que no tenía como carta de presentación una secuencia incontable de asesinatos.

Mmm, tal vez, ahora si, sea el momento de pensar en nupcias…

Cueva Rei Cintolo

Entonces quiso el destino complicar la situación y las huestes del Rey Manilán se plantaron desafiantes en la plaza de Bría, mostrando su repertorio armamentístico y la cara de mala leche de sus soldados. Pero al contrario de lo que pudiera parecer, no se trataba de una invasión al uso, sino simplemente de un pequeño chantaje.

El interés del rey por la princesa Xila era de tal magnitud que oponerse a él, sobre todo tratándose de alguien con poder suficiente para arrasar con todo, no parecía una buena idea. Sobre todo si quería disfrutar de otro amanecer…

¿Que solución había entonces? Uxío, el amable y querido pretendiente que había conquistado el corazón de toda Bría, aportó la solución: lucharía por el amor de Xila frente a este caprichoso Rey. Nada mejor para una buena historia que un duelo cuerpo a cuerpo, ¿verdad?

Comenzaba así el combate del siglo: Uxío “el apuesto” vs Manilán “el rellenito”. ¡Hagan sus apuestas! El dominio de la espada era la especialidad de Uxío y Manilán no tenía pinta de poder blandir la suya con soltura suficiente, por lo que el pescado parecía estar todo vendido. Pero entonces Manilán se demostró ser un gran hechicero y con un conjuro contrarrestó los envites del acero del aguerrido contendiente.

De tal magnitud fue la magia utilizada que el castillo de Bría colapsó, llevándose con él a todos los habitantes, sirvientes e incluso monarca y princesa, al fondo de la tierra.

Habiendo evitado el ataque, Uxío atravesó con su espada al rey hechicero aprovechando que su atención estaba en el derrumbe del castillo. Vencedor al fin, era desolación lo que llenaba su corazón en ese momento al internarse entre los restos del castillo. Ni un solo alma había sobrevivido al ataque, todos habían sido engullidos por la tierra, incluida su amada, y nunca más se supo de ella.

Las historias que se contaron posteriormente de este enfrentamiento afirmaron que la princesa seguía viva, bajo tierra, atrapada bajo el influjo de uno de los hechiceros que acompañaban al Rey Manilán y que sigue cautiva, disponiendo solo de unos pocos minutos cada medianoche para seguir buscando a su amado.

Cueva Rei Cintolo

Las cuevas bajo el suelo de Mondoñedo

Pues si, como estarás suponiendo, el agujero en la tierra que se tragó el castillo es el mismo que hoy se conoce como la cueva del Rei Cintolo. El ayuntamiento de Mondoñedo organiza visitas guiadas a esta cueva como parte de una iniciativa de promoción espeleoturística que da la oportunidad de conocer a todos los que, como nosotros, somos unos completos profanos en la materia.

Un pequeño pero intenso recorrido de unos 300 metros por los estrechos túneles del tramo habilitado para las visitas es la experiencia que nos estaba esperando.

La entrada a la cueva está a unos 10 minutos en coche del núcleo urbano de Mondoñedo. Este complejo kárstico de más de 6 km. de recorrido es el más grande de toda Galicia que se conoce hasta el momento y en el que la pequeña muestra de 300 metros de paseo subterráneo que nos espera serviría como ejemplo de todo lo que se oculta bajo nuestros pies.

Descubierta por José Villaamil en 1873 y explorada a fondo por los miembros del Club Montañeiros Celtas, hoy podemos disfrutar de un paseo que nos llevará más de una hora de paseo por el subsuelo.

También transcurre por estas entrañas de la tierra un río, llamado Celtas, nombre dado por sus descubridores. Como podrás imaginar,

 text

 text

 text

 text

 
fueron los Montañeros Celtas los que se toparon con él y lo bautizaron.

Cueva Rei Cintolo

Recorriendo la cueva del Rei Cintolo

El punto de reunión y en el que nos equipamos completamente para la experiencia fue una caseta de madera preparada para tal efecto.

Ya ataviados con cascos, guantes y unos monos blancos de celulosa (que a la postre demostraron ser insuficientes, por lo que no hagas la visita con ropa a la que le tengas un mínimo de cariño), nos reunimos al frente de la verja que bloquea el acceso a la cueva.

Para ello antes recorrimos un breve trayecto por una pasarela de madera que sirve de acceso a la entrada.

Este pequeño tramo puede resultar un poco sofocante, tanto a la ida como a la vuelta, si el día es caluroso y soleado como fue en nuestro caso. Al fin y al cabo, íbamos vestidos para el frío y humedad de la cueva y eso, a 30 grados en el exterior, pasa un pelín de factura…

Cueva Rei Cintolo

Cueva Rei Cintolo

Cueva Rei Cintolo

Cueva Rei Cintolo

Una vez dentro, en la primera sala del recorrido, revisamos el equipo, encendimos las luces frontales y recibimos unas instrucciones básicas por parte de nuestro intrépido guía sobre lo que nos íbamos a encontrar y como debíamos movernos por los estrechos huecos. También debíamos tener cuidado con los resbalones ya que la humedad en paredes y suelo hacen del camino una pista de patinaje.

El recorrido transcurría por estrechos túneles, teniendo que hacer uso tanto de manos y piernas como de un mínimo de habilidad para desplazarnos a gatas por algunos de los tramos más difíciles. Además, el casco demostró, en más ocasiones de las que me gustaría reconocer, lo útil que era y la de chichones e incluso heridas de las que me había librado.

Cada hueco que nos esperaba al final de cada tramo servía para recuperar un poco el aliento y prestar atención a la explicación pertinente, con las estalactitas y estalagmitas como escenario de fondo (al menos aquellas que habían sobrevivido al vandalismo previo al cierre y gestión de la cueva).

Cueva Rei Cintolo

Cueva Rei Cintolo

Cueva Rei Cintolo

Cueva Rei Cintolo

Llegamos a cruzar incluso por una pasarela metálica por encima de un lago subterráneo y nos deslizamos por una pendiente en bajada que, como si de una suerte de tobogán se tratara, servía para comprobar como dos cuerdas bien utilizadas te daban toda la seguridad y agarre que necesitabas para completar el descenso.

La bajada impresiona al verla desde arriba, pero es realmente sencilla de realizar, aunque llegar al final con el mono entero si que es un verdadero reto.

Cueva Rei Cintolo

Cueva Rei Cintolo

Cueva Rei Cintolo

Hay que dejar claro que el recorrido para nada presenta una dificultad elevada, todo lo contrario. La seguridad está garantizada y basta con tener un mínimo de forma física, la misma que te permite subir unas escaleras o ir al super de la esquina ;)

El recorrido, al ser circular, terminaba en la misma sala en la que habíamos empezado, con la luz del día asomando entre las rejas que protegen la entrada y marcando el camino de salida.

Cueva Rei Cintolo

Cueva Rei Cintolo

Cueva Rei Cintolo

Así salíamos al exterior, nos quitábamos la indumentaria y protecciones y volvíamos a entrar en contacto con el sol y la luz del día, dando por finalizada una más que recomendable visita a los “sótanos” de Mondoñedo.

¡Ah! Y recuerda, si te acercas a medianoche a la cueva, es probable que puedas encontrarte con Xila, pero también con su captor. Si es este último el que se te aparece, estarás perdido, ya que pasaras a ser un prisionero más…

Échale también un vistazo a estos enlaces sobre las cuevas:

Información de interés

  • Aunque el recorrido total es corto, el tiempo para hacerlo es de cerca de una hora y media. Además, el desplazamiento hasta la cueva se hace en vehiculo propio, siendo el guía que nos acompañará el que también nos indicará el camino para llegar.
  • El precio de la entrada por persona, en el 2017, es de 15€.
  • Lleva puesta ropa que no te importe manchar, porque el mono utilizado no aguanta mucho. A día de hoy, nosotros aun no hemos conseguido quitar del todo las manchas de barro y tierra de la ropa que utilizamos durante la visita, así que imagínate… Llévate también una muda para después. Aunque la temperatura en la cueva es baja, es posible que acabes sudando en algún momento.
  • El calzado, mejor con suela de goma para conseguir mejor agarre.
  • Aunque puede parecer que se necesita estar muy en forma para hacer la ruta, nada más lejos de la realidad (y para ejemplo, nosotros). Hay algunos tramos que requieren algún pequeño esfuerzo para meterse por un agujero o recorrer a gatas algún tramo, pero nada fuera de una actividad diaria normal.
  • Recuerda también que no se puede hacer fotos en el interior de la cueva. Para este artículo conté con un permiso especial.

También te interesará

rioja

Actividades en La Rioja: por tierra, mar y aire

Realizar alguna de las muchas actividades lúdicas y deportivas es una de las mas recomendables maneras de conocer un poco […]

Read More
arnedillo

Arnedillo: Ruta de las ermitas y termas a orillas del Cidacos

Arnedillo es una pequeña localidad del valle del río Cidacos, en La Rioja. Es también uno de esos lugares que […]

Read More
Cueva Rei Cintolo

Cueva del Rei Cintolo: Turismo de subsuelo en Mondoñedo

La cueva del Rei Cintolo es una de las más agradables y desconocidas visitas en territorio gallego que hemos podido […]

Read More