Cangas de Onís: La puerta asturiana de los Picos de Europa

Cangas de Onís es el campamento base perfecto para afrontar un recorrido por el entorno de los Picos de Europa. No solo es el último pueblo antes de adentrarse en plena montaña sino que es el centro neurálgico de las actividades deportivas y de aventura ideal. Pero además esconde mucha historia entre sus paredes. ¿Que nos deparará esta villa de montaña?

Después de una agradable visita al entorno de Covadonga y su santuario y de un infructuoso intento de contemplar los lagos en lo alto de la montaña, frustrado por la constante niebla, nos dispusimos a instalarnos en Cangas de Onís para pasar la noche.

Esta localidad, situada en la unión del río Güeña con el Sella, es el último punto de aprovisionamiento y contacto con civilización antes de internarse en el entorno natural de los Picos de Europa. Cangas de Onís es, para muchos, campamento base para la realización de todo tipo de actividades de aventura que ofrecían las muchas empresas de la zona. Por ello era frecuente ver muchos coches, furgonetas y caravanas equipadas para pasar unos días de trekking por la montaña, descensos de río o otro tipo de actividades en la naturaleza.

Pero nosotros no estábamos allí para eso, sino para conocer el pueblo y la zona en si misma, puesto que el interior de los Picos de Europa los reservábamos para futuros viajes con más y mejor tiempo…

Una vez aparcada la furgoneta, en una zona muy cercana al centro y con fácil acceso a un punto de recambio de aguas, era el momento de descansar después de un día agotador.

Una mañana por el mercado de Cangas de Onís…

El día siguiente amanecía nublado, por lo que descartábamos repetir el intento de subir hasta los Lagos de Covadonga (sobre todo después de comprobar a través de las cámaras web accesibles desde Internet que la niebla seguía aferrándose a la zona).

Además, era domingo y eso, en Cangas de Onís, significaba mercado. Resulta que, tan arraigado está este mercado semanal que hay que remontarse muuuchos siglos atrás para llegar a entender el porqué de ello.

Mercado matutino de Cangas

Mercado matutino de Cangas

Mercado matutino de Cangas

Resulta que Cangas de Onís es el resultado de la unión de dos antiguos barrios: el de arriba, llamado Cangas y el de abajo, llamado Mercado de Cangas.

El mercado dominical ocupa ahora mucho menos espacio que en décadas anteriores, aunque lleva pertrechándose desde hace más de 70 años bajo unos soportales de piedra que simulan la parte baja de un hórreo, replicando incluso los pies de éste.

Actualmente, aunque se van perdiendo poco a poco los puestos de venta de productos más tradicionales, se les sigue reservando un lugar privilegiado en el espacio de los soportales, ubicándose el resto por otros rincones de la zona.

Tal es la relevancia de este mercado en la zona que, a día de hoy, aún es costumbre que todos los comercios de la ciudad abran en domingo y descansen el lunes, concentrándose gran actividad comercial de toda la villa en este día.

Mercado matutino de Cangas

Mercado matutino de Cangas

Y después de un buen paseo por la zona del mercado, la mejor manera de culminar la mañana era con una buena dosis de comida típica con producto del propio mercado. No queríamos marcharnos de Cangas de Onís sin regalarle al cuerpo una buena dosis de fabes con almejas sumergidas en sidrina, por supuesto ;)

Respecto al riesgo de compartir habitáculo durante las horas futuras después de esta comilona es algo que no entraré a detallar…

Fabes con almejas

Escanciando sidrina

…y una tarde soleada paseando por el pueblo

Para la tarde, con el sol dignándose por fin a acompañarnos, optamos por un recorrido turístico-monumental por el centro. Comenzamos por la oficina de turismo, como buenos guiris, pero después de ver la cola de espera, desistimos y optamos por movernos a nuestro aire, sin ninguna recomendación previa y tirando de mapa.

Nos topamos entonces con una Cangas de Onís que fue uno de los lugares más importantes de toda Asturias en el pasado. Hasta el 774 fue capital del Reino de Asturias y del incipiente Reino de España que Don Pelayo, primer Rey de ambos, se empeñó en recuperar, como ya supimos al hablar del sitio de Covadonga.

La estatua de Don Pelayo preside la plaza frente a la Iglesia de Santa María. Su campanario, formado por seis campanas en pirámide, llaman la atención por lo atípico de su formación. Construida en el medievo, sufrió remodelaciones varias, como tantas otras iglesias, hasta que la Guerra Civil española se cebo con ella.

Puente sobre el río Güeña

Iglesia de Santa María

Y si, la Guerra Civil dejó su huella

Ya que menciono la Guerra Civil, creo que es justo hablar de lo que supuso este conflicto para esta pequeña localidad y sus alrededores. La Guerra Civil se ensaño con esta zona debido a que la ciudad fue bombardeada varias veces y los puentes sobre el Sella fueron también destruidos por los republicanos en un último intento fallido de resistir.

De hecho, hay quien dio en llamar a este bombardeo el guernika asturiano debido a que se especula que el número de bombas caídas aquí pudo ser incluso superior al de la localidad vasca.

Y todo fue a causa de la conocida como ofensiva de Asturias. Fue el último ataque de las fuerzas sublevadas franquistas sobre las fuerzas de la resistencia republicana que quedaban en pie en la zona cantábrica. Los republicanos supervivientes se refugiaron en las montañas, siendo Cangas de Onís uno de sus ultimo refugio, al servirse de las montañas como protección.

Pero la Legión Cóndor Nazi se hizo dueña del cielo astur y desde lo alto las bombas cayeron sobre Cangas, arrasándola por completo. Fueron necesarios el doble de batallones que en la conquista previa de Bilbao para doblegar a la resistencia refugiada en las montañas asturianas, lo cual evidenciaba la dureza de la batalla y la resistencia al amparo de las montañas.

Entre el 11 y el 12 de octubre de 1937 se perdió Cangas y su resistencia acabo doblegada. Los siguientes días las bombas siguieron cayendo, arrasando lo poco que todavía quedaba en pie en toda la zona asturiana. Hasta mil bombas en un solo día llegaron a ser arrojadas desde los aviones, según datos de la época.

Pare que, a diferencia de Don Pelayo y sus fuerzas, España esta vez no pudo ser reconquistada de manos de las fuerzas franquistas sublevadas, sino que finalmente el General Franco fue el que hizo y deshizo durante los siguientes 40 años.

Entorno del puente romano sobre el río Sella

Entorno del puente romano sobre el río Sella

El puente romano como centro de todo

El paseo por Cangas nos llevaba ahora al que es su símbolo principal: el puente romano, o puentón, como lo conocen por aquí.

La condición de Cangas de Onís como entrada de los Picos de Europa le dio en el pasado una importancia estratégica en la comunicación entre Cantabria y Asturias. Se comunicaron ambas zonas con una calzada romana y el llamado puente romano era el único de piedra que salvaba el río Sella en todo su recorrido. Así fue durante muchos siglos, hasta el siglo XIX.

De hecho, aunque al puente se le llama romano, lo que vemos ahora pertenece más bien a la Edad Media. Se supone que el actual es una reconstrucción sobre el anterior, de verdadero origen romano. Del puente cuelga una gran replica en madera de la Cruz de la Victoria, símbolo que ondea en la bandera asturiana. Además, el lema de la ciudad no podía ser más adecuado a la historia de la localidad: “Minima Urbium Maxima Sedium” (la ciudad más pequeña fue la más grande sede).

Entorno del puente romano sobre el río Sella

Entorno del puente romano sobre el río Sella

Siguiendo con la historia, curiosamente, y durante un breve periodo de tiempo, Cangas de Onís volvió a ser capital del Principado de Asturias en 1978. Con la constitución española en pañales y los estatutos de autonomía todavía incubándose, se estableció aquí la sede que elaboró el proyecto del Estatuto. Por lo tanto, hasta que éste se aprobó, Cangas fue una última vez la capital de Asturias.

Ahora es una pequeña ciudad que sigue recibiendo a todo aquel que entra en los Picos de Europa.  Por tanto es el campamento base de los muchos que nos acercamos hasta allí para disfrutar de los paisajes de este enclave natural. Pero es en la historia antigua de Cangas de Onís donde se esconde la majestuosidad de la que fue, sobre todo, la casa del primer Rey.

Entorno del puente romano sobre el río Sella

Entorno del puente romano sobre el río Sella

Siguiendo el curso del Sella

Dado que nuestro siguiente objetivo será la zona Este de los Picos de Europa, el recorrido nos llevaría una vez más por la carretera rumbo a Ribadesella, paralelos en todo momento al propio río. El trayecto nos dejaba otra de las estampas típicas de la zona, relacionadas con el popular descenso del Sella.

Eran innumerables los grupos que disfrutaban del descenso en canoa por el río, aunque nada que ver con los multitudinarios descensos que copan por completo el río durante las fechas de la competición de descensos.

Además, son varios los puntos del río que son cruzados por pasarelas de metal suspendidas en el aire. Perfectas para cruzar el río desde lo alto y también para tener mejores vistas del serpenteante curso del río (si no le da a alguno por cruzar la pasarela corriendo y pegarte un buen susto mientras tanto…).

Descendiendo por el río Sella

Descendiendo por el río Sella

Descendiendo por el río Sella

Descendiendo por el río Sella

Descendiendo por el río Sella

Pasarela sobre el río Sella

Nos espera ahora la zona cántabra de los Picos de Europa, en un recorrido por carretera hasta la zona de montaña. Para ello, rodearemos toda la zona por carretera dirigiéndonos hacia la costa para rodear la cordillera. Pero esto ya es parte de la siguiente historia y entonces será contada… ;)

Puente romano enmarcandonos

También te interesará

furgoguia_ezcaray_Santo_domingo

Furgoguía: De Ezcaray hasta Santo Domingo de la Calzada

La ruta que comunica Santo Domingo de la Calzada con Ezcaray y los pueblos de su entorno es una de […]

Read More

Biscarrosse: a orillas del lago y conociendo el centro

Biscarrosse es un pequeño pueblo del norte de la Aquitania francesa. Su cercanía con la Côte d’Argent o costa de Plata, en […]

Read More

Isla de Madeira: Senderismo por la levada das 25 fontes e do Risco

La isla de Madeira es, mayoritariamente, un compendio de destinos naturales que hacen que, de punta a punta, las opciones de […]

Read More