Oporto: La vida a orillas del río Douro

No se puede entender Oporto, la vida de sus habitantes, el funcionamiento de su industria y el flujo turístico sin el paso del Duero, o Douro, a los pies de la ciudad. Lo mismo sucede con su vecina, Vila Nova de Gaia, aunque, ya se sabe, la fama siempre se la acaba quedando la considerada la capital del Norte de Portugal.

Me gustaría contarte un poco más sobre el entorno del río y que puedes encontrarte aquí. Así que, ¿damos un paseo?

A estas alturas, creo que ya he hablado muchísimo sobre esta ciudad, sobre nuestra decepcionante primera impresión y la posterior reconciliación. También tu y yo recorrimos hace poco una de las bodegas de vino más populares de la otra orilla, Vila Nova de Gaia, así que creo que ya tenemos confianza suficiente con esta ciudad como para disfrutar de un sosegado y relajante paseo a orillas del río. También nos lo hemos ganado, ¿verdad?

Ribera del Douro

Ribera del Douro

Puente Luis I

Cuatro son los puentes más representativos que se pueden ver en la actualidad en la zona de la Foz do Douro (aunque son más los que van cruzando el Douro si siguiéramos remontándonos río arriba).

Por supuesto, el más destacado y que capta la atención de todo aquel que pasea por la ribera de Oporto es el de Luis I. Su estilo “Eiffeliano” evidencia que el artífice de su construcción tenía que estar fuertemente influenciado por el famoso arquitecto francés.

Y así era. Théophile Seyrig, el artífice del proyecto, había sido previamente socio de Gustave Eiffel y juntos habían creado la compañía Eiffel con la que llevaron por medio mundo proyectos con ese toque tan característico que le da a sus obras el esqueleto de travesaños de metal que lucen todas ellas. Ahora, ya por su cuenta, Théophile llevaba adelante este proyecto con el objetivo de modernizar la ciudad y fortalecer sus comunicaciones.

El puente Luis I ocupa en 1886 el lugar que previamente tenía el conocido como “Ponte Pênsil”, un puente suspendido en el aire. De este todavía se pueden ver las casetas de los vigilantes encargados de cobrar los peajes de cruce así como los pilares que lo sustentaban, al lado del puente Luis I.

Ribera del Douro

Ribera del Douro

¡Leyenda alert! ¡Pues claro que si! Un puente como este tiene que tener alguna sórdida historia escondida entre las bambalinas de su origen, ¿verdad?

Para ser precisos, la historia no es sobre este puente, ni siquiera sobre el que lo precedió, si no el primero que se atrevió a unir las dos orillas por primera vez en la historia de la ciudad: el Ponte das Barcas. En 1806 se inauguró esta pasarela flotante, formada por 20 barcazas flotando sobre el río y unidas entre si. Además, era posible separarlas para permitir el paso de embarcaciones.

Pero solo 3 años después aparecieron por Oporto las huestes francesas que, en nombre de su Emperador, de mano en pecho bajo casaca (Napoleón para sus amigos y familiares), decidieron entrar en la ciudad “comme Pierre pour votre maison”.

Con el canguelo que les entró a todos los portuenses al ver al ejercito francés entrando sin llamar, no dudaron en echar a correr hacia el nuevo puente para buscar cobijo en la otra orilla del Duero.

Los muy brutos se apelotonaron sobre él, de tal manera que el puente cedió y la corriente del río hizo el resto… Semanas después se seguían encontrando los cuerpos de los fallecidos que el río iba devolviendo.

El puente se reconstruyó y duró hasta 40 años más, hasta que fue reemplazado por el ponte Pênsil.

Ribera del Douro

Ponte da Arrábida

El puente da Arrábida es otro de los puentes que se pueden ver en esta zona de la ciudad. A lo lejos, ya casi al final de la desembocadura del río y con un porte imponente, se levanta una estructura de hormigón que soporta todo el tráfico rodado de la autopista principal de la zona norte de Portugal: la A3.

Su arco de hormigón fue el más grande del mundo en el momento de su construcción, en 1963. Además, desde 2013 es también considerado monumento nacional.

Ribera del Douro

Ribera del Douro

Ponte do Infante

El tercero de los puentes es el Ponte do Infante. Río arriba, a pocos kilómetros del puente Luis I se encuentra una larga pasarela, sustentada sutil y discretamente por los arcos de los extremos.

Resulta que, cuando se decidió convertir la pasarela superior del puente Luis I en la zona de paso de la linea amarilla del metro de la ciudad, se tuvo que plantear una manera de desviar el tráfico por carretera que perdía con el cambio un acceso. Para ello se ideó el puente do Infante como una alternativa para este trafico rodado.

En 2003 comenzó su servicio. Al encontrarse en la parte alta de esta zona de la Foz y al no disponer de una estructura visible o destacada, hace que su presencia sea discreta y sea meramente funcional.

Ribera del Douro

Ponte María Pía

El mismo Théophile que ingenió el puente Luis I se había hecho cargo previamente del proyecto que, en una zona más alta del río, cruza el Douro, en 1877. Su objetivo era permitir el paso de trenes sobre el río y facilitar así la comunicación con fines comerciales y de transporte.

En este, su primer proyecto en Oporto, todavía trabajaba mano a mano con Eiffel y, desde luego, se le nota que este puente tiene la característica “marca de la casa”.

El puente permanece en pie en la actualidad, pero ya está en desuso y la falta de mantenimiento lo están condenando a una lenta agonía hasta su desaparición.

Puente María Pía

Maneras de disfrutar de la Foz do Douro

Desde luego, la mejor manera y la que es más evidente, es mediante un paseo por la zona de la Ribeira. El paseo a orillas del Douro, en la parte baja de la ciudad de Oporto, es inevitable, ya que tarde o temprano acabarás adentrándote en ella casi sin darte cuenta.

Restaurantes y bares reclamando tu atención para que comas en sus terrazas, actuaciones y espectáculos de todo tipo amenizandote la velada (y ya de paso esperando que hagas tu aportación a la causa) es lo que te encontrarás aquí. Todos ellos clamando por un pedacito de tu atención (y tu presupuesto). La ribeira es, al fin y al cabo, la zona más cara de toda la ciudad.

Ribera del Douro

Ribera del Douro

Cruzar a pie el puente Luis I y continuar el paseo por la otra orilla del río, en el lado de Vila Nova de Gaia es la mejor manera de continuar con la exploración de la zona. En este lado son las bodegas de vino las que se adueñan del protagonismo.

También los muchos rabelos amarrados en los muelles completan la romántica estampa, sobre todo en este lado, aunque es una constante a lo largo de ambas orillas.

Ribera del Douro

Por último, otra de las opciones es la de contemplar la zona desde la zona alta de Vila Nova de Gaia. También es posible hacerlo desde el lado de Oporto, pero las vistas son realmente mejores desde la orilla contraria. Para ello, puedes tomar el teleférico que parte de la ribeira de Vila Nova y te deja a la altura de la plataforma superior del puente Luis I, o hacer la subida al estilo tradicional, utilizando una de las mejores herramientas de las que nos ha dotado la evolución: las piernas.

En cualquier caso, una vez arriba, no renuncies a un ultimo esfuerzo y sube la rampa que te llevará hasta el Monasterio da Serra do Pilar. Desde la plaza a los pies del monasterio las vistas son alucinantes y la perspectiva es completamente distinta. ¡Garantizado!

Ribera del Douro

Ribera del Douro

 

¿Y hacerlo en barco?

Vale, me había dejado (adrede, para que engañarte) una última manera de conocer la zona y contemplar los puentes y es hacerlo en barco. Posiblemente la mejor manera contemplar los puentes más alejados es subiéndose a uno de los barcos que recorren el río en el conocido como crucero de los 6 puentes.

El viaje hace un repaso de los puentes que están (A los cuatro de los que ya hablé, hay que añadirle los de Freixo y São João) y de los que ya no (Como el de las Barcas o el de Pênsil), formando parte todos ellos de la historia de la ciudad y el constante esfuerzo durante el siglo XIX y XX por mantener una buena red de comunicación entre ambos lados del río. Ya se sabe, hay que procurar llevarse bien con los vecinos, ¿verdad?

También esta manera brinda la oportunidad de disfrutar del colorido de las fachadas de las casas y edificios de la parte baja. También da otra perspectiva del centro de Oporto y de los edificios más emblemáticos cerca del río.

Ribera del Douro

Ribera del Douro

Ribera del Douro

Ribera del Douro

Pues hasta aquí hemos llegado en nuestro paseo por el Douro, ahora nos vamos, que llegó el momento de meternos una francesinha entre pecho y espalda, que menudo enganche le hemos cogido a este sandwich remojado en salsa. Colesterol, ¡allá vamos! ;)

Información de interés

  • Si quieres realizar el crucero de los 6 puentes, debes saber que el viaje dura unos 50 minutos y que el precio es de 15€ para adultos (hay descuentos para niños siendo incluso gratis para los menores de 4 años). Sale un barco cada hora desde las 10h00  hasta las 18h30 (11h00 a 15h00 en invierno)
  • Subir a pie desde la ribeira de Vila Nova de Gaia hasta la zona alta no tiene dificultad alguna, pero si optas por utilizar el teleférico, te costará 5€, 8€ si lo compras de ida y vuelta (niños a mitad de precio). Opera desde las 10h00 hasta las 18h00 en invierno o hasta incluso las 20h00 en pleno verano.
  • Pasear por la ribeira del Douro es gratis ;)

Seguro que no necesitas que te lo indique, pero por si acaso, comienza tu paseo por esta zona en la ribeira de Oporto y a partir de ahí, ¡dejate llevar! :D

Ribera del Douro

También te interesará

Isla de Madeira: Senderismo por la levada das 25 fontes e do Risco

La isla de Madeira es, mayoritariamente, un compendio de destinos naturales que hacen que, de punta a punta, las opciones de […]

Read More
oporto douro

Oporto: La vida a orillas del río Douro

No se puede entender Oporto, la vida de sus habitantes, el funcionamiento de su industria y el flujo turístico sin […]

Read More
funchal

Funchal: Primeros pasos en la capital de Madeira

Funchal es un destino ineludible en cuanto llegas a Madeira. Hay quien solo admira la ciudad de paso, de camino […]

Read More