Esposende: Mezclando la naturaleza con el ocio

Esposende, en el norte de Portugal, es uno de esos lugares menos conocidos por los españoles pero altamente apreciados por los portugueses, franceses, alemanes y muchos otros que lo tienen como un referente de relax, ocio, playa y todo tipo de actividades con las que desconectar en vacaciones o un fin de semama. ¿Que se puede hacer entonces en Esposende?

Como parte de nuestro recorrido por el norte de Portugal, Esposende era la siguiente parada. Muy cerca ya de la frontera española por Galicia, Esposende nos brindaba la oportunidad de disfrutar de una villa costera con un centro de la ciudad de aspecto moderno en muchas de sus plazas y calles, con edificios antiguos recuperados y toques modernos combinados con la tradición de muchos otros.

Esposende además es uno de los puntos de paso del Camino de Santiago portugués por lo que no es raro encontrarse algún que otro peregrino en pleno proceso de travesía aprovechando para descansar aquí.

El estuario del río Cávado

El estuario es posiblemente uno de los reclamos más interesantes con el que te puedes topar en Esposende aunque, curiosamente, las actividades que ofrece pueden pasar desapercibidas para cualquiera que se acerque hasta aquí si no está al tanto de ellas o no se informa convenientemente.

El hecho de que Esposende esté a orillas del Atlántico, pero a la vez protegido de éste por al sistema dunar, propicia que el estuario que se forma en la desembocadura del río Cávado sirva como una especie de lago de aguas tranquilas en las que disfrutar de casi cualquier tipo de deporte náutico.

Por ello, las aguas del río se ven frecuentemente salpicadas por windsurfers aprovechando la fuerza de las corrientes de aire para ganar velocidad mientras el cielo detrás de ellos se va llenando de las cometas de los kitesurfers que también quieren su pequeña dosis de adrenalina.

Para los que buscan experiencias más relajantes, un poco de pesca desde el muelle o en barca sirve como distracción. También son bastantes las embarcaciones pesqueras que van apareciendo, bien recorriendo el río, bien volviendo de mar abierto con la captura del día, ya que Esposende no deja de ser una villa de tradición pesquera, como ya nos sugería el museo marítimo que hay al pie del embarcadero, reaprovechando el antiguo edificio del puesto de salvamento.

20161002t183137

20161002t181626

20161002t181150

Y dado que este estuario no existiría si no fuera por las dunas de Ofir, que forman una barrera natural que mantiene los envites del Atlántico a raya, acercarse a ella es otra de las opciones que merecen dedicarle un poco de tiempo.

Rodeando el estuario y cruzando el puente de Fão que salva el río, llegamos a una zona donde, en el pasado, la falta de control propició la construcción de un hotel y diversas áreas residenciales sobre la parte inicial de las dunas.

Avanzando por estas calles y dejando atrás toda esta pequeña urbanización, llegamos al inicio de la pasarela de madera que permite recorrer y contemplar la parte protegida del sistema dunar, intentando infligirle el menor daño posible.

Además, la pasarela permite llegar a una zona más elevada que sirve de mirador para contemplar el estuario y, al frente, el centro de Esposende, dejando a nuestras espaldas el mar Atlántico, que se pierde en el horizonte.

20161002t181123

20161002t183105

Y, por supuesto, también hay playas

Probablemente la mejor manera que tengas de comenzar un día soleado en Esposende es yendo a alguna de sus playas, bien para tomar el sol y darte un chapuzón, bien para simplemente disfrutar de un paseo descalzo sobre la arena.

Dado que a los pies del centro de Esposende está el propio estuario, las mejores opciones para ir a la playa requieren desplazarse varios kilómetros. Una de las opciones es la playa de Ofir, que comparte nombre con las dunas ya que, como te estarás imaginando, está ubicada cerca de las dunas.

¿Recuerdas que te hablaba del hotel y casas que se construyeron en el principio de está península dunar? Pues es aquí donde se encuentra esta playa, que se complementa perfectamente con un paseo por la pasarela de madera.

La otra alternativa es recorrer los aproximadamente dos kilómetros de paseo paralelos al estuario hasta llegar a donde el río Cávado realmente desemboca en el mar, disfrutando de una amplia zona por la que caminar tranquilamente con unas vistas impresionantes, pudiendo hacerlo incluso en bicicleta, ya que el carril bici desde luego invita a ello. Cierto, también puedes ir en coche, pero entonces te estarías perdiendo uno de los encantos de esta ciudad que es disfrutar de la brisa marina y las vistas en una pausada caminata…

Es justo al final del recorrido donde aparece la playa de Suave Mar, a la derecha de la desembocadura y donde el faro de Esposende marca su inicio.

Ambas playas disponen de todos los servicios necesarios que sus banderas azules obligan, por lo que será difícil que eches en falta algo más que un protector para el viento, tan común en Portugal debido al viento lateral que suele entrar en las playas…

Playa de Suave Mar

Playa de Suave Mar

En la desembocadura del Cávado e inicio de la playa de Suave Mar

En la desembocadura del Cávado e inicio de la playa de Suave Mar

Tertulias a pie de mar

Tertulias a pie de mar

Remontando el río Cávado en catamarán

Volviendo al estuario, una de las actividades que ofrece el ayuntamiento es la posibilidad de recorrerlo en un pequeño catamarán con capacidad de en torno unas diez personas. El recorrido se extiende río arriba hasta la zona conocida como Barca do Lago. A lo largo de este recorrido se puede ver la parte interior del sistema dunar, las zonas de vegetación, formada sobre todo por matas y juncos, emergiendo del agua e incluso algunas de las zonas en las que se forman marismas.

Debido a este ecosistema, éste es refugio de aves acuáticas, tanto las que residen aquí todo el año como las que en invierno escapan del frio del norte de Europa y migran hasta aquí para disfrutar de un invierno más suave. Así, cormoranes, garzas reales, diversas especies de gaviotas, patos y ánades y un sinfín más de especies conviven en estas aguas.

El avistamiento de aves desde el propio barco era una completa pasada. A nuestro paso, a pesar de los esfuerzos por llevar un ritmo calmado y evitar así molestarlas en exceso, las bandadas de aves se iban levantando y sobrevolándonos mientras buscaban otro lugar más tranquilo en el que reposar. El trayecto era un constante intento por nuestra parte de avistamiento de diversas especies a distancia, con prismáticos y cámaras, antes de que nosotros mismos las espantáramos al acercarnos a ellas.

Museo marítimo de Esposende

Museo marítimo de Esposende

Vegetación en el estuario

Vegetación en el estuario

Vegetación con las últimas luces de la tarde

Vegetación con las últimas luces de la tarde

A continuación te dejo con algunas de las fotos que he podido hacer durante la travesía en el catamarán y que he podido identificar. He sido incapaz de descartar más porque la verdad es que me encanta como han quedado así que, !que sepas que el artículo aún sigue después de ellas!

Disfruta de ellas y, si no, simplemente haz scroll y continua :D

Gaviota patiamarilla

Gaviota patiamarilla

Gaviota parda

Gaviota parda

Cormorán

Cormorán

Ánades reales macho y hembra

Ánades reales macho y hembra

¡Se armó la marimorena!

¡Se armó la marimorena!

Garza real

Garza real

Garza real

Garza real

Cormorán volando a ras de agua

Cormorán volando a ras de agua

Cormorán sobrevolandonos

Cormorán sobrevolandonos

Ánades reales chapoteando y volando sobre el río

Ánades reales chapoteando y volando sobre el río

Gaviotas con el cormorán al fondo de todo

Gaviotas con el cormorán al fondo de todo

Gaviota parda

Gaviota parda

Ánade real hembra volando sobre las aguas del río

Ánade real hembra volando sobre las aguas del río

Ánade real hembra volando sobre las aguas del río

Ánade real hembra volando sobre las aguas del río

Espátulas comunes

Espátulas comunes

Ánades reales

Ánades reales

Martín pescador (Guarda-rios) entre la vegetación

Martín pescador (Guarda-rios) entre la vegetación

Alcanzada la parte más alta del recorrido, ya solo restaba dar vuelta y deshacer el camino para, en esta ocasión, disfrutar de un paisaje previo a la puesta de sol, con esas últimas luces reflejándose sobre las aguas tranquilas y mientras las pequeñas embarcaciones pesqueras se iban cruzando con nosotros para empezar su jornada de trabajo.

Ya en el muelle, abandonábamos la embarcación y nos despedíamos de nuestro “capitán en la sombra”. No nos llevemos a engaño, el perrete que nos acompañó todo el tiempo era el que realmente daba las ordenes, situado en proa y supervisando cada maniobra, y no ese señor tan amable con gorra de capitán que pilotaba el barco… :P

Recorrido en catamarán bajo la atenta supervisión del "capitán" del barco

Recorrido en catamarán bajo la atenta supervisión del “capitán” del barco

"Capitán" del barco con semblante serio al tener que despedirse de nosotros

“Capitán” del barco con semblante serio al tener que despedirse de nosotros

Pescando al anochecer en el estuario

Pescando al anochecer en el estuario

Embarcadero de Esposende al anochecer

Embarcadero de Esposende al anochecer

Puerto de Esposende

Puerto de Esposende

Un paseo por el centro de Esposende

Después de esta experiencia, un paseo por el centro de Esposende era la mejor opción para echarle algo al estómago y disfrutar de un buen paseo por las cuidadas y modernas calles del pueblo. No perdimos la oportunidad de probar una buena francesinha en uno de los restaurantes del centro, acompañada de una ensalada (para compensar).

Desde luego, hay más opciones gastronómicas como tomarse un clásico bacalhao grellado o cualquier otro pescado de temporada ya que, al ser zona de costa, la calidad está garantizada. El vinho verde es posiblemente la mejor opción para acompañar una buena comida, pero nosotros somos muy de cerveza, así que…

Paseo a orillas del estuario

Paseo a orillas del estuario

Iglesia matriz de Esposende

Iglesia matriz de Esposende

Calle Primeiro de Dezembro

Calle Primeiro de Dezembro

Y para ir finalizando, una de esas terrazas de los bares de la zona del centro no hacía más que invitarnos a sentarnos para bajar la cena tomando algo relajadamente. Sobre todo teniendo en cuenta que el centro está peatonalizado y muy restringido al tráfico por lo que el ruido del tráfico es aquí un recuerdo lejano…

Al final, las opciones que nos encontramos en Esposende acabaron siendo más de las que nos esperábamos en un principio. Sobre todo tratándose de una región pequeña que no llega a 10.000 habitantes permanentes. Por ello, para nosotros era una excelente opción de paso en nuestro camino de vuelta a Galicia en el que poder descansar y disfrutar un poco más de Portugal.

Fuente en la Plaza do Municipio

Fuente en la Plaza do Municipio

Museo municipal de Esposende

Museo municipal de Esposende

Ponte de Fão

Ponte de Fão

Información de interés

  • No te pierdas el paseo en catamarán. Si sois como mínimo 4 personas, por unos 10€ cada uno podréis disfrutar de 2 horas de recorrido fluvial viendo ambos lados del río y contemplando la amplia variedad de aves y vegetación que surge a raíz de este ecosistema. ¡Altamente recomendable llevar prismáticos y/o una cámara con buen zoom! No he encontrado información a través de internet de este servicio por lo que pregunta antes en la oficina de turismo disponibilidad, precios y horarios para no llevarte sorpresas al llegar.
  • Esposende es conocido sobre todo por ser un destino de playa por lo que en verano es una buena opción para ir, pero ten en cuenta que son muchos los franceses, ingleses y alemanes que también la conocen por lo que la zona se masifica.
  • Si antes te decía que es destino de playa, debes saber que las opciones de senderismo, mountain bike y de turismo de montaña son bastante amplias en la zona por lo que es un buen campamento base en el que establecerse durante todo el año para optar por alguna de estas opciones.

Como llegar:

La oficina de turismo está justo enfrente de la piscina municipal, muy cerca tanto del embarcadero como del paseo y del centro de la ciudad. Esta es su ubicación:

También te interesará

Isla de Madeira: Senderismo por la levada das 25 fontes e do Risco

La isla de Madeira es, mayoritariamente, un compendio de destinos naturales que hacen que, de punta a punta, las opciones de […]

Read More
oporto douro

Oporto: La vida a orillas del río Douro

No se puede entender Oporto, la vida de sus habitantes, el funcionamiento de su industria y el flujo turístico sin […]

Read More
funchal

Funchal: Primeros pasos en la capital de Madeira

Funchal es un destino ineludible en cuanto llegas a Madeira. Hay quien solo admira la ciudad de paso, de camino […]

Read More