Bayona: un pedazo del País Vasco en tierras francesas

Bayona es el último bastión francés antes de llegar a España (o el primero, dependiendo de donde vengas). En esta ciudad se mezclan sobre todo rasgos culturales vascos y franceses en un mix que hace que merezca la pena que le dediquemos al menos un día de visita como parte de nuestra ruta por la región de Aquitania.

La semana pasada no me pude resistir y te adelanté nuestra llegada a Burdeos, pero este viaje por la región francesa de Aquitania tuvo un punto de inicio anterior que nos llevó por algunos de los lugares más entrañables y acogedores de la costa cántabra francesa. El primero de esos lugares fue Bayona.

Alcanzar Francia requiere, irremisiblemente, cruzar ese gran muro natural que son los Pirineos. Por ello, el mejor punto para salvarlos es hacerlo a través de Irún, en el punto de comunicación que el País Vasco proporciona en la zona en la que la cordillera montañosa se va extinguiendo a su llegada al mar.

Precisamente por su cercanía al País Vasco y porque la antigua región histórica abarcaba territorio actualmente francés, Bayona es una ciudad a caballo entre la cultura francesa y vasca. Bayona era la primera ciudad en territorio francés por la que pasábamos y por tanto la primera en la que decidíamos parar para explorarla un poco más en detalle y pasar allí la noche.

Centro histórico de Bayona

Centro histórico de Bayona

Vistas del río Adour

Vistas del río Adour

Durante el tiempo que estuvimos en ella, la tranquilidad y ambiente relajado era la tónica predominante, a pesar de tratarse de una ciudad de cerca de 50.000 habitantes.  Bayona está muy cerca del mar, gracias a que el tramo final del río Adour es navegable hasta llegar al Golfo de Vizcaya. Por ello, la ciudad pudo crecer, tiempo atrás, gracias a la pesca de bacalao y ballena, como tantos otros pueblos de la costa cántabra.

La cercanía con España, a solo 30 km., es hoy una ventaja a la hora de las relaciones comerciales, pero supuso en el pasado un problema debido a que Bayona era la primera linea de defensa francesa cuando ambos países no eran tan amigos. Por eso, aún hoy se pueden ver restos de la muralla que rodeaba y protegía la ciudad y que le valió el lema de “Nunquam Polluta” (Nunca mancillada).

El mercado de Les Halles

La mejor manera de comenzar un día en cualquier ciudad o pueblo es, sin duda, visitando su mercado. Es además, para nosotros, una muy buena manera de aprovisionarnos con productos de la zona y disfrutar de los productos y gastronomía de la zona sin comprometer el presupuesto del viaje.

El mercado de Les Halles está justo en el centro de la ciudad, al lado de uno de los ríos que la cruzan, el Nive, y a pocos metros de las calles comerciales. El mercado abre todas las mañanas y si tienes la suerte de pasarte en Sábado (suerte que nosotros no tuvimos), en la plaza exterior, justo enfrente, se monta un mercadillo de productos regionales e incluso de ropa y todo tipo de bártulos al más puro estilo rastrillo.

Mercado Les Halles

Mercado Les Halles

Mercado Les Halles

Mercado Les Halles

En el interior del mercado, la carne, el pescado y las verduras son, como suele ser habitual, los protagonistas. Pero también productos como el jamón o el chocolate, muy típicos y populares en la zona, reclamaban nuestra atención.

También el llamado pastel vasco (“gâteau Basque”) es uno de los productos que captaron nuestra atención a través del cristal de la panadería del mercado.

Escogiendo que llevarnos para picar en la furgo

Escogiendo que llevarnos para picar en la furgo

Un poco de fruta fresca también habrá que llevar, no?

Un poco de fruta fresca también habrá que llevar, no?

Lo siento, me encantan las fotos de lineales de supermercado...

Lo siento, me encantan las fotos de lineales de supermercado…

La Grand Bayonne…

Este es el nombre que recibe uno de los barrios de las dos orillas del río Nive que, además, está en la orilla del Adour, abarcando la intersección en la que se unen. Este barrio es el principal de la ciudad, donde la Catedral de Santa María es la gran protagonista y sus zonas comerciales, como la Rue D’Espagne, son el mejor lugar para tomarse algo en alguna de sus terrazas.

Además, esa mezcla cultural de la que hablaba antes, se dejaba entrever en las banderas vasco-francesas que adornaban diversos dulces en las vitrinas de las pastelerías, banderas que ondeaban o colgaban de los balcones e incluso en las propias decoraciones de muchos de los locales.

Calles de la Grand Bayonne

Calles de la Grand Bayonne

¡Fuego! ¡Llamen a los bomberos!

¡Fuego! ¡Llamen a los bomberos!

De shopping por la Rue d'Espagne

De shopping por la Rue d’Espagne

También la arquitectura de los barrios más destacados de la ciudad, cuyas coloridas estructuras y entramados de madera y cristales protegidos por contraventanas, eran una muestra de como se mezclaba la arquitectura clásica vasca con la francesa. Las ristras de banderillas que cruzan las calles de una pared a otra son también otro elemento recurrente en todo el barrio.

La Catedral de Santa María, además de símbolo de la ciudad, es uno de los puntos de paso del Camino de Santiago y por ello esta Catedral se encuadra en los monumentos considerados Patrimonio de la Humanidad gracias a la protección del propio Camino.

Catedral de Sainte-Marie de Bayonne

Catedral de Sainte-Marie de Bayonne

Zona comercial de la Rue d'Espagne

Zona comercial de la Rue d’Espagne

Madelaine tomandose su croissant y su café au lait en Bayonne

Madelaine tomandose su croissant y su café au lait en Bayonne

…, la Petit Bayonne y Saint-Esprit

Al otro lado del Nive se pueden ver también las fachadas de las casas de este otro barrio de la ciudad, la Petit Bayonne. Desde luego, puede merecerse un paseo por sus calles para ver algunos edificios históricos o visitar el museo vasco, pero tampoco te creas que nos llamó mucho más la atención.

Orillas del río Nive a su paso por el centro de Bayona

Orillas del río Nive a su paso por el centro de Bayona

Terrazas en un bar estilo vasco en el centro de Bayona

Terrazas en un bar estilo vasco en el centro de Bayona

Terrazas en un bar estilo vasco en el centro de Bayona

Terrazas en un bar estilo vasco en el centro de Bayona

Hay un tercer barrio en la ciudad, en la otra orilla del río Adour, conocido como Saint-Esprit. En realidad era una localidad distinta que, con el tiempo, acabó integrándose en la ciudad de Bayona. Por eso luce tan distinta. Sus mayores encantos son la estación de ferrocarril y el Museo del Chocolate.

Resulta que la pasión por el chocolate en Francia nació aquí, extendiéndose al resto del país, por lo que muchos de los maestros chocolateros de la historia tuvieron sus inicios aquí. Así que ya sabes, dependiendo de tu nivel de “golosidad” tal vez te animes a hacerle una visita ;)

Este barrio fue también un refugio para los judíos escapados de España cuando la Inquisición Española se empezó a poner un poco tonta con eso de perseguir infieles, herejes y todo tipo de no católicos que se les cruzara por delante.

Puente sobre el río Nive, poco antes de unirse al Adour, los dos ríos de la ciudad

Puente sobre el río Nive, poco antes de unirse al Adour, los dos ríos de la ciudad

Barcos amarrados en el río Adour

Barcos amarrados en el río Adour

Y, para acabar, alguna anécdota y un poco de música

Resulta que, en uno de los muchos conflictos a los que los campesinos franceses tuvieron que plantarle cara allá por el XVII, se quedaron sin pólvora ni balas con las que luchar. Alguno tuvo la brillante idea de de encajar sus cuchillos de caza en las bocas del caños de sus escopetas y usarlos como lanzas. ¿Como le llamaron a esto? Bayonetas. Un origen tan evidente pero que pasa tan desapercibido…

Por si no lo sabías (o no te acuerdas, que estas cosas nos las contaban en el cole), José Bonaparte fue Rey de España después de que su hermano invadiera el país de una de las maneras más surrealistas posibles que la historia nos cuenta. Pues resulta que fue en Bayona donde el, por entonces Rey de España, Carlos IV le cedió el trono y lo hizo constar ante la cara de tonto que se le quedó a su hijo, Fernando VII, que veía como se quedaba sin nada sobre lo que mandar.

Nuestro recorrido por Bayona tenía como broche final el coro de voces vascas Haiz’egoa que, en la conocida como Place D’Espagne y bajo la protección de los restos de la muralla defensiva de la ciudad, deleitaban a todos lo que allí nos reuníamos, en un despliegue coral de voces que en ocasiones ponían los pelos de punta.

Concierto de voces vascas, del grupo de voces masculinas Haiz'egoa en la Porte d'Espagne

Concierto de voces vascas, del grupo de voces masculinas Haiz’egoa en la Porte d’Espagne

Concierto de voces vascas, del grupo de voces masculinas Haiz'egoa en la Porte d'Espagne

Concierto de voces vascas, del grupo de voces masculinas Haiz’egoa en la Porte d’Espagne

Y ahora, a cenar y descansar, que mañana la ruta continua…

Información de interés

  • Si vas en coche, apárcalo en alguno de los estacionamientos que rodean el centro y muévete a pie o utilizando los autobuses gratuitos. La ciudad se abarca bastante bien andando, pero tienes un autobús cada 6 minutos por casi toda la ciudad de 7:30 a 19:30 excepto domingos y festivos.
  • A finales de Marzo se celebra la feria del Jamón, mientras que a principios de Mayo son las jornadas del chocolate.
  • En el mercado de Les Halles se puede disfrutar de un coro de voluntarios, el Baionan Kantuz, el 4º sábado de cada mes, de 11:30 a 12:30 de la mañana.
  • Hay ademas visitas guiadas durante todo el año. Duran unas dos horas y valen 6€ por persona. Para ello, basta con pasar por la oficina de turismo y apuntarse.

Como llegar:

La oficina de turismo está en cerca del centro de Bayona, a orillas del río Adour y con bastante aparcamiento a su alrededor. Esta es su ubicación:

También te interesará

furgoguia_ezcaray_Santo_domingo

Furgoguía: De Ezcaray hasta Santo Domingo de la Calzada

La ruta que comunica Santo Domingo de la Calzada con Ezcaray y los pueblos de su entorno es una de […]

Read More

Biscarrosse: a orillas del lago y conociendo el centro

Biscarrosse es un pequeño pueblo del norte de la Aquitania francesa. Su cercanía con la Côte d’Argent o costa de Plata, en […]

Read More

Isla de Madeira: Senderismo por la levada das 25 fontes e do Risco

La isla de Madeira es, mayoritariamente, un compendio de destinos naturales que hacen que, de punta a punta, las opciones de […]

Read More