Pena Trevinca: ascenso a O Fial y la Lagoa da Serpe

La lagoa da Serpe es uno de los pequeños secretos que se esconden entre las montañas del entorno del macizo de Pena Trevinca. Pero llegar a ella no es sencillo. Escondida detrás del alto de O Fial, obliga a ascender hasta éste, en una de sus rutas, para poder llegar hasta ella. Este era nuestro plan así que, ¿Preparados? ¡Pues comenzamos la ruta!

Una de las cosas a las que este verano pudimos dedicar tiempo como nunca fue a realizar algunas de las rutas de senderismo que teníamos pendientes. La primera zona que escogimos para arrancar la temporada estival fue Pena Trevinca. Si ya te había contado alguna que otra cosilla del Concello de A Veiga, ahora llega el momento de acercarnos un poco más a sus montañas.

Preparando la salida

Nuestro plan más ambicioso era cubrir los aproximadamente 15 kilómetros que componen la ruta que, partiendo de la aldea de Ponte, alcanzan el alto de O Fial, descienden hasta la Lagoa da Serpe y posteriormente continúan hasta la Lagoa de Ocelo para finalizar de nuevo en Ponte.

Sobre el papel se nos planteaba un reto difícil para unos simples aficionados al senderismo como nosotros, ya que, aunque la distancia era asumible, no eramos del todo conscientes de que el desnivel a salvar se nos podría antojar más complicado de lo deseable.

Partíamos de A Ponte, a unos 1.100 metros de altitud para intentar cumplir con el primer y más difícil objetivo que era el de llegar a los 1.841 metros del alto de O Fial. De allí, descender hasta la Lagoa da Serpe, a algo menos de 1.700 metros sería el siguiente objetivo. Finalmente, si el reloj no jugaba en nuestra contra, intentaríamos llegar a última hora de la tarde a la Lagoa de Ocelo, a 1.617 metros, en un último tramo que no debería tener más que algún que otro leve desnivel.

Esto era al menos lo que habíamos planeado cotejando los mapas de la ruta 9 que la gente de O Trisquel tiene en su web, con la información que nos proporcionaba la web de wikiloc.

Además, por lo que pudiera pasar, teníamos en la recámara un plan B. Basándonos en otra de las guías de O Trisquel, si la ruta 9 se nos acababa quedando grande, podíamos simplemente “recalcular” y realizar la ruta 10: ascenso y descenso a la Lagoa da Serpe directamente.

Ya es de día en Xares!

Ya es de día en Xares!

Revisando la ruta a realizar en nuestro cuartel general

Revisando la ruta a realizar en nuestro cuartel general

Una vez decidido el plan, dejábamos nuestro confortable campamento base en Xarés para ponernos en marcha y desplazarnos hasta el centro de Ponte, de donde partiríamos. Habíamos decidido hacer la ruta de tarde ya que nuestras pretensiones más optimistas pasaban por llegar a la Lagoa de Ocelo a ultima hora y así intentar avistar algo de la fauna que sobre esas horas baja a beber a la laguna.

Aun sabiendo que hacer la ruta de tarde suponía competir contra el Sol para acabar la ruta antes de que éste se escondiera tras el horizonte, la recompensa merecía el riesgo. Por si fuera poco, contábamos con la complicidad de nuestro anfitrión en Árbores de Lenda, que se ofreció a recogernos directamente en la propia laguna para que pudieramos apurar las ultimas horas sin tener que pensar en hacer a oscuras el ultimo tramo hasta Ponte.

Llegó el momento: iniciamos la ruta

Una vez en el centro del pequeño pueblo de Ponte, dimos nuestros primeros pasos siguiendo la senda forestal. El camino tenía las roderas bien marcadas, indicativas del frecuente paso de los 4×4 con los que mucha de la gente de la zona se mueve, así como los cazadores que las usan para llegar hasta las zonas autorizadas de caza.

Nuestro primer contratiempo se nos presentó al alcanzar una señal que indicaba, de manera meridianamente clara, que el camino hacia la Lagoa da Serpe suponía dejar la ruta principal y meternos por un sendero más estrecho y dominado por la maleza.

Fue necesaria media hora para que acabáramos descubriendo que el camino estaba completamente impracticable y que era imposible continuar por él. Una vez de vuelta en la senda forestal, habíamos perdido una hora. Un lujo de tiempo que se nos escapaba de las manos y que agregaba una complicación más a nuestro trayecto.

Inicio de la ruta en Ponte

Inicio de la ruta en Ponte

Ruta de ascenso a O Fial

Ruta de ascenso a O Fial

Ruta de ascenso a O Fial

Ruta de ascenso a O Fial

Ruta de ascenso a O Fial

Ruta de ascenso a O Fial

Continuamos haciendo camino con la certeza, ahora si, de que dábamos los pasos correctos, gracias a la información que un grupo de hombres que descendían por el camino en sus portentosos 4×4 nos había proporcionado. Además, nos indicaron que a mitad de ascenso, en el refugio de O Fial, de donde ellos venían, podríamos aprovisionarnos de agua sin ningún problema gracias a la fuente que había en el exterior.

Con el sol todavía apretando, el ascenso se hacía más difícil si cabe. Nuestros pasos transcurrían por un camino serpenteante que salvaba la ladera de la montaña realizando una monótona y lenta subida. Al menos el recorrido nos dejaba como consuelo las espectaculares vistas de los valles por los que transcurre el Xarés.

Alcanzado el refugio prometido, el descanso era obligado para refrescarse y replantearse el plan a seguir antes de continuar. El tiempo para llegar a Ocelo era demasiado ajustado para lo que todavía nos quedaba por cubrir. Por ello, lo más seguro era que nos conformáramos con el plan B y simplemente llegar a A Serpe.

Esto se confirmó cuando nos encontramos a otros senderistas realizando el mismo recorrido en sentido contrario. Nos indicaron que el tramo entre Ocelo y A Serpe estaba bastante impracticable y que ellos mismos se habían topado con muchas dificultades para hacerlo, por lo que la decisión ya estaba clara.

Por ello, cuando conseguimos alcanzar finalmente los 1.847 metros de altura de O Fial, nos dimos con un canto en los dientes. Desde allí, solo restaba descender un poco por el otro lado de la montaña y encontrarnos al fin, cara a cara, con la Lagoa da Serpe.

El entorno en el que nos la encontrábamos era magnífico. La cumbre de Pena Trevinca a un lado, a lo lejos pero con una presencia poderosa y las ultimas luces del día bañando allá donde la sombra aun no se había asentado eran el mejor escenario que nos podíamos esperar.

Ruta de ascenso a O Fial

Ruta de ascenso a O Fial

Vistas de las minas de Wolframio

Vistas de las minas de Wolframio

Ruta de ascenso a O Fial

Ruta de ascenso a O Fial

El origen de la Lagoa da Serpe y su nombre

Esta, como tantas otras lagunas de la zona, tiene su origen en las pasadas glaciaciones y el posterior retroceso de los hielos al final de éstas. Así, la laguna da Serpe encontró su huequecito gracias a un casquete de hielo que decidió acomodarse tras O Fial y quedarse a vivir allí.

El posterior calentamiento de la Tierra a lo largo de miles de años hizo el resto y acabó consumiendo el casquete, dejando como recuerdo de su paso esta laguna de montaña.

¿Y porque el nombre de Serpe (serpiente)? Esto queda en manos de las leyendas que la gente se cuenta y el paso del tiempo acaba afianzando:

Al alba de cada día de San Juan, antes de que el Sol asome por el horizonte, sobre una de las rocas desgastadas por el constante movimiento de las aguas de la laguna, aparece una bella dama peinando sus cabellos repetidamente.

La pobrecita, victima de un encantamiento, pasa la eternidad sobre esa roca, a la espera de algún buen mozo soltero que esté por la labor de deshacer el hechizo.

Pues resulta que un aguerrido mozo del cercano pueblo de Xarés se animó a intentarlo. Ni corto ni perezoso, esperó hasta la siguiente noche de San Juan y subió a la laguna a hablar con la chica.

El reto que ella le planteó era tan claro como surrealista: Debía esperar al amanecer, momento en el que ella aparecería de nuevo sobre el lago pero esta vez transformada en serpiente. Cuando dicha serpiente se le acercara, el debía escupirle en la boca, como muestra de valentía y arrojo.

Por si fuera poco, resulta que la dama atesoraba desde tiempos inmemoriales riquezas y tierras sobre las que ejercer sus derechos, cosa que el muchachuelo había escuchado y ahora ella se lo confirmaba. Así que el interesado chico esperó hasta que la luz del día inundara las colinas de la zona de Trevinca y la serpiente apareció.

Un enorme y monstruoso animal hacia temblar la tierra a su paso y para cuando cruzó el lago para encontrarse con el muchacho, éste ya había puesto tierra de por medio, escapando aterrorizado.

Dejó así a la doncella esperando a su siguiente caballero de blanca armadura, otra vez y por toda la eternidad.

Vistas desde el Alto do Fial

Vistas desde el Alto do Fial

Vistas desde el Alto do Fial

Vistas desde el Alto do Fial

Descendiendo a la lagoa da Serpe

Descendiendo a la lagoa da Serpe

Y ahora toca deshacer el camino…

Después de disfrutar un rato del espectáculo, ambientado con la banda sonora de los cencerros de los rebaños de vacas que pastaban alrededor, ajenas a nuestros problemas., comenzamos el descenso deshaciendo el camino andado.

Nuestras maltrechas piernas ya se resentían del esfuerzo, llegando a ser incluso por momentos más dificultoso algún tramo de bajada que los que habíamos afrontado de subida.

Con el Sol ya detrás de las montañas y aprovechando la luz restante, llegábamos de nuevo a Ponte, poco antes de que la noche invadiera cada rincón de las calles de un pueblo ya en completo silencio y sin presencia alguna de vida humana…

Refugio de O Fial en el camino de vuelta

Refugio de O Fial en el camino de vuelta

Deshaciendo el camino al anochecer

Deshaciendo el camino al anochecer

Deshaciendo el camino al anochecer

Deshaciendo el camino al anochecer

Finalmente, los 15 kilómetros de ruta pasando por las dos lagunas (que en nuestro caso se quedarían en unos 10 kilómetros al ser recogidos) acabaron convirtiéndose en casi 14 kilómetros de ascenso y posterior descenso a O Fial y A Serpe.

Irónicamente acabamos cubriendo más kilómetros de lo esperado, realizando el tramo de camino más difícil, y eso nos lo iban a estar recordando nuestras piernas lo que restaba del día…

Recuperándonos con un buen desayuno en Árbores de Lenda

Recuperándonos con un buen desayuno en Árbores de Lenda

Información de interés

  • Para cualquier ruta de senderismo que vayas a hacer, asegúrate antes de que el nivel de dificultad se ajusta a tus capacidades. La mejor manera de determinar la dificultad de una ruta es evaluando tanto la longitud de la ruta como el desnivel a afrontar por kilómetro recorrido. En el caso de la ruta desde Ponte hasta A Serpe, se salvan unos 700 metros en menos de 7 kilómetros, lo que supone un ascenso bastante considerable si no tienes mucha experiencia (como es nuestro caso)
  • Puedes informarte de los detalles de la ruta tanto en la web del Concello de A Veiga como en la de O Trisquel. También para ello está el siempre infalible comodín de acudir a la web de Wikiloc.
  • Debido a que, tal y como nos pasó a nosotros, puede que algunos tramos estén impracticables o mal señalizados, confirma la información de la ruta con la oficina de turismo o consulta en foros. El tramo que nos encontramos señalizado pero que se acababa por culpa de la maleza figura en todos los mapas por lo que por mucha información que haya disponible en internet, preguntar a la gente que frecuenta la zona no está de más.
  • Lleva agua de sobra o asegúrate poder rellenar botellas durante el camino. Lleva protección solar y visera o gorro. El calzado, por supuestísimo, siempre cómodo, que agarre bien los tobillos para reducir riesgo de esguinces y nada de estrenarlo en este momento. Aunque pueda parecer una tontería, nunca está de más y no sería la primera vez que me acabo olvidando alguna de estas cosas en casa y lo acabo lamentando…

Como llegar:

Deja el coche en el centro de Ponte y a partir de ahí sigue las indicaciones de algún mapa que lleves contigo, ya que aunque existen señalizaciones de senderismo, lo necesitarás:


También te interesará

camero nuevo

Recorriendo el Camero Nuevo en el corazón de La Rioja

El transcurso del río Iregua es también el camino que se adentra en el conocido como Camero Nuevo. Si en […]

Read More
valle del Leza

Furgoguía: Un recorrido de montaña por el valle del río Leza

El valle por el que transcurre el río Leza es uno de los más hermosos que se pueden encontrar en […]

Read More
furgoguia_ezcaray_Santo_domingo

Furgoguía: De Ezcaray hasta Santo Domingo de la Calzada

La ruta que comunica Santo Domingo de la Calzada con Ezcaray y los pueblos de su entorno es una de […]

Read More