Zoos y reservas de animales ¿protección o privación de libertad?

¿Te gustan los zoos? ¿Disfrutas viendo a animales de diversos países, colores y fisonomías? No es nada fácil determinar en que situaciones el respeto a los animales realmente se defiende y donde se traza la linea roja que, como espectadores, debemos establecer para actuar en consecuencia. Por ello, en esta ocasión, quiero contarte mis dudas y reflexiones al respecto para que tu y yo podamos compartir puntos de vista e intentar extraer conclusiones al respecto. ¿te animas?

En esta ocasión quiero apartarme de las habituales crónicas de viajes para profundizar en algo que no deja de rondarme la cabeza durante los últimos años y para lo que no acabo de tener una respuesta clara: ¿Debo visitar o no los zoos?

¿Porque de repente tienes tantas dudas sobre los animales en cautividad?

Decir de repente no sería muy correcto, ya que esto es algo que ha ido creciendo lenta pero inexorablemente dentro de mi. Me gustan los animales. Me encanta disfrutar de ellos y conocer sus comportamientos, alimentación y peculiaridades. También me encanta inmortalizarlos en una fotografía que permita captar, con mayor o menor éxito, lo que estoy contemplando en ese preciso momento en el que tengo la posibilidad de ver aparecer al susodicho.

Pero precisamente por lo mucho que me encantan, cada vez me surgen más y más dudas acerca de cual es la manera idónea de poder contemplarlos sin por ello intervenir o alterar sus costumbres y rutinas.

Cada vez que me decido a visitar alguno de ellos, después de un periodo de duda y, para que negarlo, cierto proceso de autoconvencimiento, acabo teniendo la misma sensación recurrente a lo largo de la visita que me hace sentir incomodo. Es como si para que yo pueda disparar un puñado de fotos a un animal, se tiene que desencadenar toda la maquinaria que provoca que un animal sea traído desde su país de origen a un lugar en el que se intenta recrear unas condiciones similares (pero nunca idénticas) a las que tenía y provocar que se exhiba delante del público para ello.

En resumen, me siento culpable. No dejo de pensar que la entrada que he pagado provoca que ese animal haya sido extraído de su hogar para ser encerrado y exhibido.

Guepardo

Muflón

También es cierto que existen otras circunstancias mucho más dignas y respetables para encerrar a un animal y que puedan justificarlo. De esta manera, pagar esa entrada serviría precisamente para dispensarle al animal unos cuidados que de otra manera no tendría.

En ocasiones he leído, o algún guía nos ha contado, que el animal había sido rescatado después de algún accidente que le incapacitaba de una u otra manera para llevar una vida normal dentro de las costumbres de su especie. A veces estas limitaciones pueden ser temporales y por tanto, que mientras se le dispensa la atención correspondiente el público pueda verlo antes de que se recupere y vuelva a ser reinsertado en su hábitat.

También es posible que dicha reinserción directamente no sea posible, bien porque una vez extraído de su entorno no puede volver a el, bien porque su lesión acabe siendo permanente y devolverlo a su entorno sea prácticamente como condenarlo a muerte a manos de sus depredadores naturales. Por ello, ¿porque no tenerlo en este zoo o reserva y darle al menos una vida de cuidados y que la gente pueda aprender algo de ellos?

Digamos que en este caso, la elección del mal menor podría justificar la elección ya que el dinero necesario para sus cuidados al fin y al cabo vendría de ello. Cierto es que ésto nos llevaría a otro tema que es el de los refugios para animales y la existencia de versiones falsas de ellos, pero es un terreno en el que, al menos por el momento, no me meteré.

Lince

Bisontes

Pero hay centros que si velan por los animales y no por el dinero que reportan, ¿no?

Si que los hay y que hacen muy buen trabajo en el proceso de recuperación y cuidado de aquellos que sufren accidentes o en los que se realizan tareas de reinserción en determinados entornos.

El verdadero problema es saber identificar los centros y reservas que tengan como principio fundamental estas pautas y no acaben generando susceptibilidades acerca de la obtención de beneficios económicos saliendose en ocasiones de estas lineas generales de actuación. Yo, al menos, nunca acabo de tener claro a cual de los dos tipos de labores les estoy dando mi dinero. Si al que simplemente proporciona espectáculo porque si, o al que al menos va a hacer un buen uso de él y ayudar a la protección animal.

Para nada quiero poner en duda, ni mucho menos, que el personal de estos centros no esté dando todos los cuidados pertinentes e incluso sean unos auténticos apasionados de los animales y disfruten de su trabajo, pero no dejo de pensar que hay situaciones en las que ésto no está bien.

Cebra

Wapiti

Otro de los grandes problemas que veo es directamente la educación que tenemos y la que proporcionamos a nuestros hijos. Los zoos y reservas son un autentico imán para las familias con hijos y por ello no dejo de fijarme en ellos cada vez. Son muchos, de hecho demasiados, los padres que llevan a sus niños y no se toman la más mínima molestia de intentar transmitirles respeto por sus hábitos y su entorno.

Por ejemplo, en uno de los lugares que he visitado recientemente, he visto a padres alentando a sus hijos a que llamen la atención de unos lobos que se encontraban durmiendo. Los niños se desgañitaban gritando y silbando, sin pararse a pensar, ni padres ni niños que el lobo es una especie nocturna y que por lo tanto no iba a mostrar actividad alguna durante todo el horario de apertura de las instalaciones. Y eso que el panel informativo remarcaba perfectamente este dato.

Podemos no ser conscientes o no querer ni pensar porque están estos animales ahí. Pero, por favor, al menos que sirva para transmitir una serie de enseñanzas porque si no ¿Porque se han traído a estos animales aquí?

Camello

Suricata

¿Y entonces, de donde vienen las especies no autóctonas?

Pues ese es otro tema a tratar: El origen de los animales. A estas alturas, lo que yo entiendo como correcto es mantener a los animales en su entorno natural y que el ser humano visite su entorno con el mínimo impacto posible.

La flora y fauna nos abre sus puertas y nosotros somos los visitantes, intrusos que por un periodo breve de tiempo entramos en su “casa” para verlos hacer su vida normal. Y de eso se trata. Si los vemos, los vemos y si no, no, que para eso están en su casa. Tal vez por ello los lugares que mas me han gustado hasta ahora son los parques naturales que permiten recorrer el entorno y avistar animales y flora de manera poco intrusiva.

Mira tu si existen Parques Nacionales en España y en muchos otros países en los que poder realizar avistamientos sin interrumpir su ritmo de vida, como ya pude comprobar por ejemplo en el Monfragüe o en el Parque de Doñana, que creo que son unos buenos ejemplos de como conocer un poco más sus especies endémicas (aunque estoy seguro de que habría cosas que reprochar también, por lo que si crees que es así, me encantaría que me lo contaras).

Pero claro, entonces nunca voy a poder ver un león, una cebra o una jirafa porque en España no las hay y no me puedo permitir un safari en África, ¿no?

Pues efectivamente, lo ideal es verlos en su lugar de origen aunque lógicamente el coste de ello puede ser elevado, pero creo que eso no debe justificar el que, para poder ver a estos animalicos, los arranquemos de su hogar. Sobre todo teniendo la oportunidad de conocer más a fondo lo que tenemos en casa de una manera sostenible y equilibrada.

Buitre

Wallaba

Milano negro

Guanaco

¿Y como pretendes hacer para determinar cual es el camino a seguir?

FAADA es una asociación que en este aspecto me ha servido bastante como guía para intentar ir tomando las decisiones al respecto más inteligentes y hacerme consciente de que tal vez las que he tomado previamente no han sido las más adecuadas y que hay otra manera de hacer las cosas.

Por ejemplo, algo que si que tengo muy claro desde hace algunos años es que no asistiré nunca a ningún circo que tenga en su espectáculo animales, ya que la propia naturaleza del espectáculo y los constantes desplazamientos no garantizan para nada la dignidad del animal.

También tengo claro que muchos de los zoos que se pueden visitar tampoco proporcionan mucha seguridad al respecto y hay que mantenerse crítico con sus formas de actuar. Luego si es cierto que hay otros tipos de centros que se mantienen en una linea de respeto bastante aceptable, muy en el limite, eso si, pero con ciertas garantías.

Es en éstos en los que la labor de las asociaciones tal vez cobren un sentido distinto que el de la mera denuncia y sea su proceso de supervisión y la denuncia social de los visitantes, imprescindible para asegurar que no se desvían de su senda marcada y no caigan en los errores en los que otros antes han acabado haciendo.

Águila escudada

Ñandú

Jirafa

El turismo responsable es algo a reforzar, sobre todo por aquellos que nos dedicamos a hablar de destinos en nuestros blogs. De hecho, aunque estoy muy concienciado de todo ello, ni siquiera osaría considerarme un turista responsable ya que es más que probable que mi propia ignorancia en muchos aspectos me haga cometer errores sin ser consciente de ellos.

Pero de eso se trata, de ir cada vez afinando un poco más y mejorar en esos aspectos para que, cada vez más, pueda ser un visitante que aporta y no que usurpa.

También me he encontrado circunstancias que me han llamado la atención como el hecho de mantener a tigres encerrados en jaulas teniendo hectáreas de terreno de sobra como para que pudieran estar en libertad. Una vez más, mi ignorancia puede llevarme a juzgar mal la situación ya que puede tener algún tipo de justificación que se escape a mi entendimiento (en cuyo caso creo que hubiera sido mucho más oportuno que nos lo hubieran informado de alguna manera, ya que tiendo a ser muy malpensado…)

Supongo que todo este proceso de visitas y desengaños van conformando el camino que me lleva a determinar cual es la zona en la que me encuentro cómodo avistando animales sin interferir (o haciéndolo con el menor impacto posible) en el hábitat y rutinas del animal.

Es un proceso que me va haciendo cada vez más consciente del beneficio del animal frente a mi propio beneficio como espectador, por lo que se que, al menos, el resultado de todo ello será algo positivo, tanto para mi, como para el cuidado de los animales. Al fin y al cabo es por ello por lo que me he animado a escribir esta entrada…

Ciervo

Ciervo

En definitiva…

La exhibición de animales en ocasiones vulnera la legislación y no deja de parecer un pequeño espectáculo de circo que se escapa del principio de disfrutar de los animales en su entorno natural. Tal vez sean mas divertidos y monos así, pero estoy seguro que en su hábitat no hacen ese tipo de cosas…

Creo que es importante ser consciente de que cuando vamos a un zoo, estamos viendo animales encerrados. Que por muchos cuidados que se les dispensen, están siendo privados de su libertad (puede que con razones que lo justifiquen pero también puede que por puro animo de lucro). No estoy diciendo, para nada, que no debas ir a un zoo, es una decisión que solo te corresponde a ti y que no tienes porque sentirte mal por ello.

Pero si lo haces, que sea para aprender de ellos, conocerlos un poco más y, si vas con niños, asegúrate de que sepan que el zoo no es su entorno habitual y que deben respetar sus costumbres, igual que te gusta que respeten las tuyas.

Sinceramente, en ocasiones me resulta difícil determinar que está bien y que está mal de cara a no causar perjuicio a los animales, pero paso a paso voy resolviendo dudas y creándome mi propia idea de como aportar algo a su protección.

¿Que opinas tu sobre zoos, reservas y demás opciones de disfrute relacionadas con los animales?

Reno

También te interesará

arnedillo

Arnedillo: Ruta de las ermitas y termas a orillas del Cidacos

Arnedillo es una pequeña localidad del valle del río Cidacos, en La Rioja. Es también uno de esos lugares que […]

Read More
Cueva Rei Cintolo

Cueva del Rei Cintolo: Turismo de subsuelo en Mondoñedo

La cueva del Rei Cintolo es una de las más agradables y desconocidas visitas en territorio gallego que hemos podido […]

Read More
camero nuevo

Recorriendo el Camero Nuevo en el corazón de La Rioja

El transcurso del río Iregua es también el camino que se adentra en el conocido como Camero Nuevo. Si en […]

Read More