SonRías Baixas 2016: la banda sonora del verano en Bueu

El SonRías Baixas de Bueu volvía a celebrarse en las calles de esta villa marinera de Pontevedra después de dos años de parón forzado por diversas circunstancias. Y como todo regreso que se precie, lo hacía por la puerta grande. Se integraba en el circuito de festivales de las Rías Baixas y también lo hacía volviendo a los terrenos del centro de la villa y con un cartel variado que tocaba una amplia variedad de estilos durante los dos días que tenía lugar.

Bienvenido de nuevo, SonRías Baixas, ¡Te echábamos de menos!

¿Como sobrevivir a un verano en casa? ¡Buscando festivales!

El calor plomizo del verano arrebata sin piedad cualquier leve esfuerzo de actividad a todo aquel que ose poner siquiera un solo pie en la calle. Hormigón, cemento y asfalto son los elementos principales que se encargan de recoger y proyectar estas hordas caloríficas llegadas desde el mismísimo infierno y condenarnos a todos a una vida estival aferrados al sofá. Sentenciados a buscar el cobijo de la sombra del hogar, luchando por capturar o crear la más diminuta corriente de aire que sirva para bajar, aunque sea un solo grado, la temperatura que acaba con todo atisbo de vida en el horario de sobremesa.

Ay, esas tardes de somnoliento ciclismo televisivo y fútbol estival completamente intrascendente, motivado por torneos insulsos. Para el caso sirve también cualquier otro deporte que facilite una suerte de desmayo en forma de siesta que reduzca a mínimos vitales la actividad corporal. Una suerte de standby corporal al que solo le falta incorporar un pilotito rojo en la frente para avisar de nuestro estado de hibernación a todo el que nos contemple inertes en el sofá.

Este sería uno de tantos resúmenes de un verano de rutinas, sobre todo para aquellos que pueden vivirlo al menos de esta manera y no tienen que acabar encerrándose de nuevo por la tarde en un puesto de trabajo con el único consuelo (al menos para aquellos que pueden) de la presencia del aire acondicionado en una oficina o comercio funcionando a todo trapo.

Existe la posibilidad de que pertenezcas a ese granado y selecto grupo de trabajadores con vacaciones en periodo veraniego. Disfruta entonces de esa huida hacia delante buscando el agua del océano en las zonas costeras o la brisa de montaña en la sierra o montaña más cercana. Para los más pudientes, cualquier destino lo más al norte posible del globo seguramente sea la manera más rápida de escapar del calor.

Y para el resto de los mortales que tenemos que trabajar en verano o que simplemente celebramos, como si de una medalla de oro olímpica se tratase, la llegada de un fin de semana largo gracias a esos festivos que aparecen de repente agazapados detrás de algún domingo, ¿Que nos queda? ¡Pues los festivales musicales de verano!

Camping

Camping

¿Y que pinto yo en todo esto?

Vale, tal vez seas de los que pienses que eso de los festivales es solo para chavales. Para adolescentes que buscan frenéticamente soltar adrenalina bailando ska como dementes frente a un escenario. Que ya no estás para esos saraos.  Y seguramente no te equivocas del todo, pero alégrate, aún hay esperanza para ti.

Si, en cambio, perteneces al grupo de “vivo los festivales como si fuera el último día en la tierra” ¡enhorabuena! Disfrútalo. Tal vez si lo sea…

A mis buenos 35 añitos, con una espalda que ya requiere los cuidadosos y cariñosos abrazos de un buen colchón, ya no me vale una esterilla mal tirada en el suelo de una tienda de campaña.  Pero a pesar de ello, todavía sigo intentando disfrutar de esta opción turística alternativa viviendo el verano a través de la música. Y es que las alternativas existen y cada año que pasa son más y mejores. Pensiones, hostales, hoteles, bungalows, (y quien sabe cuantas opciones inimaginables habrá) son algunas de las posibilidades que no deberías desechar si te lo estas planteando.

Porque, además, ir de festival es una opción razonablemente económica (y aquí entran las prioridades de cada uno, pero como decía, el rango de alternativas es amplio). Porque también sirve como válvula de escape para liberar algo de tensión y estrés y porque, cada vez más, hay más y más festivales, de todo tipo de precios, con cada vez más oferta musical y con cada vez más variedad gastronómica. Además de una suerte de conversión gourmet que también llega al festival veraniego en forma de food tracks y sesiones de cuidadoso tapeo. Ríete ahora de aquellas chozas de contrachapado con bocatas de chorizo como mejor especialidad culinaria…

¿Y todo este rollo? Venga, ya sabes que soy mucho de soltar estas chapas para ir calentando motores y, como siempre, si aun estás leyendo y no te has quedado dormido será porque quieres saber a donde me llevarán mis divagaciones, ¿verdad? ;)

Pues estoy todavía asimilando la ultima experiencia festivalera y no he podido volver a casa más contento. Ha sido cerquita de casa, en Bueu, por lo que coste en transporte y tiempo de desplazamiento tendiendo a 0. He dormido (o lo he intentado) en mi pequeña casa rodante (Si, lo se. Soy un burguesito que ya reniega de las tiendas de campaña. Nada que no os haya contado ya…).

El resto ya ha sido mezclar mi otro “trabajo” con los momentos de disfrute total. La cámara de fotos bien pegada a mi, listo para saltar al foso y disparar fotos intentando que esa adrenalina musical se le contagie a alguna imagen y puedas hacerte al menos una pequeña idea de lo que se estaba cocinando en este SonRias Baixas.

Heredeiros da Crus

Soziedad Alkoholica

Soziedad Alkoholica

Ready… Go! Comienza el SonRías y el Viernes noche está que arde

Mi opción musical siempre tira hacia el metal y variantes. Siderurgia en estado puro a través del sonido. Por ello las opciones propuestas por el festival como son Soziedad Alkoholika, Boikot o Lendakaris Muertos eran para mi una mezcla perfecta de producto nacional con buena calidad de sonido, aderezada con algo de nostalgia adolescente. Nostalgia al rememorar por enésima vez aquellas canciones que una vez sonaron a través de la tira magnética de cromo de aquella cinta de 90 minutos que giraba sin parar en algún radiocasete maltrecho (este momento revival corre por mi cuenta).

La tensión liberada por unos en el centro de la pista es, en mi caso, la equivalente a la que libero saltando y corriendo de un lado para otro fotografiándolo todo, arengando a los fans de la primera fila para que lo den todo y dejándome embriagar por esa pasión al ir pasando un tema tras otro sobre el escenario de la mano de los distintos grupos.

Pero también suenan otras notas y acordes en el SonRías. Más cercanas al ska, o mezclándose con folk, pop, rock y otras muchas suertes de sonidos que van convenciendo a unos y a otros, alternándose sobre el escenario en función de gustos…

Chotoko Eu

Chotoko Eu

Chotoko Eu

Chotoko Eu

La Gran Pegatina

La Gran Pegatina

La Gran Pegatina

La Gran Pegatina

Lendakaris Muertos

Lendakaris Muertos

Y así se van sucediendo diversos estilos musicales en lo alto del entarimado, arrastrando cada uno de ellos a su fiel legión de seguidores y entremezclándose con los curiosos que se acercaban a descubrir a algún grupo que tal vez pudiera acabar encajando en su personal patrón musical…

Chotoko Eu mezclaban swing, rock y muchos otros estilos con letras en gallego, castellano, italiano e inglés. Una amalgama de variables formuladas para dar como resultado un espectáculo digno del 10º aniversario de una banda.

La Gran Pegatina, esos barceloneses unidos para comerse el mundo, también montan un espectáculo con sus numerosos componentes y su vídeo DJ que no dejan indiferente a nadie. Un contraste de estilos total con el de Lendakaris Muertos y su punk mordaz e hiriente. Radikalismo vasco en temas breves pero contundentes y, por supuesto, osos panda por el escenario.

Los creadores de temas como Frenaso no calsonsillo y Quero Josar llegaban a continuación… Heredeiros da Crus. El gamberrismo musical de cepa gallega volvía a subirse a los escenarios en 2012 para traer sus éxitos incubados en una década de los 90 que llenan allí donde van.

La Sra. Tomasa es probablemente lo más alternativo a lo visto hasta el momento en este escenario y los encargados de cerrar la jornada. Sonidos más electrónicos con percusión ponían el toque bailable y transformaban la zona del SonRías en una pista de baile con la que dejarse la piel hasta casi el amanecer…

Heredeiros da Crus

Heredeiros da Crus

Heredeiros da Crus

Heredeiros da Crus

La Sra. Tomasa

La Sra. Tomasa

Interludio musical : trazando un puente de Viernes a Sábado bajo un sol abrasador

Y al final, una larga noche acabó dejando paso a un todavía más largo día de transición entre las dos jornadas de este espectáculo. Suerte que la ubicación del festival este año recuperaba una posición urbana que hacía que escenario y zona de acampada estuvieran prácticamente en el centro de este pueblo costero y a escasos metros de la playa.

Tal vez solo se podía reprochar la lejana ubicación de baños y duchas respecto al camping. Era algo de lo que se quejaban muchos de aquellos que realizaban ese peregrinaje hacia el santísimo chorro de agua que debía quitarles la mugre del día anterior e intentar proporcionar una efímera sensación de frescor y limpieza, a sabiendas de que solo duraría hasta iniciar el camino de retorno a la tienda o al escenario. Mas temprano que tarde, el Sol volvería a encargarse de garantizarte poder pasar perfectamente por un extra de The Walking Dead.

Para sobrevivir a un duro mediodía, la opción oficial, denominada Casa SonRías, era quedarse en el recinto de conciertos y tomarse unas tapas preparadas por algunos de los miembros de grupos musicales como Banda Crebinsky, Dakidarría o el incombustible Tonhito de Poi de Heredeiros da Crus.

Todo aderezado con el sonido de Poetarras, unos cracks de las versiones de temas populares aderezadas con letras incisivas y mordaces que hicieron de su concierto un monólogo musical de pura comedia. Unos auténticos arterroristas (como se autodenominan).

También Gold & Colt tocarían a continuación, pero el cada vez más cercano desmayo por insolación acechaba y como la salud es lo primero, me escapé a la Banda do Río buscando sombra y una cerveza bien fresquita que me curase todos (o casi todos) los males… Cerveza ingerida, postura horizontal bajo copa de árbol adquirida y sonido de fondo por cortesía de algun DJ de los que amenizaba los tapa-caña de las terrazas eran todo lo que necesitaba para acudir a los brazos de Morfeo y recuperar funciones vitales…

Terracitas y DJ en la Banda do Río, con la playa al lado

Terracitas y DJ en la Banda do Río, con la playa al lado

Son e tapas en proceso!

Son e tapas en proceso!

Sesión vermú para los más valientes bajo el sol con Poetarras amenizando

Sesión vermú para los más valientes bajo el sol con Poetarras amenizando

Sesión vermú para los más valientes bajo el sol con Poetarras amenizando

Sesión vermú para los más valientes bajo el sol con Poetarras amenizando

Sesión vermú para los más valientes bajo el sol con Poetarras amenizando

Sesión vermú para los más valientes bajo el sol con Poetarras amenizando

Segundo asalto: ¡La noche del Sábado es nuestra!

Y el ciclo musical volvía a comenzar una noche más. La segunda etapa del festival arrancaba con el Sol marchándose por fin tras el horizonte después de un día de los más calurosos que se recuerdan en la zona (diagnóstico contrastado con el departamento de meteorología de la zona: dos señores tomándose unos vinos en la barra de un bar).

Toda la maquinaria volvía a ponerse en marcha para garantizar que los litros de cerveza, kalimotxo y licor café corrieran por las venas del publico gracias al trabajo de los camareros y camareras que se pasaron horas y horas detrás de las barras. Además, técnicos de luces y de sonido, guardias de seguridad, vendedores de comida y, por supuesto, los músicos se ponían de nuevo manos a la obra.

The Skarnivals eran los encargados de ir calentando el ambiente y encendiendo al público con su mezcla de folk y punk. El grupo gallego dejaba a continuación el escenario para que Soziedad Alkoholika se hicieran dueños y señores de él.

Más de 25 años de experiencia del conjunto vasco explotaron en forma de canciones con el sonido de sus temas siendo fieles a su más puro estilo hardcore-metal en español. Como dijo aquel gran erudito de las letras castellanas: Im-presionante.

Los madrileños Boikot tenían el difícil reto de mantener alto un listón elevado a cotas insospechadas por S.A. Pero se trataba de otra banda con igual solera que no se iban a amedrentar por ello. Gracias a ello, los temas siguieron fluyendo uno tras otro en una continua y perfecta secuencia de melodías reivindicativas y versiones clásicas.

La Vela Puerca venían desde Uruguay nada menos para deleitar al publico con su reggae-ska con toques de rock. Y el publico respondió. Una banda para mi completamente desconocida pero que cuenta con una enorme trayectoria como aval para su tour europeo.

Y ya solo quedaba Vendetta por complacer a los más resistentes. Había que mantener en pie y bailando a esos titanes de los festivales. A esos que, contra viento y marea, conseguían exprimir cada minuto de música como si de combustible para sus almas se tratara.

Los navarros tiraron de pasión y mezclaron todo tipo de sonidos y estilos para conseguirlo antes de cerrar la puerta, darle un par de vueltas de llave y guardarla a buen recaudo hasta el próximo SonRías…

¿El año que viene, tal vez? :D

Soziedad Alkoholika

Soziedad Alkoholika

Soziedad Alkoholika

Soziedad Alkoholika

Soziedad Alkoholika

Soziedad Alkoholika

Boikot

Boikot

Boikot

Boikot

¿Y que decir del público que no haya dicho ya? Pues entregado, arrebatado por la música, gritando, saltando, bailando…

Desatados, con auténtica pasión y entregados a la adrenalínica sensación que cada temazo provocaba y que hacía que todos y cada uno de los que podía atisbar tuvieran siempre alguna expresión sonriente, liberadora o desgarradoramente pasional. No digo más. Sobran las fotos para entenderlo :D

La Gran Pegatina

Heredeiros da Crus

Lendakaris Muertos

Lendakaris Muertos

Lendakaris Muertos

La Gran Pegatina

Heredeiros da Crus

Boikot

Boikot

Boikot

No había lugar para todas, así que podéis ver estas y muchas más fotos en este álbum de Flickr creado para la ocasión ;)

También te interesará

furgoguia_ezcaray_Santo_domingo

Furgoguía: De Ezcaray hasta Santo Domingo de la Calzada

La ruta que comunica Santo Domingo de la Calzada con Ezcaray y los pueblos de su entorno es una de […]

Read More

Biscarrosse: a orillas del lago y conociendo el centro

Biscarrosse es un pequeño pueblo del norte de la Aquitania francesa. Su cercanía con la Côte d’Argent o costa de Plata, en […]

Read More

Isla de Madeira: Senderismo por la levada das 25 fontes e do Risco

La isla de Madeira es, mayoritariamente, un compendio de destinos naturales que hacen que, de punta a punta, las opciones de […]

Read More