Cangas del Morrazo, un pueblo pesquero de las Rías Baixas (I de II)

A estas alturas, después de llevar visitados ya tantos rincones por todo el territorio gallego, coche para arriba, coche para abajo, por fin llegaba la oportunidad de jugar en casa y ejercer un poco de profetas en nuestra tierra. La ruta que finalmente habíamos conseguido montar en Cangas para dar a conocerla a todos los miembros de GaliciaTB que se animaran a apuntarse iba a ser realidad. Sobre todo si teníamos en cuenta lo malas que eran las fechas escogidas, en plena fase de arranque de temporada estival. Era este un factor que en una zona costera como Cangas podía resultar crítico…

Gestando la visita…

Cuando unos meses antes me presenté a Merchi y Fran y les conté lo que quería hacer, recibí de entrada un apoyo total por su parte, lo cual no dejamos de agradecerles aun a día de hoy ya que en aquel momento acabábamos de conocernos y no tuvieron reparo alguno en proporcionarnos más ayuda y apoyo del que hubiéramos imaginado. Y la verdad, visto todo el trabajo que puede llegar a haber detrás de estas cosas y lo frustrante que puede llegar a ser en algunos momentos, llegamos a agradecerlo muchísimo.

Y así nos acabamos plantando en el mes de Junio. Un mes que acababa de empezar muy fuerte, con mucho sol y calor y por lo tanto muchísimo turismo en unas fechas en las que lo habitual es que la incertidumbre respecto al tiempo suela ser la reina. El fin de semana anterior al evento nos dejaba una Cangas de bares, restaurantes y hoteles llenos, por lo que todo parecía prometedor de cara al fin de semana de la visita, pero…

Damos comienzo a la visita guiada por Cangas

Damos comienzo a la visita guiada por Cangas

Un recorrido por el centro histórico

Nos pasamos una semana entera viendo un pronostico del tiempo bastante desalentador para el sábado, el día D. Todo apuntaba a que el buen tiempo se tomaba un descanso precisamente ese día y dejaba hueco a un pequeño temporal de viento y lluvia… Pues así tendría que ser, al fin y al cabo, esto es Galicia, no?

Nos reunimos todos por la mañana frente a la oficina de turismo, ya que ésta nos brindó la oportunidad de realizar una visita guiada por el casco histórico de la villa. La primera parada fue la ex-colegiata de Santiago de Cangas, a la que llegamos a contrarreloj para intentar aprovechar el tiempo antes de que cerrara sus puertas.

Esta iglesia, con más de 500 años, está tan vinculada históricamente al ataque y desembarco de piratas turcos en la costa de Cangas que es inevitable no mencionarlos. En diciembre de un lejano 1617, Cangas se vio repentinamente invadida por una horda de piratas berberiscos que llegaron a la costa. Rápidamente cerraron los accesos de la villa, impidiendo la huida de sus habitantes, y durante diez días destrozaron e incendiaron todo lo que pillaron por delante.

La, por aquel entonces, colegiata fue saqueada y se apropiaron de toda la ornamentación de valor antes de tirar las campanas y prenderle también fuego a su interior. Y es de ese incendio del que nace la leyenda del Cristo que no quiso arder. Según se cuenta, el Cristo fue encontrado flotando en el mar, sin haber sido pasto de las llamas que si asolparon muchas otras zonas de Cangas. Si esto fue cierto o no, o si simplemente ese cristo fue sustituido por otro, es algo que, acabará quedando como parte de las leyendas. Este Cristo se puede visitar en el interior de la iglesia, aunque es el Cristo del Consuelo la otra figura que también tiene su protagonismo en el interior de este edificio. En 1851 pierde la categoría de Colegiata, como se intuye por su actual nombre.

En el exterior, la fuente con la estatua de Santiago matamoros complementa la estampa en combinación con la ex-colegiata.

Excolegiata de Santiago de Cangas y estatua de Santiago Apostol

Excolegiata de Santiago de Cangas y estatua de Santiago Apostol

Entrada de la Excolegiata de Santiago de Cangas

Entrada de la Excolegiata de Santiago de Cangas

El Cristo que no quiso arder - Excolegiata de Cangas

El Cristo que no quiso arder – Excolegiata de Cangas

Altar de ofrendas a la Virgen

Altar de ofrendas a la Virgen

Feligresas rezando o realizando ofrendas en el interior de la Excolegiata

Feligresas rezando o realizando ofrendas en el interior de la Excolegiata

Y hablando de fuentes, la siguiente parada era una de las más antiguas y conocidas por los vecinos y vecinas de la zona: la Fonte Ferreira. Queda hoy en día como testimonio del pasado, una fuente con su correspondiente lavadero para recordar algo tan necesario hace no demasiado como era el acceso al agua cuando no había agua corriente que la llevaba hasta el grifo de casa.

Estas fuentes y lavaderos eran muy comunes y eran también el punto de encuentro de los vecinos donde ponerse al día sobre los temas de interés. Lo que viene siendo darle al cotilleo a espaldas del vecino, vamos. Aunque pudiera parecer anacrónico hoy en día, todavía hay gente que se acerca a ellas a hacer la colada, como se puede ver en las fotos (y juro y perjuro que no pagamos a ningún actor a pesar de que algunos sostengan lo contrario ;) ).

Y sobre fuentes de Cangas, os dejo un artículo de un señor con el que “casualmente” comparto apellido :D, en el que habla largo y tendido sobre el tema, por si queréis saber más.

Muy cerca de allí, por un estrecho camino, se puede llegar a una zona donde todavía se ven antiguas casas que en la actualidad están reformadas, pero que conservan las plantas pequeñas de las viviendas de antaño. Se dice, se comenta, que en esta parte, algo más elevada, seguramente se establecieran las primeras viviendas de Cangas. Este es posiblemente el barrio más antiguo de la villa: el barrio do Outeiro.

Lavadero de Fonte Ferreira

Lavadero de Fonte Ferreira

No me lies que tengo la colada por hacer! - Señora camino a la Fonte Ferreira

No me líes que tengo la colada por hacer! – Señora camino a la Fonte Ferreira

Alto donde se construyeron las primeras casas en Cangas

Alto donde se construyeron las primeras casas en Cangas

Alto donde se construyeron las primeras casas de Cangas

Alto donde se construyeron las primeras casas en Cangas

Recorrido por las calles del centro histórico de Cangas

Recorrido por las calles del centro histórico de Cangas

Las casas de patín son otro de los rasgos arquitectónicos más identificativos de Cangas como villa de marineros. Ya prácticamente no queda ningún patín original, debido a la restauración de viviendas, aunque ahora se han reconvertido en patines más modernos destinados a la habitabilidad de la casa o a mantener funciones estéticas. Tuvimos por tanto la oportunidad de visitar la última casa con patín original que quedaba. El objetivo del patín en las casas de los marineros buscaba aprovechar las corrientes de aire que circulaba por las calles, perpendiculares al mar, para el secado de las redes de pesca. Además, bajo el propio patín, se guardaban los aparejos y demás utensilios de trabajo.

Casa con patín, típica de villas de marineros

Casa con patín, típica de villas de marineros

Paseo de Eugenio Sequeiros

Paseo de Eugenio Sequeiros

Plaza de abastos de Cangas

Plaza de abastos de Cangas

Subida de la Calle Real que lleva a la Excolegiata

Subida de la Calle Real que lleva a la ex-colegiata

Calle Lirio, en las calles antiguas de Cangas

Calle Lirio, en las calles antiguas de Cangas

Llegábamos así a otro punto de interés, después de recorrer diversas calles del casco antiguo de Cangas. La capilla del Hospital, que ahora se encuentra en los Jardines do Señal (Alameda Nueva), fue reconstruida después de que se desmontara piedra a piedra en el pasado para levantar a mediados de los 60 el edificio de la Caja de Ahorros de Vigo. La ubicación actual no es por tanto la original (ya que el banco todavía sigue ahí…) ya que además hay que tener en cuenta que la alameda nueva es ya terreno ganado al mar y décadas atrás esa zona era playa y mar.

Para la reconstrucción de la capilla fue necesario recuperar las piedras originales, pero los saqueos y expolios de vecinos y aficionados a la venta de arte, provocaron que solo se recuperara una pequeña parte de ellas. Aún así, se levantó de nuevo, sustituyendo todas aquellas piezas que no fueron recuperadas por piedra nueva y utilizando las si recuperadas, creando un mosaico de piedra bastante peculiar.

Otra victima de la dejadez fue el reloj/estación meteorológica de Cangas, que fue desmontado y posteriormente regalado sin que en la actualidad se conozca su destino. Por eso en la actualidad es una replica más moderna (aunque siga sin funcionar) la que está en la alameda vieja y sirve de punto de encuentro para todos los cangueses.

Justo en el centro de Cangas, detrás del ayuntamiento y al ladito del mar, siempre han estado ahí las naves de algunas de las conserveras que continúan con su proceso de producción de conservas. Estas naves siempre fueron conocidas como las naves de Ojea. Hace pocos años, una de estas naves comenzó a arder, provocando un incendio que afecto también a las naves colindantes y dejó en la actualidad varios solares que se utilizan para otros fines, mientras se decide como reconvertir esta zona.

Capilla del Hospital

Capilla del Hospital

Jugando a la llave en la zona de las naves de Ojea

Jugando a la llave en la zona de las naves de Ojea

Hora de comer, justo cuando las nubes grises que empezaban a unirse a nosotros rompen a llover. Aprovechamos para refugiarnos en El Colmado de Maruxamaria, una tienda de productos ecológicos de origen local y sostenible que se puso en contacto con nosotros para presentarse y enseñarnos su filosofía de trabajo.

De allí nos fuimos al restaurante Il Popolo, donde el dueño y chef, Manel, nos ofreció un menú de degustación de varios de sus platos más representativos. Una variedad de carpachos, unas milhojas de espinacas o un surtido de pizzas fueron algunos de los platos que pudimos degustar antes de alcanzar nuestra siguiente parada: la tapería O Faro. Allí Alex nos había preparado también un surtido de tapas muy interesante. Mejillones a la vinagreta, calamares y unas tostas fueron lo último que tomamos antes del postre y antes también de regarlo todo con un buen licor café, que es como se debe acabar una comida en Galicia. ¿o no? ;)

Visita al Colmado de Maruxamaria

Visita al Colmado de Maruxamaria

Visita al Colmado de Maruxamaria

Visita al Colmado de Maruxamaria

Visita al Colmado de Maruxamaria

Visita al Colmado de Maruxamaria

Aperitivo en Il Popolo

Aperitivo en Il Popolo

Aperitivo en Il Popolo

Aperitivo en Il Popolo

Comida en la tapería O Faro

Comida en la tapería O Faro

Comida en la tapería O Faro

Comida en la tapería O Faro

Digiriendo la comida con el néctar gallego por excelencia

Digiriendo la comida con el néctar gallego por excelencia

Y mientras nosotros hacemos un poco de sobremesa, os dejamos hasta dentro de unos días que os seguiré contando el resto de la visita. Mientras tanto… disfrutad!

Si quieres saber como continua esta ruta por Cangas, aquí la tienes!

Aunque hay quien durante la visita lo puso en duda, no se ha contratado ni la señora del lavadero ni los chicos que juegan a la llave son actores contratados (el presupuesto no daba para nada de eso) por lo que todo lo que veis en las fotos es pura realidad y cualquier parecido con alguna que otra ficción seguro que fue mera coincidencia ;)

Agradecerle a nuestro guía Xavi el recorrido por Cangas y que esta entrada del blog sirva como testimonio de que, aunque el se haya ido a casa pensando que ni le prestábamos atención ni nos interesaba lo que decía, hemos tomado buena nota de todo lo que nos contó y que si alguna vez se vuelve a topar con un grupo de blogueros como nosotros, que se resigne a que van a estar más pendientes de tuitear lo que dice y fotografiar aquello sobre lo que habla. Al fin y al cabo, aunque eramos 10 en persona, había casi 150.000 personas detrás pendientes de lo que contábamos!

 

También te interesará

7_rincones_lalin

7 rincones de Lalín que no deberías perderte

Decantarse por que lugares ver en Lalín cuando todo el Concello abarca bastante territorio y muchos de esos puntos están […]

Read More
lalin

Lalín, conoce la ciudad que custodia el centro de Galicia

Lalín es una de esas ciudades gallegas que, incluso para los que también somos gallegos, muchas veces obviamos. Si, supongo […]

Read More
lagoa da serpe

Pena Trevinca: ascenso a O Fial y la Lagoa da Serpe

La lagoa da Serpe es uno de los pequeños secretos que se esconden entre las montañas del entorno del macizo […]

Read More