Lisboa y el Tajo desde el Cristo Rei

Durante los días que estuvimos en la bucólica capital portuguesa, cada vez que nos acercábamos a orillas del Tajo podíamos disfrutar de unas vistas espectaculares del estuario que formaba la desembocadura del río. Al otro lado de éste, siempre nos observaba imperturbable, una lejana pero reconocible figura. Una vez conocido el centro de Lisboa, fue solo cuestión de tiempo el subirnos al coche y poner rumbo al puente del 25 de Abril para alcanzar la otra orilla y descubrir quien era aquel que no hacía más que perseguirnos con la mirada en nuestro recorrido lisboeta.

Una vez en Almada, la ciudad al otro lado del puente, bastó con seguir las señales para llegar al aparcamiento a los pies de aquella enorme estatua. El Cristo Rei ya se divisaba con más detalle mientras cruzábamos el puente, pero no fue hasta que nos plantamos justo a los pies de su base, que nos dimos cuenta de su magnitud. Una base de nada menos que 75 metros de altura en forma de pórtico albergaba en el interior de su parte baja la entrada al ascensor que permitía alcanzar la cima de éste.

Claro, al fin y al cabo, allí arriba era donde estaba el principal reclamo que habíamos ido a visitar. Y allí permanecía estática. Una estatua dedicada al Cristo Redentor, una figura de 28 metrazos de altura dedicada al Corazón de Jesús. Estábamos allí para poder verla de cerca, pero no era la única razón. Las inmediaciones del recinto y la propia estatua eran también uno de los mejores miradores de todo el área de Lisboa y claro, no pudimos resistirnos…

Cruzando el puente 25 de Abril en nuestro camino al Cristo Rei

Cruzando el puente 25 de Abril en nuestro camino al Cristo Rei

Llegando a Almada para disfrutar de las vistas desde el Cristo Rei

Llegando a Almada para disfrutar de las vistas desde el Cristo Rei

Parte trasera del Cristo Rei

Parte trasera del Cristo Rei

Santuario del Cristo Rei

Santuario del Cristo Rei

Santuario del Cristo Rei

Santuario del Cristo Rei

No fue casualidad que llegáramos a la hora del ocaso. Nunca lo es, ya lo sabéis. Ver el cielo teñirse de azul, el sol ocultarse tras la ciudad y descubrir como la ciudad poco a poco iba iluminándose es una de nuestras mayores pasiones cada vez que visitamos una nueva ciudad y con Lisboa no podía ser de otra manera. El Cristo Rei era la mejor ubicación, sin ninguna duda. Desde allí podíamos ver toda la ciudad descendiendo por la falda de las colinas hasta llegar al limite establecido por el Tajo. También el puente 25 de Abril ofrecía un plano excepcional y sus luces iban dándole diversos colores a las aguas del río a su paso por debajo de la estructura metálica que nos permitió cruzarlo.

Para los que os estáis preguntando por el tremendo parecido con el Cristo Redentor de Río de Janeiro, deciros que, efectivamente, éste es una réplica que se construyó en 1959, 28 años después de que el Cristo canarinho se alzara sobre el cerro de Corcovado, allá, al otro lado del océano.

Nuestra recomendación, si es que haceís como nosotros y os acercais al Cristo Rei al anochecer, es que esteis atentos
a la hora de cierre del recinto. Si no, tal vez podais despistaros embelesados por el paisaje nocturno y se os pase el tiempo casi sin daros cuenta y para cuando os percateis,
estareis completamente solos. No os preocupeis, seguramente se acerque algún encargado y os avise de que el santuario esté a punto de cerrar, pero debeis tener en cuenta que con santuario quiere decir
todo el area, no solo la pequeña capilla que hay en la base del Cristo. Si teneis todo esto en cuenta, no pasará nada. En cambio, si a pesar de todas las señales no os dais cuenta, puede que para cuando os deis cuenta
sea demasiado tarde y tengais que salir corriendo con todo el petate fotográfico para coger el coche antes de que los vigilantes cierren las puertas y os podais quedar atrapados en el recinto. No es que nos haya pasado eso precisamente a nosotros…
Solo es una de tantas posibilidades… ejem… *cof* *cof*, de verdad…

Puente 25 de Abril cruzando el río Tajo desde Lisboa

Puente 25 de Abril cruzando el río Tajo desde Lisboa

Puente 25 de Abril cruzando el río Tajo desde Lisboa

Puente 25 de Abril cruzando el río Tajo desde Lisboa

 

Puente 25 de Abril iluminándose de noche

Puente 25 de Abril iluminándose de noche

Puente 25 de Abril iluminándose de noche

Puente 25 de Abril iluminándose de noche

Ya es noche sobre el Cristo Rei

Ya es noche sobre el Cristo Rei

Venid a mi!

Venid a mi!

La ciudad de Lisboa de noche

La ciudad de Lisboa de noche

Por lo tanto, recomendadísima su visita si estáis por Lisboa, tanto si tenéis coche para llegar al otro lado como si no, ya que existe la opción de cruzar en ferry desde el puerto de Lisboa. Luego bastará con coger el autobús 101, que os dejará en la entrada al recinto. El acceso es gratuito pero para la subida a lo alto del Cristo os tocará soltar 4€ (precio 2015).

Disfrutad de la visita!

También te interesará

Isla de Madeira: Senderismo por la levada das 25 fontes e do Risco

La isla de Madeira es, mayoritariamente, un compendio de destinos naturales que hacen que, de punta a punta, las opciones de […]

Leer más
oporto douro

Oporto: La vida a orillas del río Douro

No se puede entender Oporto, la vida de sus habitantes, el funcionamiento de su industria y el flujo turístico sin […]

Leer más
funchal

Funchal: Primeros pasos en la capital de Madeira

Funchal es un destino ineludible en cuanto llegas a Madeira. Hay quien solo admira la ciudad de paso, de camino […]

Leer más