Perdiéndonos por los senderos del bosque encantado de Aldán

En pleno corazón de la parroquia de Aldán, escondido a plena vista y sin ningún tipo de señalización, se esconde una enorme finca repleta de robles y castaños y atravesada por el río Orxas. Se puede llegar a ella a través de varios accesos desde la carretera que atraviesa Aldán en el camino en dirección a las mucho más populares playas del área morracense por lo que si alguna vez has estado allí tomando el sol, lo más seguro es que hayas pasado delante de este bosque sin que te hayas dado cuenta.

Esta finca de O Frendoal, también conocida como el bosque encantado, fue propiedad durante muchos años de los Condes de Canalejas, una de las mas importantes familias de la zona y grandes propietarios de muchos terrenos de la zona. Fue durante mucho tiempo su residencia de descanso y donde practicaban la caza como parte de sus actividades de ocio, lo que los llevó a acondicionar sus propiedades a unos lujos y comodidades de los que no iban a renegar.

Bosque encantado de Aldán

Bosque encantado de Aldán

Bosque encantado de Aldán

Bosque encantado de Aldán

Una de las construcciones de este bucólico bosque que más destaca es el acueducto elevado, conocido como Arco da Condesa. Para conseguir llevar agua desde un manantial o mina, localizada en una de las zonas más alejadas del Pazo, en plena finca, hasta el propio Pazo, se construyó una canalización en piedra.

Para ir salvando las irregularidades del terreno, en algunos puntos del trayecto del agua fue necesario construir unos arcos de piedra para garantizar su correcto transporte. Por ello ahora podemos pasar por debajo de uno de estos enormes arcos (el único que queda ya que el otro fue “sacrificado” al construirse la carretera nacional) y quedarse atónito un buen rato con esta construcción de origen medieval. Una original manera de garantizarse el agua “corriente” en el Pazo de la familia.

Bosque encantado de Aldán

Continuando por el sendero y alejándonos poco a poco de la carretera por la que accedimos, alcanzamos una zona donde los molinos de agua se iban sucediendo, aprovechando el curso del río Orxas. La mayoría están invadidos por la maleza, aunque hay algunos que pudieron soportar estoicamente el paso del tiempo y la falta de cuidado y mantenerse relativamente en pie. En los carteles que cuelgan de las paredes de alguno de ellos, aparece su nombre inscrito, en lo que pareció un fútil intento por preservarlos.

Bosque encantado de Aldán

Bosque encantado de Aldán

Bosque encantado de Aldán

Bosque encantado de Aldán

Otra construcción destacada es la del pequeño castillo que aparece de repente entre la maleza y arboles al ir recorriendo el sendero de la ruta establecida. Cuenta con su torre, su puente levadizo y su foso y el escudo de los Condes encabeza la puerta principal.

Se trata de una construcción que, según dicen, se inició en los sesenta con la finalidad de servir como zona de descanso de los condes, pero que nunca se acabó de construir. Realmente parece que se trataba de un molino más que aprovechaba el paso del río y al que se le dio forma de pequeño castillo para que sirviera tambien como patio de juegos para los niños, lo que explicaría su reducido tamaño. Ahora está bastante abandonado y su interior es un montón de ladrillos llenos de pintadas y restos de basura. La pasarela también se ha visto reducida a un puñado de listones que no permiten su uso sin riesgo a acabar en el foso, aunque al menos se puede curiosear en torno a este peculiar castillo abandonado.

Bosque encantado de Aldán

Bosque encantado de Aldán

Bosque encantado de Aldán

Bosque encantado de Aldán

Hace cosa de pocos años, la finca pasó a disposición del Concello de Cangas y es el propio ayuntamiento quien tiene la responsabilidad de mantener y acondicionar la zona, cosa que evidentemente no se está realizando a día de hoy. Por tanto la imagen real que transmite es la de bastante descuido y sugiere que el interés por preservarlo no está entre las prioridades del consistorio.

Eso se nota en los puentes, pasarelas, molinos y demás edificaciones de la finca, ya que están bastante descuidados, desluciendo lo que es un entorno que, a pesar de todo, invita a perder un buen rato paseando por él disfrutando de la tranquilidad e incluso descansar en alguna de las mesas de piedra que van apareciendo de vez en cuando durante el trayecto.

Bosque encantado de Aldán

Ya sabéis, la próxima vez que vayáis a Aldán a disfrutar de un día de playa, reservad un hueco antes o después de la sesión de moreno intensivo para conocer esta pequeña perla escondida ;)

Si quereis más información, os dejo también un enlace donde tenéis algunos datos más sobre este Bosque encantado.

También te interesará

Biscarrosse: a orillas del lago y conociendo el centro

Biscarrosse es un pequeño pueblo del norte de la Aquitania francesa. Su cercanía con la Côte d’Argent o costa de Plata, en […]

Read More

Isla de Madeira: Senderismo por la levada das 25 fontes e do Risco

La isla de Madeira es, mayoritariamente, un compendio de destinos naturales que hacen que, de punta a punta, las opciones de […]

Read More
Furgoguia Picos Europa

Furgoguía: Rodeando los Picos de Europa

El cinturón que rodea los picos de Europa es también una excelente ruta por carretera que va uniendo los distintos […]

Read More