Contemplando el eclipse de Sol desde Sanxenxo

Hubo que esperar cerca de diez años para poder disfrutar una vez más de uno de los espectáculos más poco frecuentes que la presencia en este planeta nos brinda. Un fenómeno ahora comprensible y por tanto disfrutable gracias al trabajo de gente como Copérnico, Képler o Galileo que se tomaron la molestia de estudiar, demostrar y posteriormente defender a costa de sus vidas por decir cosas tan triviales hoy día. Fueron diez años pero, una vez más, la Luna volvió a cruzarse entre el Sol y la Tierra en un intento mas de eclipsar la omnipresencia del astro Sol aunque solo fuera durante un breve periodo de tiempo…

Un poco de rollo teórico antes de comenzar…

A simple vista, el fenómeno del eclipse de sol se puede simplificar diciendo que no es más que una sombra que de repente tapa al Sol a causa de la Luna. Pero es al pararse a reflexionar en que requisitos son necesarios para que esto ocurra y que nosotros podamos verlo, lo que lo hace realmente excepcional.

Desempolvemos los libros de Primaria y recordemos un poco de lo que nos solían explicar hace ya muchos años atrás. La Tierra gira sobre si misma (rotación) mientras da vueltas alrededor del Sol (traslación). Esto lo tenemos claro, y es algo de lo que ya somos muy conscientes puesto que es gracias a eso que todos los días se hace de noche y todos los años tenemos varias estaciones. Si a esto le añadimos el factor de que la Luna da vueltas alrededor de nosotros, complicamos solo un pelín más el tema.

Para que un eclipse de Sol se produzca, es necesario que la luna se interponga entre el Sol y nosotros, pero además, debe hacerlo a la altura adecuada. Si la Luna da vueltas alrededor de la Tierra y la tierra alrededor del Sol, lo difícil no es que la Luna pase entre el Sol y nosotros, si no que lo haga a la altura adecuada para cruzarse delante de él. Ni por arriba, ni por abajo. Vale, esto reduce las posibilidades, pero aún así no es tan difícil, ¿no?

Pues aun hay más cosas que tener en cuenta: el punto de observación. Muy bien. Tenemos la Luna pasando por delante del Sol pero, ¿donde estaremos nosotros para verlo? Si cuando este fenómeno ocurre, es de noche (osea, estamos en la cara oscura de la Tierra en ese momento) el eclipse solo lo verán nuestros vecinos de la otra punta del planeta. Por lo tanto, otro factor más que complica la ecuación.

Nos reunimos un buen grupo en el puerto de Sanxenxo

Nos reunimos un buen grupo en el puerto de Sanxenxo

La luna comienza a tapar el sol entre las nubes

La luna comienza a tapar el sol entre las nubes

¿Le metemos otro factor más a tener en cuenta? Si el eje sobre el que rota la Tierra fuera perfectamente perpendicular, con estar en algún país en el que sea de día, bastaría, pero claro, resulta que el eje no solo está inclinado, sino que el ángulo de esa inclinación va cambiando. Por simplificarlo un poco, se podría decir que la Tierra se comporta como una peonza que empieza a perder fuerza de giro y, antes de caerse, oscila de un lado a otro. ¿Que supone esto? Que aunque estemos iluminados por el Sol, si la inclinación del eje hace que el lugar en el que nos encontremos no nos de el ángulo de visión correcto, también nos perdamos el fenómeno y sean en esta ocasión los vecinos del hemisferio sur los que puedan verlo.

Vale, perfecto, resulta que el 20 de Marzo de 2015 estoy precisamente en uno de los lugares visibles y ni de coña me lo voy a perder pero… ¿De verdad? ¿Cielo nuboso? ¿lluvia? no puede ser… Si amigos, por si no se hubiera complicado  bastante el tema ya, ahora resulta que el tiempo es el último elemento que faltaba para sumarse a la fiesta. La mayor parte de España, y bastantes lugares de Europa, estarían cubiertos de nubes fastidiándole la fiesta a muchos. ¿A todos? No. En Galicia todos y cada uno de los requisitos se cumplieron e incluso el buen tiempo ayudaba (en una tierra famosa por su lluvia y mal tiempo).

Además, por si fuera poco, ocurría en un día festivo que, para más precisión, era la única comunidad en la que se celebraba. ¿algún aficionado a la astronomía en la Xunta de Galicia que movió los hilos necesarios para no perdérselo? Quien sabe…

Después de todo este rollo seguramente lleno de imprecisiones y algún error que otro (no os cortéis en acribillarme en los comentarios para corregirme, pero hacedlo con educación, que soy muy sensible…), lo que quiero dejar claro es que la cantidad de factores que tienen que coincidir para que este fenómeno ocurra son tantos que dotan de verdadera exclusividad algo como una simple sombra que cubre el Sol.

Algo que solo ocurre cada 10 o 15 años o incluso más para un mismo punto en la Tierra (aunque puedes disfrutarlo más veces en la vida si vas visitando los lugares adecuados en el momento oportuno, claro). ¿Cuantos eclipses puedes ver a lo largo de tu vida? ¿Cuantos has visto hasta el momento?

Alcanzando el punto máximo de ocultación

Alcanzando el punto máximo de ocultación

Comienza el proceso inverso y la luna se va apartando

Comienza el proceso inverso y la luna se va apartando

Y así fue nuestra experiencia observándolo

Para poder disfrutar de este poco frecuente evento, escogimos el puerto de Sanxenxo. Como ya os comentaba, Galicia era uno de los rincones de España donde el porcentaje de ocultación del Sol alcanzaría el 74% de su superficie, el mayor de todo el territorio. Además, el buen tiempo prometía unas condiciones excelentes para una buena visibilidad, ya que en gran parte de la península las nubes y la lluvia se empeñaban en restarle protagonismo. Otros lugares como las Islas Feroe o Svalbard, en Noruega tendrían el exclusivo privilegio de una noche diurna de dos minutos, ya que allí la visión del eclipse sería total, pero esos destinos se nos hacían inalcanzables en este momento.

Estábamos en la plaza dos barcos en torno a unas 200 personas. Desde gente con máscaras o simplemente cristales de soldador hasta alguno que optó por no hacer caso de las recomendaciones que llevaban haciéndose en distintos medios toda la semana que advertían de que las radiografías no servían como protección y se plantó allí con la última foto de su cadera para ver el eclipse aún a riesgo de quemarse las retinas.

Aunque no era lo más recomendable, alguno se arriesgó a verlo con una radiografía

Aunque no era lo más recomendable, alguno se arriesgó a verlo con una radiografía

Intentando fotografiar el eclipse con la tablet

Intentando fotografiar el eclipse con la tablet

Momento 2.0 con máscara de soldador

Momento 2.0 con máscara de soldador

Sistema casero de observación indirecta del eclipse

Sistema casero de observación indirecta del eclipse

Alucinando con el eclipse!

Alucinando con el eclipse!

La oficina de turismo de Sanxenxo ofreció unas gafas especiales para ver el espectáculo hasta que se acabaron las existencias, las cuales, viendo la enorme demanda que hubo de ellas, se agotaron en cuestión de minutos. Para completar la experiencia, consiguieron que un http://www.turismodesanxenxo.com/ y realizara una proyección sobre papel del eclipse haciendo las aclaraciones necesarias a todos los que allí estábamos y contestando todas las preguntas que le hacían.

Cerca de dos horas de eclipse que se pasaron en un suspiro, entre miradas sorprendidas de niños que veían algo así por primera vez y mayores que aunque entendíamos lo que estaba pasando, no dejábamos de quedarnos impresionados por la constatación empírica de algo que nos habían enseñado desde pequeños: que la Luna orbita alrededor del Sol.

Explicaciones de la USC a todos los asistentes

Explicaciones de la USC a todos los asistentes

El chaval no se pierde detalle!

El chaval no se pierde detalle!

Otra manera de disfrutar del fenómeno

Otra manera de disfrutar del fenómeno

Todos los medios de comunicación estuvieron allí

Todos los medios de comunicación estuvieron allí

Y así fue como lo vimos nosotros!

Y así fue como lo vimos nosotros!

 

Nos vemos el 12 de agosto del 2026 para el próximo eclipse de sol!

También te interesará

Isla de Madeira: Senderismo por la levada das 25 fontes e do Risco

La isla de Madeira es, mayoritariamente, un compendio de destinos naturales que hacen que, de punta a punta, las opciones de […]

Read More
Furgoguia Picos Europa

Furgoguía: Rodeando los Picos de Europa

El cinturón que rodea los picos de Europa es también una excelente ruta por carretera que va uniendo los distintos […]

Read More
liebana

Liébana, la senda cántabra hacia los Picos de Europa

El acceso a los Picos de Europa desde el lado cántabro se realiza desde la comarca de Liébana. La ruta […]

Read More