Cabo prior, una lengua de tierra domando al mar en Ferrol

Se percibe todo como algo lejano, perdido ya en los confines del tiempo. Se siente en cada muro de hormigón, que no ha podido resistir el paso del tiempo y la maleza ha acabado desgarrandolo lentamente con el transcurrir de los años como si fuera papel. Las trincheras, más escondidas aún entre montículos de tierra y césped de desmesurada altura, permanecen como testigos silenciosos del paso de cientos de soldados agazapados en ellas. Las baterías antiaéreas son ahora simples ventanas panorámicas que permiten ver la inmensidad del mar a través de una alargada y estrecha rendija por la que un siglo atrás se asomaba un alargado cañón de la enorme metralleta que escupía balas de enorme calibre a una velocidad endiablada, para derribar a cualquier avión que osara acercarse tan siquiera a pocos metros de tierra.

El cabo Prior fue huésped de uno de los puestos defensivos que tenían el cometido de proteger la base naval de Ferrol. La reciente historia de España, con sus conflictos y necesidades defensivas durante el siglo XX dejaron en diversas partes del litoral gallego este tipo de “huellas”. Ferrol y sus zonas cercanas, por su condición militar estratégica fue probablemente la más protegida y en la que actualmente más ruinas de estas características se pueden encontrar. Por lo tanto, ahora, todas las instalaciones militares que sirvieron para proteger la ciudad de Ferrol, son ya simplemente restos de hierros doblados, bloques de hormigón, ladrillos y travesaños de madera comidos por el tiempo.

Cabo prior

Baterías de costa en Cabo prior

Baterías de costa en Cabo prior

Baterías de costa en Cabo prior

Aquellos tiempos de sombras y cicatrices de guerra así como de necesidad de protección han quedado atrás, y Cabo Prior es ahora un rincón que Ferrol que ya es más conocido por su paisaje, las cercanas playas de San Xurxo, Santa Comba o Ponzos, de dimensiones espectaculares y oleaje increible. El faro de Cabo Prior sirve como guinda de un pastel, en la cima de un acantilado sobre el que las olas, constantes e incesantes golpean una y otra vez, mostrando su persistencia y si endiablada belleza y peligrosidad a partes iguales.Cruces recordando a los perdidos por la violencia del mar, recuerdan lo bello que es el mar y lo fragil que puede ser el ser humano, intentando enfrentarse a la naturaleza. El mar todo la da y todo lo quita.

Cabo prior Cabo prior Cabo prior Cabo prior Cabo prior

El faro está en el punto más alto y mas cercano al mar, intentando ser lo más visible posible para que los barcos puedan guiarse por el. Cerca del propio faro, y justo donde empieza a desaparecer el terreno en firme, un sendero se esconde entre unas piedras permitiendo descender con relativa seguridad por el acantilado. El camino llega hasta un peñasco, ya en el mar, desde el que la sensación de estar en medio del agua y a merced de las inclemencias del tiempo es todavía mayor. No es desde luego el sitio en el que me gustaría estar en medio de una tormenta, pero por suerte acompañaba el buen tiempo.

Cabo prior Cabo prior Cabo prior Cabo prior

Así se pasó una esplendida mañana en un lugar que invita al reposo y la reflexión, con el único sonido de las olas rompiendo y las gaviotas sobrevolandolo todo…

También te interesará...

Cueva Rei Cintolo

Cueva del Rei Cintolo: Turismo de subsuelo en Mondoñedo

La cueva del Rei Cintolo es una de las más agradables y desconocidas visitas en territorio gallego que hemos podido […]

Leer más
7_rincones_lalin

7 rincones de Lalín que no deberías perderte

Decantarse por que lugares ver en Lalín cuando todo el Concello abarca bastante territorio y muchos de esos puntos están […]

Leer más
lalin

Lalín, conoce la ciudad que custodia el centro de Galicia

Lalín es una de esas ciudades gallegas que, incluso para los que también somos gallegos, muchas veces obviamos. Si, supongo […]

Leer más