Lago de Sanabria: La laguna de los peces y la Senda 9

No fue hasta que llegamos a la entrada al Parque Natural que nos dimos cuenta de que un fin de semana en el lago de Sanabria no consistiría solo en visitar el lago. Ya os lo había comentado en los anteriores artículos en los que os hablaba sobre nuestra excursión, pero es que realmente acabábamos de descubrir que había muchas más cosas que hacer de las que inicialmente habíamos previsto.

A nuestra llegada al camping nos agenciamos un mapa de la zona con todas las señalizaciones de interés. Lo que más llamaba la atención era, sobre todo, que el lago ocupaba una minúscula proporción del parque y que el mapa se llenaba de lineas marcando las muchas rutas de senderismo disponibles.

Así fue como decidimos que las mañanas serían para andar y las tardes para descansar en el lago. Era demasiado tentador no lanzarse a alguna de ellas, por lo menos a las de dificultad más asequible. Había rutas de todo tipo y para cualquier perfil, desde las que se podían recorrer con facilidad en un par de horas a las que podían llevar varios días, haciendo noche en refugios de montaña.

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Nuestra primera elección fue lanzarnos a por la senda 9, que comenzaba en un aparcamiento donde pudimos dejar el coche después de un ascenso a más de 1.700 metros de altitud, dejando atrás el pueblo de San Martín de Castañeda.

A partir de aquí comenzaba una ruta que nos iba acercando cada vez más a la conocida como laguna de los peces. Al igual que el lago de Sanabria y, como no podía ser de otra manera a estas altitudes, su origen también era glaciar. La laguna se pasa la mayor parte del invierno congelada, aunque nosotros pudimos contemplarla en estado líquido gracias al calor del verano. Un sendero ancho de tierra y a continuación un camino empedrado la rodeaban permitiendo observarla desde su misma orilla, pegada al pequeño muro que la separaba del trazado.

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Una vez dejamos atrás la laguna, el camino ya tomaba forma de sendero de montaña, desdibujándose entre maleza, rocas y arbustos. Al principio no era difícil adivinar por donde iba el camino, pero en ocasiones nos asaltaba la duda de si íbamos por el sitio correcto. La buena señalización del sendero solía aparecer de imprevisto, pero oportunamente, en estos puntos por lo que al final siempre avanzábamos por donde debíamos.

En el trayecto de la laguna era frecuente encontrarnos con pequeños grupos y familias que se acercaban a verla y a dar un pequeño paseo rodeándola, pero en cuanto comenzamos la verdadera ruta estábamos completamente solos, con la excepción de algún solitario senderista que de repente aparecía de la nada y nos adelantaba con paso rápido dejándonos atrás antes de que hubiéramos asimilado su presencia.

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

El camino nos dejaba majestuosas escenas con las cordilleras de los montes de los alrededores como protagonistas. La laguna se situaba en el valle formado entre ellas, haciéndose cada vez más pequeña a medida que avanzábamos. En algunas laderas de las montañas aun se veían restos de nieve, recordándonos que por más que el sol estuviera pegando fuerte y estuviéramos sudando la gota gorda, el invierno aquí era duro y estas rutas en invierno se volvían más aptas solo para montañeros con más experiencia que la de unos novatillos como nosotros. De hecho en invierno es difícil pasar de los 0º en toda la zona y que el termómetro caiga a -20º no es extraño.

La ruta que seguíamos cubría unos 3 km, teniendo como fin otra laguna glaciar – llamada laguna de yeguas – y luego había que deshacer el camino andado para completarla y poder así recuperar el coche que seguía esperándonos pacientemente en el aparcamiento. Ese fue nuestro trazado en el que la inmensidad de las montañas y áreas de prados y rocas que no parecían tener fin se extendían ante nuestros ojos. Este era el paisaje que constantemente estábamos viendo el parque, y desde luego no nos aburríamos de él.

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Parque natural de Sanabria - Senda 9

Después de hacer el trayecto de vuelta y alcanzar el coche de nuevo, volvimos a nuestro campamento base, con una idea de cual sería nuestra siguiente ruta, de la que os hablaré la semana que viene: el cañón del río Tera.

Artículos relacionados:

Fotos: Flickr

También te interesará...

Biscarrosse: a orillas del lago y conociendo el centro

Biscarrosse es un pequeño pueblo del norte de la Aquitania francesa. Su cercanía con la Côte d’Argent o costa de Plata, en […]

Read More

Isla de Madeira: Senderismo por la levada das 25 fontes e do Risco

La isla de Madeira es, mayoritariamente, un compendio de destinos naturales que hacen que, de punta a punta, las opciones de […]

Read More
Furgoguia Picos Europa

Furgoguía: Rodeando los Picos de Europa

El cinturón que rodea los picos de Europa es también una excelente ruta por carretera que va uniendo los distintos […]

Read More