Amsterdam: Bajo el sol en la museumplein del Rijksmuseum

Después de dejar atrás el Voldelpark nos encontrábamos finalmente cara a cara con la Museumplein, nuestro último objetivo antes de realizar la siguiente escala de nuestro viaje.

La conocida como la plaza de los museos era realmente una enorme extensión de césped. En uno de sus extremos, un estanque de agua se encargaba de propiciar un entorno idóneo en el que refrescarse y descansar disfrutando del buen tiempo que no dejaba de acompañarnos en nuestro recorrido por la capital holandesa.

Museumplein

Museumplein

Museumplein

Os comentaba que en Voldelpark nos encontramos las cada vez más populares letras de iamsterdam a las que todo el mundo intentaba subirse o por lo menos obtener una foto apoyándose en ellas. Pues la ubicación permanente de este juego de palabras de 2 metros de altura era en esta plaza, justo delante del estanque del agua. Obtener una foto de ellas sin gente es probablemente uno de los mas difíciles ejercicios de paciencia que deben existir en el mundo turista, por lo que lo mejor es resignarse y disfrutar con las poses de los muchos visitantes que se acercan a ellas para obtener su propia foto.

No deja de ser sorprendente como llegó a consolidarse como símbolo representativo de la ciudad algo que nació como una campaña de marketing del ayuntamiento de la ciudad. Con el objetivo de unir bajo una marca todos los comercios y servicios turísticos ofertables a los visitantes de la ciudad, nació este juego de palabras que, traducido del inglés,  significa “Yo soy Amsterdam“.

Los habitantes de la ciudad, dejándose llevar por la campaña y por los productos derivados de ella, como camisetas, tazas y otros productos habituales, acabaron haciendo suyo el mensaje. Así fue como una campaña que nació como algo temporal acabó consiguiendo un lugar permanente (y privilegiado) en Amsterdam.

Respecto al otro juego de letras que nos acabábamos de encontrar en Vondelpark, tiene la misión de ir apareciendo en aquellos lugares de la ciudad en la que se van realizando distintos eventos, ferias o exhibiciones en las que se prevee que un gran número de ciudadanos y visitantes se vayan a juntar. Era evidente que durante esta época y con este tiempo, Vondelpark tenía que ser ese lugar.

Museumplein

Museumplein

La museumplein estaba repleta de grupos de gente que aprovechaba el excelente tiempo para tirarse en el césped a tomarse una cerveza, charlar con los amigos, darse unos arrumacos con la pareja o pasear en bicicleta por alguna de las sendas que permitían atravesar la plaza con facilidad. En esta mullida manta verde donde en otras ocasiones tienen lugar conciertos, manifestaciones o concentraciones de todo tipo, esta vez era el lugar de reposo y relax de los “Amsterdamers

Dado que no somos muy de visitar museos y nos parecía un autentico crimen encerrarse en un museo con lo tentador que era mezclarse entre los cientos de personas de la plaza y echarse un rato, no nos lo pensamos dos veces y nos sumamos a la mayoría. Y lo disfrutamos, vaya si lo disfrutamos…

Museumplein

Museumplein

Museumplein

Museumplein

Museumplein

Rodeando la museumplein nos encontramos tres de los más destacados museos de la ciudad. Uno de ellos era el museo Van Gogh, que como su nombre bien indica, alberga algunas de las más importantes obras de este mundialmente conocido pintor holandés.

En otro lateral de la plaza se encontraba el museo Stedelijk, orientado a otro tipo de obras de arte más cercanas a un estilo moderno y vanguardista.

Museumplein

Museumplein

Museumplein

Museumplein

Museumplein

El tercer museo era desde luego el que más destacaba de entre todos, ya que al fin y al cabo el Rijksmuseum es la atracción principal de este rincón cultural de Amsterdam. Con más de 200 años sobre sus paredes, el Rijksmuseum tomo ejemplo del parisino Louvre para nacer como el museo principal de Amsterdam.

No fue hasta 1885 que se construyó el actual edificio, con un elegante estilo gótico-renacentista adornado con motivos de la arquitectura holandesa de la época. Recientemente, el edificio estuvo en reformas, pero estas acabaron el pasado año por lo que pudimos verlo ya despojado de los andamios que tenían cuando estuve aquí la anterior vez.

El edificio esta atravesado por un pasadizo para peatones y ciclistas, que permite comunicar la museumplein con la entrada al resto de la ciudad. Además de muchas bicicletas circulando bajo su bóveda, pudimos deleitarnos con la actuación de un grupo de chicos que, pertenecientes a un coro, amenizaban el paseo con sus canciones melódicas de estilo muy clásico. Una banda sonora muy acorde para visitar una zona destinada a museos.

Rijksmuseum

Rijksmuseum

Rijksmuseum

Rijksmuseum

Cruzando este pasadizo se nos iba acabando Amsterdam. Después de dos intensos días recorriéndola de cabo a rabo, nuestro último paseo nos llevaba de vuelta a la Centraal Station en el centro de la ciudad para tomar el tren que nos llevaría a Arnhem, nuestra siguiente parada en esta travesía europea.

 

Artículos relacionados:

Fotos: Flickr

También te interesará...

Videoresumen de Holanda

Se nos acaba Holanda y llega el momento de poner el fin con un nuevo video que resume algunos de […]

Read More

Bicicletismo: Toda Holanda se mueve en bicicleta

Las bicicletas son un tema que me estaba pidiendo a gritos un artículo aparte. Holanda, y más concretamente Amsterdam, es […]

Read More

Utrecht: más canales e iglesias en una ciudad muy animada

A un país que nos enamoró con sus paisajes y su ambiente, con sus canales de aguas verdosas y turbias, […]

Read More