Primera toma de contacto con el Camino de Santiago

Es una idea recurrente que siempre me está rondando en la cabeza. Supongo que si disfrutas viajando, tarde o temprano plantearse el realizar el Camino de Santiago acaba surgiendo como algo inevitable. El hecho además de estar realmente cerca de muchos de los puntos de inicio de algunas de las rutas históricas lo hacía más fácil aún.

No fui realmente consciente de todo esto hasta que el pasado fin de semana tuve la suerte de poder formar parte del primer grupo que se estrenaba con Jan y Noelia, nuestros compañeros de WomanToSantiago, en el que sería el primer taller del camino que organizaban. Este taller fue una iniciativa muy original que permitía tomar un ligero pero envolvente contacto con lo que es el ambiente que rodea el proceso de realizar el Camino de Santiago. En un fin de semana un reducido grupo de asistentes al taller serían guiados durante una pequeña etapa del camino, pasando dos noches en algunos de los albergues de mayor encanto del trayecto.

A ellos me uní en su segunda jornada, en un sábado esplendido, junto a mis nuevos compañeros de andanzas de la asociación de bloggers viajeros de Galicia: GaliciaTB. Era la oportunidad de vernos por fin y desvirtualizarnos, así como conocernos un poco más y descubrir los muchos puntos en común que teníamos, como era de suponer, ya que una misma pasión nos había llevado a colaborar y disfrutar en este tipo de experiencias.

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Como os decía, el sábado era el día que nos uníamos al taller, y durante toda la jornada los acompañaríamos durante los 12 kilómetros a cubrir entre Barbadelo, cerca de Sarria, y Mercadoira. El trayecto condensaba en esta distancia un poco de cada elemento que conforma el ecosistema propio del Camino en su parte final por Galicia. Muchas partes del trayecto se realizaban bajo la agradecida sombra de los arboles que cubrían el camino formando una cúpula natural.

En otras ocasiones el recorrido sorteaba pequeños riachuelos o se veía cruzado por ellos, mientras grandes extensiones de pastos iban quedando a ambos lados de la ruta. Para todo aquel que desconozca Galicia, la ruta hace realidad muchos de los elementos con los que se asocia la cultura rural gallega. Hórreos en muchas de las casas, agricultores trabajando la tierra o sulfatando las cosechas o pequeñas aldeas con no mas de cinco o seis viviendas con fachadas de piedra y de acogedor aspecto son algunas de las cosas que el Camino va dejando atrás a su paso.

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Este trayecto es una parte del más popular de los Caminos que llevan a Santiago como ruta de peregrinación: el Camino Francés. Su gran popularidad y por tanto su gran afluencia de visitantes que buscan vivir la experiencia propician que seguir la ruta sea extremadamente fácil. Siempre hay algún peregrino al que seguir o al que unirse, sea del país que sea, o hable el idioma que hable. En cambio si durante un tiempo te quedas solo, no hay realmente de que preocuparse al llegar a algún cruce o desvío. Hasta seis flechas amarillas hemos llegado a contar en alguna ocasión, indicando de manera inequívoca cual es la elección adecuada.

Retomando el concepto de popularidad del Camino Francés, es necesario mencionar también la parte mala, aunque al fin y al cabo inevitable, de la sobresaturación de la ruta y su progresiva conversión a una atracción turística que puede rozar el absurdo. Lo que nació como una experiencia introspectiva de reflexión y conocimiento individual durante los días de peregrinación, se diluye en lo que ahora es esencialmente una actividad lúdica, donde la gente casi compite por madrugar más, andar más rápido y llegar antes al siguiente albergue. Tal vez demasiado estrés para algo que sugiere de partida ser un remedio precisamente para eso.

Por ello también no era difícil encontrar albergues donde pasar la noche a cada pocos kilómetros, y el número de bares donde descansar y comer tampoco escaseaban, por lo que los riesgos ante posibles imprevistos quedaban reducidos a su mínima expresión.

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Aún así la magia del contacto humano y la predisposición social a entablar conversación con el primer desconocido que se unía a tu ritmo de paso creaban lo que seguramente acaben siendo grandes compañeros de viaje. Los constantes saludos a la voz de Buen camino! eran una puerta abierta a la camaradería y al dialogo y uno de los detalles que más fácilmente se me vienen a la mente al rememorar la jornada.

El final de nuestra particular etapa nos dejaba con una pequeña parada en una especie de mausoleo de los despojos. Al pie de una cruz, en el mismo camino, se mezclaban notas con saludos, ánimos y dedicatorias, tanto de índole religiosa como simplemente cordial. Pero la combinación de éstas con todo tipo de zapatos y sandalias destrozados, ropas, mochilas, mantas y cualquier cosa que se acababa volviendo superflua con el paso de los días, formaban una estampa realmente peculiar.

Con la llegada al albergue de Mercadoiro finalizábamos esta pequeña muestra del Camino. Dejábamos el taller despidiéndonos de womanToSantiago y de sus “discípulos” del Camino, mientras los miembros de GaliciaTB nos recogíamos no sin antes acercarnos hasta Portomarín para poder contemplar el fin de etapa oficial. Allí, cientos de peregrinos tomaban este pequeño pueblo y sus albergues para descansar y recuperarse de cara a la etapa que les esperaba al siguiente día.

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Camino de Barbadelo a Mercadoira

Portomarín

Portomarín

 

Ya solo me queda plantearme cual y como será, pero habrá otra etapa, y a esa le seguirán otras más.

Esto solo ha sido el comienzo.

Fotos: Flickr

También te interesará...

entroido_2017

Entroido 2017: Se nos va el verano pero el entroido se acerca...

Se acaba el verano y hablar de Entroido no puede estar más fuera de lugar. ¿Seguro? Resulta que es ahora […]

Read More

Cabo Fisterra: El otro final del Camino de Santiago

El Cabo Fisterra marca el fin del mundo antiguo, antes de que otros continentes y tierras lejanas allende los mares comenzaran a […]

Read More
Ensenada do Trece

Cementerio de los ingleses: leyendas e historias

El cementerio de los ingleses es probablemente uno de los lugares del litoral gallego más inquietantes que puedas visitar. Hoy […]

Read More