Amsterdam: De compras en el mercado de las flores

Sobre el Singel, uno de los principales canales que van rodeando el centro de Amsterdam, se ubica el popular mercado de las flores, o Bloemenmarkt. Desde 1862 , el mercado consiste en una serie de casetas flotantes cuyo frontal da directamente a uno de los pasillos peatonales del canal. Por lo tanto no es hasta que tienes una visión general del canal que uno cae en la cuenta de que realmente están flotando sobre al agua. Y es que los puestos de venta están amarrados al propio canal por lo que el acceso a éstos resulta sencillo y no se percibe para nada que su base es el agua del canal al ser totalmente estables.

Canal Singel

Canal Singel

Canal Singel

Canal Singel

Canal Singel

Canal Singel

El porqué el mercado está ubicado sobre el propio canal tiene una fácil explicación. Antiguamente la mejor manera de transportar la mercancía que llegaba desde fuera de la ciudad era mediante embarcaciones que aprovechaban la red de comunicaciones que los canales de la ciudad proporcionaban para alcanzar el centro. Actualmente el reparto se hace por tierra por lo que, aunque su ubicación cercana al canal ya no es necesaria, sirve como un excelente reclamo turístico además de seguir siendo un emplazamiento privilegiado en el contexto de la ciudad.

Dado que la flor más popular del país es el tulipán, la oferta más diversa y reclamada es obvia: los bulbos de esta flor. Se ofertan desde pequeños paquetes de 10 bulbos hasta sacos de 100 o 200 bulbos, todos de un mismo color o surtidos especiales con una gran variedad cromática. Mención aparte se merece el tulipán negro, ya que es una variedad que no existe como tal en la naturaleza, si no que fue fruto de diversos cruces del tulipán rojo con los de otros colores hasta conseguir oscurecer el tono hasta acercarse al negro.

Mercado de las flores

Mercado de las flores

Mercado de las flores

Mercado de las flores

Mercado de las flores

Mercado de las flores

El mercado es sobre todo un espectáculo visual en el que se mezclan los colores de todas las variedades de flores y plantas, así como los muchos souvenires que se ofertan, ya que está claro cual es el cliente mayoritario de este mercado. El olfato es otro de los sentidos más estimulados, puesto que la combinación de aromas de las distintas flores se cruzan y entremezclan creando una atmósfera digna de ser disfrutada de manera pausada. El mercado está abierto al público todos los días hasta las 5 de la tarde, por lo que es imposible no acabar pasando cerca de él y dedicarle al menos una breve visita.

Por cierto, si se os ocurre comprar bulbos de tulipán para llevaros a casa y montaros vuestro propio campo de flores, y todavía os quedan días de viaje por delante, como era nuestro caso, recordad seguir los consejos del vendedor y mantenerlos secos y aireados durante todo el tiempo. No cometáis el error de guardarlos en una bolsa de plástico y utilizad papeles de periódico o algo similar que permita que respiren y se mantengan secos. Es un consejo que os damos, basado en la experiencia y en los cerca de 40 bulbos que tuvimos que tirar después de varios días, ya que el moho empezaba a aparecer. Finalmente conseguimos salvar los 60 restantes, así que ahora ya solo quedaba esperar.

También añadir que el periodo de floración del tulipán es durante la primavera, por lo que se suele plantar el bulbo en noviembre para que en enero-febrero comience a desarrollarse y en marzo-abril luzca en todo su esplendor. El bulbo se puede mantener fresco plantándolo y regándolo, teniendo en cuenta que no será hasta los plazos indicados que empiece a desarrollarse. Como los habíamos comprado en Mayo, íbamos a poder ponerlo a prueba en cuando volviéramos a casa.

Mercado de las flores

Mercado de las flores

Mercado de las flores

Mercado de las flores

Mercado de las flores

Mercado de las flores

Mercado de las flores

Mercado de las flores

A la salida del mercado nos esperaba la Muntplein donde la Munttoren o Torre de la Moneda destacaba sobre cualquier otra cosa en la que es una de las plazas más bulliciosas por su tráfico rodado, tanto de coches como de bicicletas, como no.

No muy lejos de allí, la Rembrandtplein era nuestra siguiente parada, a la hora de la comida. Esta plaza dedicada al pintor del mismo nombre, Rembrandt, es uno de los lugares favoritos de muchos jóvenes para tomarse un descanso, disfrutar del sol o comer algo aprovechando la pausa del trabajo. En el centro se encuentra la estatua del pintor, y actualmente se la puede ver rodeada de otras 22 estatuas de bronce que representan una de las obras más famosas del artista: La ronda de noche.

Muchos eran los puestos de comida rápida o de tiendas que ofrecían una amplia variedad de sándwiches y bocadillos a precios muy razonables. Una buena manera de disfrutar del centro de Amsterdam sin que se resintiera el bolsillo era comprar en una de estas tiendas de conveniencia y, si el tiempo acompañaba, irse a una de las muchas plazas apartadas del tráfico que había en la zona para comérselo sin prisa.

Munttoren

Munttoren

Munttoren

Munttoren

Rembrandtplein

Rembrandtplein

Rembrandtplein

Rembrandtplein

Rembrandtplein

Rembrandtplein

La semana que viene más sobre Amsterdam, que todavía nos quedan muchos lugares por conocer!

Artículos relacionados:

Fotos: Flickr

También te interesará...

Videoresumen de Holanda

Se nos acaba Holanda y llega el momento de poner el fin con un nuevo video que resume algunos de […]

Leer más

Bicicletismo: Toda Holanda se mueve en bicicleta

Las bicicletas son un tema que me estaba pidiendo a gritos un artículo aparte. Holanda, y más concretamente Amsterdam, es […]

Leer más

Utrecht: más canales e iglesias en una ciudad muy animada

A un país que nos enamoró con sus paisajes y su ambiente, con sus canales de aguas verdosas y turbias, […]

Leer más