Amsterdam: buscando el Begijnhof y la plaza Spui

En un discreto rincón del centro de Amsterdam pasa desapercibida, en el medio de las principales calles comerciales, un pequeño patio residencial. Para encontrar una de sus dos entradas es necesario estar atento a la callejuela Begijnensteeg, perpendicular a la comercial Kalverstraat, o bien optar por ir directamente a la plaza Spui y allí abrir una gran puerta de madera para después cruzar el pequeño pasadizo que lleva a Begijnhof.

En si mismo, este pequeño patio no es distinto de lo que muchos otros patios interiores que permiten el acceso a varias viviendas, aislando el entorno del hogar del bullicio de las calles, pero lo que lo hace especial es todas las pequeñas historias que esconde.

Kalverstraat

Kalverstraat

Amsterdam Museum

Amsterdam Museum

Kalverstraat

Kalverstraat

Begijnhof

Begijnhof

El Begijnhof nació en 1346 como una residencia de mujeres dedicadas a la oración que, de manera temporal, tomaban votos religiosos hasta que después de un tiempo decidían abandonar la residencia y retomar el curso de su vida. Entre las viviendas residenciales restauradas y actualmente habitadas, se puede encontrar, escondida en uno de los edificios, una iglesia clandestina fruto de la persecución del catolicismo, a finales del siglo XVI.

Durante más de dos siglos se prohibió el catolicismo a raíz de la declaración oficial de Amsterdam como protestante. Esto supuso que el culto católico se tuvo que esconder y, aunque se sabía que existían este tipo de iglesias, la condición para no perseguirlas era no mostrar fachadas exteriores que evidenciaran su existencia. Enfrente a ella si se muestra, tal y como es y sin ningún camuflaje, la Engelse Kerk, o iglesia inglesa, que actualmente sigue en funcionamiento.

Begijnhof

Begijnhof

Engelse Kerk en Begijnhof

Engelse Kerk en Begijnhof

En esta parte del patio también se encuentra la Het Houten Huis, que es la casa más antigua y una de las dos únicas casas de madera de Amsterdam. Se estima que se construyó sobre el 1420, un siglo antes de que se prohibiera en la ciudad la utilización de la madera para construcción debido a su riesgo ante los incendios, como ya había quedado patente en varias ocasiones.

A diferencia de cuando estuve hace unos años y descubrí el Begijnhof casi por casualidad, esta vez vinimos a propósito a volver a disfrutar de su tranquilidad. En esta ocasión descubrimos que, al parecer, muchas de las visitas guiadas transitan frecuentemente por aquí por lo que el volumen de personas que venimos ahora a apreciar la paz del lugar somos también responsables de alterarla.

Debido a este transito constante de visitantes y a que al fin y al cabo es una zona residencial habitada, el horario de acceso está restringido, de 9 de la mañana a 5 de la tarde.

La casa más antigua de Amsterdam, en Begijnhof

La casa más antigua de Amsterdam, en Begijnhof

Begijnhof

Begijnhof

Como os comentaba al principio, una de las dos entradas al Begijnhof era a través de la plaza Spui. Pues bien, esta plaza es también conocida por el mercado de libros que se monta aquí cada viernes, dejando los domingos para el mercado de arte. En el se puede adquirir desde objetos antiguos a artículos de arte, pasando por una variedad enorme de libros en todos los idiomas, no solo en holandés.

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

La Plaza Spui es también una zona excelente donde disfrutar tranquilamente de un cafe en alguna de las terrazas de los bares que allí se encuentran. Es también un lugar en el que, como pudimos comprobar, mucha gente aprovecha para salir del trabajo y comer algo rápido durante su descanso en alguno de los bancos.

Es curioso descubrir que donde ahora se encuentra la plaza, en pleno centro de la actividad de Amsterdam, anteriormente cruzaba un canal de agua que marcaba un antiguo límite de la ciudad. Posteriormente el popular canal Singel tomo su relevo y siglos después acabo rellenándose y estableciéndose la plaza.

Plaza Spui

Plaza Spui

Plaza Spui

Plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

Mercado de libros y arte de la plaza Spui

La plaza Spui y el Begijnhof son dos elementos más en el centro de la ciudad que amplia las pequeñas pero muy variadas posibilidades de ocio, lo que hacen de Amsterdam una ciudad sin grandes ostentaciones monumentísticas pero que con el conjunto de sus pequeñas pero innumerables actividades conforman un entorno agradable del que disfrutar.

Disfrutando del sol en Begijnhof

Disfrutando del sol en Begijnhof

Artículos relacionados:

Fotos: Flickr

También te interesará...

Videoresumen de Holanda

Se nos acaba Holanda y llega el momento de poner el fin con un nuevo video que resume algunos de […]

Leer más

Bicicletismo: Toda Holanda se mueve en bicicleta

Las bicicletas son un tema que me estaba pidiendo a gritos un artículo aparte. Holanda, y más concretamente Amsterdam, es […]

Leer más

Utrecht: más canales e iglesias en una ciudad muy animada

A un país que nos enamoró con sus paisajes y su ambiente, con sus canales de aguas verdosas y turbias, […]

Leer más