Bruselas, la capital de Bélgica y Europa (I de II)

Llevaba ya varios días en Bruselas pero hasta ahora había recorrido sus ciudades cercanas y por ello la capital belga había sido el lugar en la que solamente pasaba la noche o compartía unas horas por la tarde con Javi, mi anfitrión, y sus amigos. Debido a ello no había tenido hasta el momento oportunidad de recorrer sus calles en profundidad. Si es cierto que al menos me escapé una noche para ver algunos de sus más destacados lugares del centro con las luces nocturnas, pero llegaba el momento de dedicarle al menos un par de días, ya que bien lo merecía.

La capital belga, y desde hace 22 años también la capital de Europa, tiene una historia que se deja notar en sus calles. Si lugares como la Grand Place son una autentica maravilla que se llenan de vida con la llegada de la noche, sus plazas y avenidas no se quedan atrás.

Bicicletas en el centro

Bicicletas en el centro

Policia montada en el centro de Bruselas

Policia montada en el centro de Bruselas

Las Galerías reales Saint-Hubert, en pleno centro de la ciudad, recuerdan a todo aquel que las visita que son primeras galerías comerciales de toda Europa y que con más de 150 años a sus espaldas todavía se ven iluminadas por el sol a través de la cúpula de cristal que la ampara de la lluvia. A lo largo de sus 200 metros, joyerías, tiendas de moda, cafeterías y por supuesto chocolaterías, flanquean a ambos lados este tranquilo recorrido.

Cerca de allí, y próxima a la Grand Place, se encuentra el Manneken Pis, uno de los iconos de Bruselas. Es increíble que una pequeña estatua de un niño meando, en una esquina de una de las muchas calles detrás de la Grand Place, alcance el protagonismo que tiene pero, como siempre, la historia es la encargada de darle sentido a todo.

Para los bruselenses, es la representación de su independencia, después de proteger la estatua original (ésta es una de las muchas réplicas que se hicieron posteriormente) durante el asedio y asalto a la ciudad de los franceses, siglos atrás.

Ahora, el Manneken Pis es disfrazado con indumentaria de distintas profesiones o a causa de distintas celebraciones que el calendario belga va marcando.

Galerias Royales Saint-Hubert

Galerias Royales Saint-Hubert

Manneken Pis

Manneken Pis

La Plaza de Santa Catherine es un espacio abierto que destaca sobre todo por las terrazas de sus bares y restaurantes, su fuente y por la iglesia del mismo nombre, una de las mas antiguas de la ciudad. Precisamente debido a sus restaurantes está considerado uno de los mejores lugares de la ciudad para comer, ya que es conocida por su pescado fresco, que aunque los antiguos muelles que se situaban cerca de ella ya no funcionan, siguen aprovisionándose de mercancía de calidad. Eso si, el precio no es de los más económicos, así que yo opté por improvisar una comida a golpe de bocata en un jardín cercano.

Plaza de Santa Catalina

Plaza de Santa Catalina

Plaza de Santa Catalina

Plaza de Santa Catalina

Plaza de Santa Catalina

Plaza de Santa Catalina

Iglesia de Santa Catalina

Iglesia de Santa Catalina

Bruselas es también la capital del comic europeo, titulo que disfruta por ser Bélgica la cuna del comic ya que muchos de los más conocidos artistas nacieron aquí. Así, personajes como TintínSpirou o Lucky Luke tienen en Bélgica su país natal (natalidad compartida con Francia en algunos casos) y las calles de Bruselas son el vivo homenaje a todos ellos.

Debido a ello, las calles de Bruselas nos ofrecen a todos los viandantes grandes ilustraciones en sus fachadas a lo largo y ancho de toda la ciudad, siendo realmente complicado llegar a encontrar todas ellas. El amor al comic de esta ciudad se nota en todo momento por las muchas ilustraciones en puertas y rótulos de comercios por toda la ciudad, coloreando todavía más si cabe las calles de Bruselas.

El comic belga en las calles de Bruselas

El comic belga en las calles de Bruselas

El comic belga en las calles de Bruselas

El comic belga en las calles de Bruselas

Cinema Nova

Cinema Nova

La mezcla de estilos arquitectónicos es muy amplia, desde el medieval, pasando por el Gótico o barroco en muchas de sus iglesias y catedrales hasta llegar al vanguardismo de los edificios europeos. La Catedral de San Miguel y Santa Gúdula es probablemente el símbolo gótico más destacado, tanto por la majestuosidad de su fachada y torres, como por el verde parque a su frente donde muchos ciudadanos no desaprovechan la oportunidad de una buena siesta al sol. La iglesia de San Juan Bautista es el icono más reconocible del barroco en la ciudad, a pesar del incendio que en 2001 amenazó sin éxito con hacerla desaparecer.

Catedral de San Miguel y Santa Gúdula

Catedral de San Miguel y Santa Gúdula

Parque de Santa Gúdula

Parque de Santa Gúdula

Iglesia de San Juan Bautista

Iglesia de San Juan Bautista

Y todavía quedaba mucho por ver, pero eso sería el día siguiente, el último en Bruselas y en Bélgica.

La próxima semana os contaré como me despedí de ellos, por todo lo grande, desde luego!

Artículos relacionados:

Fotos: Flickr

También te interesará...

Bruselas, la capital de Bélgica y Europa (II de II)

Continuamos por Bruselas! Museo del cómic Otra de las visitas que merecen que le dediques un hueco en tu agenda […]

Leer más

Bruselas, la capital de Bélgica y Europa (I de II)

Llevaba ya varios días en Bruselas pero hasta ahora había recorrido sus ciudades cercanas y por ello la capital belga […]

Leer más

Gante, donde se concentra mucha de la cultura belga

A estas alturas del viaje por Bélgica, me había quedado claro que gran parte de la riqueza de su país […]

Leer más