Tokyo tower

En esta ocasión voy a aprovechar para recuperar algo de material que tenía apartado en un rincón de mi disco duro y llevaros a la otra punta del mundo recordando uno de los símbolos más característicos que pude disfrutar.

Corrían los años 50 cuando se empezaba a popularizar la televisión en muchos hogares y para ello empezaba a extenderse por toda la capital japonesa una red de antenas. En un intento por unificar la emisión de señal desde un único punto, y además crear un nuevo símbolo de la ciudad que fuera emblemático y majestuoso, se planificó la construcción de una gran torre de comunicaciones que diera cobertura a la región.

Basándose de manera descarada en el diseño de la ya popular Torre Eiffel que llevaba ya 70 años dejándose fotografiar, se construyó una torre similar pero más alta y más ligera que su homóloga francesa. Su estructura de acero, del cual un tercio provenía de tanques estadounidenses desguazados, le permitió alcanzar el estatus de torre autosoportada más alta del mundo. Para ello fue necesario finalizar su construcción colocando una antena de 90 metros en lo alto, para así superar a la Torre Eiffel en altura por tan solo 8 metros.

Tokio Tower

Tokio Tower

No es ni de lejos tan popular como la torre francesa pero si se considera uno de los puntos de obligada visita de la capital nipona y si por algo se diferencian una torre de la otra es por su entorno. La Torre Eiffel evoca el romanticismo y aires bucólicos de la ciudad del amor, donde la manera apropiada de disfrutar de ella podría ser tomando un croissant y un café a sus pies, mientras un cuarteto de cuerda ameniza una tranquila velada primaveral.

En cambio Tokio, ciudad emblema de la tecnología, evoca un entorno totalmente distinto, fruto sobre todo de las muchas representaciones de ésta en el cine, televisión y literatura, en futuros distópicos y entornos de avanzada evolución. Las luces de neón y los grandes edificios de cristal con carteles luminosos luciendo kanjis ilegibles para cualquier extranjero hacen que los tonos rojos de la estructura metálica de la Tokyo Tower agranden aún más esa imagen que se queda inmediatamente guardada en lo más profundo de tu retina si además se visita de noche.

De día su imagen es más benévola, y fácilmente identificable al ser más alta que los edificios colindantes y con su llamativo color rojo. Las vistas desde cualquiera de los muchos edificios de la ciudad desde los que disfrutar de una panorámica general dan buena cuenta de esto, siendo una de las experiencias visuales más disfrutables de la ciudad.

¿Conoces alguna otra replica de un monumento conocido?

Tokio Tower

Tokio Tower

Tokio Tower

También te interesará

Bonus track! Crónicas nocturnas en Japón

Esta vez me dejaré de historias sobre templos, monumentos y todas esas cosas con las que no hago más que […]

Read More

Roppongi de día, Shibuya de noche

Continuamos con el segundo round en Tokio! Decidimos que el último día en la ciudad era una buena oportunidad para […]

Read More

Odaiba, la isla artificial de Tokio

En la década de los 50 del siglo XIX, osea unos 160 años atrás, el gobierno de Tokio decidió construir […]

Read More