Una Baiona post-veraniega

Otra vez estaba en Baiona un año después de haber estado en plena celebración de su fiesta de la arribada. Era una sensación peculiar visitarla esta vez en un día cualquiera de semana, y en el mes de septiembre, con la resaca veraniega muy reciente viendo como aquellos lugares que solo hace unas pocas semanas estaban atestados de gente ahora eran ocupados por unos pocos vecinos. Se respiraba un ambiente más tranquilo, con playas semivacías a pesar del buen tiempo, y sin atascos, problemas de aparcamiento o colas para entrar a cualquier sitio.

Era un buen momento para visitar el Castillo de Monterreal, situado en una pequeña península dentro de la propia ría de Baiona, ya que la menor afluencia de gente permitía una visita más sosegada de sus rutas y paseos alrededor de él. La visita al interior ya es más difícil ya que actualmente el Castillo cumple las funciones de Parador Nacional.

Al pie del castillo, el monumento “Encuentro entre dos mundos” se levanto hace 20 años para conmemorar el V centenario de la llegada de la Pinta, el hito histórico más relevante de Baiona. Varias figuras rodean una esfera de piedra rellena de tierra traída de los países iberoamericanos.

Castillo de Monterreal

Vista general del Castillo de Monterreal

Islas Cíes

Islas Cies desde Bayona

Castillo de Monterreal

Castillo de Monterreal

Castillo de Monterreal

Castillo de Monterreal y monumento del encuentro entre dos mundos

Baiona

Vista del Val Miñor

Un grupo de vecinos hace ya más de 100 años, hicieron una serie de colectas mediante recaudaciones populares y diversas actuaciones, sobre todo de carácter musical. Su objetivo era levantar una virgen de piedra en el monte Sansón, en los alrededores de Baiona y el trabajo se le encargo al arquitecto gallego Antonio Palacios. Tanto se esmeró que aunque tardó unos 20 años en acabarla, le quedó una representación en granito de mas de 15 metros de altura que podía ser avistada desde los barcos que hacían su entrada en la bahía. La cara y las manos, esculpidas en mármol, fueron obra de Ángel García Díez.

Virgen de la roca

Virgen de la roca

Virgen de la roca

Virgen de la roca

Hueca en su interior, se puede subir hasta alcanzar el barco que sostiene en la mano donde un pequeño mirador permite una visión más general de la ria de Baiona con las islas Cíes y Cabo Home al fondo así como las dos pequeñas islas denominadas Estelas. Si quieres saber más, aquí aquí te lo cuentan con todo lujo de detalles. El acceso es fácil en coche y a sus pies hay un merendero desde el cual se accede a la base de la estatua. Si quieres subir tendrás que pagar un euro y medio, aunque las vistas serán igual de buenas que desde la base, si podrás ver mucho más de cerca la cara de la virgen y disfrutar de la experiencia de estar sobre un barquito de piedra suspendido en el aire.

No muy lejos de allí está Cabo Silleiro donde un faro da paso a los barcos que acceden al puerto desde hace más de 100 años, aunque el actual es una “nueva” construcción ya que el original está ya en ruinas. Aunque no fui allí solamente a ver un faro. Lo que verdaderamente me llamaba la atención era visitar el antiguo cuartel militar que se extendía por la ladera del cabo. Esta instalación militar se construyó para defenderse de posibles ataques marítimos poco después de la guerra civil.

Faro Silleiro

Faro Silleiro

Cabo Silleiro

Cabo Silleiro

Entre las rocas asoman los cañones que se establecieron para formar baterías de defensa naval y así defender la entrada a puerto. Cerca de ellos, ocultos, varios edificios derruidos se mantienen apenas en pie. Un arco da paso a estos antiguos edificios que albergaban la cantina o las oficinas de los oficiales, protegidas de las inclemencias y de posibles ataques por un enorme muro que lo rodea. Llegados los 80 se abandonaron las instalaciones y hasta hoy se fueron deteriorando. Aquí tienes más información.

Entrada a zona militar abandonada

Entrada al puesto de artilleria militar en Silleiro

Antiguo puesto de batería militar J4 en Cabo Silleiro

Antiguos edificios militares en Silleiro

Antiguo puesto de batería militar J4 en Cabo Silleiro

Antiguos edificios militares en Silleiro

Antiguo puesto de batería militar J4 en Cabo Silleiro

Antiguos edificios militares en Silleiro

Antiguo puesto de batería militar J4 en Cabo Silleiro

Bateria de artilleria costera en Silleiro

Y esto es todo lo que dio de si este pequeño viaje por las visitas alternativas que ofrece el Concello de Baiona. ¿Conoces algún otro monumento sufragado por vecinos como la Virgen de la Roca? ¿Has estado en alguna instalación militar abandonada? Si es así no dudes en contárnoslo ;)

También te interesará

Cueva Rei Cintolo

Cueva del Rei Cintolo: Turismo de subsuelo en Mondoñedo

La cueva del Rei Cintolo es una de las más agradables y desconocidas visitas en territorio gallego que hemos podido […]

Read More
7_rincones_lalin

7 rincones de Lalín que no deberías perderte

Decantarse por que lugares ver en Lalín cuando todo el Concello abarca bastante territorio y muchos de esos puntos están […]

Read More
lalin

Lalín, conoce la ciudad que custodia el centro de Galicia

Lalín es una de esas ciudades gallegas que, incluso para los que también somos gallegos, muchas veces obviamos. Si, supongo […]

Read More