Chaves, hermanando Portugal y Galicia

Después de una semanita de pequeño parón veraniego, en esta ocasión haremos una pequeña visitas a una ciudad portuguesa: Chaves.

Tenemos que remontarnos varios siglos atrás para recordar cuando Galicia y Portugal eran un mismo reino, conformando el antiguo Reino de Galicia que se extendía hasta la frontera natural que establece el río Duero. No se le ocurrió otra cosa al Rey García de Galicia que morirse, provocando, por enésima vez en la historia, que sus vástagos se dividieran las tierra para quedarse cada uno con un pedacito sobre el que coronarse. Fue entonces cuando se dividió el Reino tomando el Miño como referencia y dividiéndolo de manera que se formó una división territorial que a lo largo de los siglos acabaría perpetuándose en dos países distintos, quedando Galicia como parte del territorio español y Portugal como el país que es hoy.

¿Porque soltaros todo este rollo histórico? Porque durante los últimos siglos Galicia y Portugal tuvieron una evolución distinta, como parte de dos países vecinos, pero donde el Miño no fue nunca barrera suficiente como para impedir un intercambio comercial y cultural que solo los controles aduaneros podían impedir.

Ovejas en forte de São Neutel

Forte de São Neutel

Río Támega

Río Támega

Esto nos lleva a la ciudad de Chaves, a escasos 10 Km de la frontera gallega, y a 25 km de Verín, al sur de Ourense, donde hace unos años surgió un proyecto de Eurocidade con el objetivo de aunar fuerzas para intentar mejorar la gestión de diversas facetas administrativas (al igual que ocurre con Tui y Valença do Minho).

Chaves, con sus casi 20.000 habitantes, se erige a los pies del Río Támega. Como ya es habitual en la península, hace unos 2000 años a unos cuantos romanos se les ocurrió que sería una buena idea asentarse allí, disfrutar de sus aguas y por supuesto extraer un poco de oro que tampoco era cosa de dejar pasar la ocasión. Dejaron como recuerdo el puente de Trajano, tan remodelado que solo permite intuir su origen por sus arcos ya que parece que fuera construido ayer.

Allá por el siglo XIII, y debido a su posición estratégica con la frontera hispana, se levantó la fortaleza y las medidas defensivas que salpican hoy día el centro de la ciudad, dejando cañones antiguos, torres, restos de murallas y otras señales de lo que antiguamente había sido una fortaleza militar. Probablemente la mejor conservada de las fortificaciones es el Forte de São Neutel, a las afueras de la ciudad, aunque en el centro histórico de la ciudad, justo al lado del ayuntamiento, que se encuentra en la Plaça de Camões, se puede admirar la torre del Homenaje, el único recuerdo del antiguo castillo de la ciudad, rodeada de unos jardines coloridos y unas vistas espectaculares.

Forte de São Neutel

Forte de São Neutel

Forte de São Neutel

Forte de São Neutel

Praça de Camões

Ayuntamiento en Praça de camões

Castillo de Chaves

Castillo de Chaves

Castillo de Chaves

Castillo de Chaves

Castillo de Chaves

Castillo de Chaves

El Forte de São Francisco es la tercera de las fortificaciones que aún se conservan, situado en la parte alta de Chaves, justo por encima del centro histórico. Después de años de abandono, el fuerte ha sido restaurado para albergar un hotel en su interior, lo que permite visitar el otro lado de la muralla, aunque limitado el acceso a lo alto de las murallas o los edificios del interior.

El puente levadizo de este fuerte se encuentra vigilado por la estatua del General Francisco Silveira, que después de muerto persiste en sus labores de salvaguarda de la ciudad. Un azulejado mural evoca un paisaje bélico que sirve como homenaje al igual que la estatua, de la liberación de la ciudad de los franceses durante los embistes de Napoleón.

Forte de São Francisco

Forte de São Francisco

Forte de São Francisco

Monumento al general Francisco Silveira

Forte de São Francisco

Forte de São Francisco

Portugal siempre tuvo como visitantes a los franceses, aunque no con el mismo objetivo que hoy en día cuando se van al Algarve, si no que históricamente su afición era intentar conquistar el país. Realmente esto fue el fruto de una mala alianza con el Reino Unido cuando Napoleón estaba inmerso en sus guerras allá por el continente europeo, ya que Portugal y Reino Unido plantaron cara a los franceses, teniendo que sufrir por tanto sus constantes embestidas, gracias a que sus vecinos españoles les abrimos todo el camino hacia tierras lusas.Y esa peregrinación francesa tenía como objetivo alcanzar Chaves y dar inicio desde esta posición a la invasión del resto del territorio.

Centro de Chaves

Casco antiguo de Chaves

Centro de Chaves

Casco antiguo de Chaves

Chaves termal

Fuente termal de Chaves 

Las aguas termales son otro reclamo turístico y rasgo característico de la zona, ya que hay un elevado número de manantiales de aguas minero-medicinales que hay en el sur de Ourense y norte de Portugal, siendo el de Chaves el manantial con el agua más caliente de Europa. Nada menos que unos 73 graditos.

Más fotos en Flickr, aquí

También te interesará

Isla de Madeira: Senderismo por la levada das 25 fontes e do Risco

La isla de Madeira es, mayoritariamente, un compendio de destinos naturales que hacen que, de punta a punta, las opciones de […]

Leer más
oporto douro

Oporto: La vida a orillas del río Douro

No se puede entender Oporto, la vida de sus habitantes, el funcionamiento de su industria y el flujo turístico sin […]

Leer más
funchal

Funchal: Primeros pasos en la capital de Madeira

Funchal es un destino ineludible en cuanto llegas a Madeira. Hay quien solo admira la ciudad de paso, de camino […]

Leer más