Una de traineras con la SD Tirán (II de II)

Continuando con el post que empecé aquí, intentaré profundizar un poco más en los entresijos de la preparación deportiva y la competición tomando como base la trayectoria de la SD Tirán.

Debido a las similitudes en la preparación física y técnica, los clubes que toman parte en la ACT y ligas inferiores, planifican su temporada deportiva en tres ciclos que dan comienzo con la etapa de bateles, para continuar con trainerillas y finalmente el inicio de la temporada de traineras con la ACT como competición principal. Debido a que la distancia de competición de cada estilo de embarcación aumenta progresivamente y el número de tripulantes también, propicia que la adquisición de fondo físico y desarrollo técnico se pueda ir desenvolviendo de manera incremental.

El batel es la embarcación más pequeña, formada por 4 remeros sentados en una única fila, normalmente alternando remo a izquierda y derecha, y un patrón que realiza las funciones de coordinación y dirección de la embarcación. Por otro lado está la trainerilla, cuya fuerza depende de 6 remeros distribuidos también en una sola fila y un patrón. Finalmente están las traineras, que requieren un mayor compromiso e integración de los miembros de la tripulación, ya que son 13 los remeros, dispuestos en dos filas, además del patrón. A diferencia de las otras embarcaciones, aquí el número de remeros es impar debido a que surge la figura del proel, un remero situado en la proa de la embarcación con el objetivo de forzar el giro en las ciabogas usando un remo más pequeño.

Remo SD Tirán

Remo SD Tirán

Remo SD Tirán

Remo SD Tirán

Es interesante también el hecho de que la trainera, una embarcación que paso de los materiales tradicionales como la madera heredados de la época en la que era una embarcación de pesca a la fibra de carbono o kevlar utilizadas actualmente que le dotan de ligereza y aerodinámica, tienen un coste aproximado de 20.000-30.000 € siendo una inversión elevada para un club, y más si tenemos en cuenta que la vida útil es de unos 2 a 4 años, dependiendo del mantenimiento y lógicamente del presupuesto.

El factor estratégico de la competición recae en la distribución de los remeros en la embarcación, jugando con los perfiles de cada uno de ellos. Hay remeros que basan su capacidad en fuerza bruta, transmitiendo su fuerza al remo alcanzando un gran impulso, mientras que otros son más rápidos y explosivos. También influye en gran medida el peso de los mismos y el como se distribuyen, siendo lo más habitual distribuir a los de mayor peso en el centro de la embarcación dejando los puestos de popa (donde se sitúa el patrón) para los de mayor aguante físico. Los de menor peso y con mayor técnica se suelen dejar para la zona de proa. Saber jugar con los miembros del equipo y distribuirlos adecuadamente puede determinar en mayor o menor medida el que la embarcación pueda aprovechar su potencial.

Por otro lado, a la hora de entrenar, el que se trate de una disciplina de banco fijo propicia que el trabajo de impulsión recaiga en espalda y brazos, sin que el trabajo de piernas cobre la misma importancia que en una embarcación de banco móvil. También es importante la resistencia física, ya que una competición tiene una duración en torno a 15-30 minutos, deriva en una necesidad de resistencia aeróbica, o lo que es lo mismo, ser capar de darle continuidad al ritmo de palada sin que se descoordinen los remeros, con la gran dificultad que conlleva.

Remo SD Tirán

Remo SD Tirán

Remo SD Tirán

Remo SD Tirán

Competición

La liga ACT cumple este 2013 10 años desde su fundación, en un proyecto que las distintas federaciones autonómicas de Galicia, Asturias, Cantabria y Pais Vasco propusieron para impulsar esta disciplina arraigada históricamente en la zona norte española. El objetivo era dotarla de mayor popularidad y darle un formato de liga regular que propiciara un sistema sencillo de seguir por el aficionado y que garantizara una regularidad en el tiempo.  Ésto, junto con la división inferior, dividida en 2 sectores (liga ARC para Asturias, Cantabria y País Vasco, y la liga noroeste para Galicia) propician la formación de un esquema de promoción y descenso entre ellas que permiten la rotación y evolución de los equipos que sirve para dotar de mayor frescura e intensidad a la competición así como incentivo para la evolución de los equipos.

La liga ACT, también denominada Liga San Miguel desde hace unos años a raíz del éxito de la competición y la entrada de fuertes patrocinadores, consta de 12 equipos que pelean entre ellos por alcanzar cada una de las banderas de cada regata que conforman la competición por el titulo de liga. También se otorga un maillot verde al mejor patrón de toda la temporada.

El escenario donde tienen lugar las competiciones es un campo de regatas en el mar, donde se marca el largo y las boyas donde las embarcaciones deben realizar el giro de 180º o maniobra de ciaboga para poder cambiar el sentido de la marcha y volver al punto de salida. Lo habitual en categorías superiores es realizar 4 largos y por tanto 3 ciabogas en una regata, variando la distancia del largo dependiendo de la embarcación, yendo desde los 500 metros de los bateles hasta los mas de 1000 metros de las traineras pasando por los 875 de las trainerillas.

 

Remo SD Tirán

Remo SD Tirán

Remo SD Tirán

Remo SD Tirán

Es interesante destacar el proteccionismo de la cantera que el reglamento de la competición establece, para evitar así que el presupuesto de un club pueda suponer un mercado de fichajes que desvirtuen el trabajo de base. Es por ello que al menos 7 de los remeros deben llevar como mínimo 3 años en el club o ser éste en el que tienen su primera ficha, dejando las plazas restantes para los fichajes.

Un detalle curioso de la competición que me llamó la atención es el control de peso y medidas de las embarcaciones para garantizar la equidad de la competición, siendo necesario por tanto que después de la competición se vacíe de agua y otros elementos la trainera y se someta sobre una báscula a la revisión del juez. Igualmente se realiza pesaje del patrón de la embarcación para comprobar que alcanza el peso mínimo de 55 Kg, realizándose éste antes de comenzar la prueba.

También es parte del ritual de competición el encerado de la embarcación antes de competir o el endulzado y limpieza del casco una vez finalizada la prueba para eliminar el agua salada  que pudiera deteriorarla.

Remo SD Tirán

Remo SD Tirán

Se trata en definitiva de un deporte exigente, ya que requiere no solo fuerza, técnica y resistencia, sino que también supone estrategia y trabajo en equipo en un medio tan duro como imprevisible que es el mar.

 Fuentes:

http://www.federemo.org/

http://www.liga-arc.com

http://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2710923.pdf

También te interesará

aficion ourense

Una temporada con el Club Ourense Baloncesto (II de II)

El equipo técnico y deportivo del COB estaba preparado para el arranque de la temporada 2014-15. Solo unos meses antes […]

Leer más
partido cob

Una temporada con el Club Ourense Baloncesto (I de II)

Ahora mismo, mientras estoy escribiendo estas lineas, el Club Baloncesto Ourense y el Club Baloncesto Breogán de Lugo mantienen un encarnizado enfrentamiento […]

Leer más

Una de traineras con la SD Tirán (II de II)

Continuando con el post que empecé aquí, intentaré profundizar un poco más en los entresijos de la preparación deportiva y […]

Leer más