Andalucía sur – Día 2: playa en Marbella y vértigo en Ronda

La mayor ventaja de tener Utrera como centro de operaciones, en pleno corazón de Andalucía  eran las muchas posibilidades que ofrecía, ya que permitía estar siempre cerca de todo lo que era digno de al menos una visita.
Fueron necesarias dos horas de carreteras serpenteantes atravesando varias de las muchas sierras que conforman el paisaje, entre ellas la serranía de Ronda. Fue fácil saber cuando estábamos llegando debido a la proliferación de urbanizaciones, centros comerciales y campos de golf.

La Marbella conocida por todos se respira en cada coche deportivo que nos adelanta a gran velocidad, o las muchas casas de alto standing a lo largo del camino. Esta es la imagen preimpresa en nuestras cabezas que habría que intentar superar. Veamos pues de que opciones disponemos.

Serranía de Ronda

Serranía de Ronda

Serranía de Ronda

Serranía de Ronda

Serranía de Ronda

Serranía de Ronda

Marbella

Urbanizaciones en los alrededores de Marbella

Un buen punto para empezar parecía ser el centro histórico de la ciudad, previo una Marbella pre-guiri sin un excesiva presencia de edificios.

Para ello fue necesario que los árabes llegaran a la península y comenzaran a conquistar poco a poco las ciudades del sur. Marbella fue una de ellas y durante siglos el pueblo árabe se encargó de formar parte del crecimiento de la ciudad, dejando hasta el día de hoy una fortificación que todavía se mantiene en pie al igual que la alcazaba y la mezquita que formaban parte del conjunto. Pero no todo iba a ser época de bonanza. Los castellanos querían recuperar lo que antes fuera territorio cristiano y no dudaron en asaltar la ciudad en nombre de los reyes católicos.

Así fue como en el siglo XV la ciudad comenzó a añadir edificios y plazas de estilo castellano a las anteriores edificaciones árabes  rodeando la fortificación y conformando el centro histórico que perdura hasta el día de hoy. La Plaza de los Naranjos es el símbolo que se puede admirar de esta reconquista, con el estilo renacentista de los edificios que la rodean. Cabe destacar que la Corona de Castilla se hizo con el control de la ciudad sin derramar una sola gota de sangre. Sorprendentemente en esta ocasión, el cambio había sido pacifico.

Marbella

Casco antiguo de Marbella

Marbella

Murallas de la fortaleza de Marbella

Marbella

Murallas de la fortaleza de Marbella

Marbella

Casco antiguo de Marbella

Ahora estas calles se ven inundadas por gente recorriendo los puestos comerciales a lo largo de las calles. Los músicos y artistas callejeros también se encuentran a cada esquina dando un toque de ambiente imprescindible, y la propia Plaza de los Naranjos se encuentra invadida por terrazas de los muchos restaurantes que ofrecen sus menús a los muchos turistas que buscan un lugar a la sombra de sus pérgolas donde descansar.

Marbella

Casco antiguo de Marbella

Marbella

Casco antiguo de Marbella

Marbella

Murallas de la fortaleza de Marbella

Una vez se abandona este entorno, se desvanece el recuerdo histórico  ya que el lujo y el glamour vuelven a aparecer una vez nos adentramos en el paseo marítimo  Kilómetros de playas se extienden a lo largo de la costa del Mediterráneo, flanqueados por restaurantes y heladerías, intercalándose enormes edificios con áreas privadas a escasos metros del mar, desafiando todas las normas de construcción sostenible que en Marbella brillaron por su ausencia durante los últimos años.

Y es que siglos después de que se consolidara el centro histórico de la ciudad, dio inicio la progresiva transformación de la ciudad en un centro turístico de referencia mundial. A principios del siglo XX comenzaron a construirse los primeros hoteles,y a partir de aquí ya no hubo vuelta atrás. A mediados de siglo, muchas de las eminencias de la época ya pasaban aquí sus vacaciones o incluso establecían su segunda residencia. Basta decir que un tal José Banus pasaba allí el suficiente tiempo como para acabar bautizando un puerto para el sólito.
Grandes complejos hoteleros, clubes deportivos y zonas de ocio afloraron como setas por toda la ciudad donde más y más famosos llegaban aquí sirviendo de reclamo para que otros pusieran también el punto de mira en Marbella en un ciclo sin fin.

Marbella

Paseo de Marbella

Marbella

Barbacoas por todas, partes. En Marbella no falta de nada

Marbella

Masajes a pie de playa

Las playas de arena oscura se ven cubiertas por mares de sombrillas y tumbonas custodiadas por los vendedores de sombra que aparecen cada poco. Son también constantemente recorridas por vendedores ambulantes y masajistas asiáticas que hacen que intentar tomar el sol acabe siendo una serie interminable de “No gracias”. Salvo que quieras disfrutar de un buen masaje a pie de playa, claro.

Y entre playa y playa, un puerto deportivo. Yates y veleros entran y salen constantemente de sus amarres tanto con fines deportivos como simplemente lúdicos.

Marbella

Playa La Venus, en Marbella

Marbella

Playa La Venus, en Marbella

Marbella

Playa La Venus, en Marbella

Marbella

Ensenada de Marbella

Marbella

Ensenada de Marbella

Marbella

Playa La Venus, en Marbella

Con la sensación de que Marbella ya no tenía nada más que ofrecer, nos esperaba Ronda.

Ronda es un pueblo levantado en una meseta que se alza sobre la superficie que la rodea. Esto la dota de una excelente visibilidad de kilómetros en todas las direcciones lo que la hizo históricamente un reclamo para todos los ejércitos que en alguna ocasión camparon por aquí  La meseta que sirve como base de la ciudad es cortada por un tajo profundo por donde transcurre el río Guadalevín.

Este tajo da lugar al mayor atractivo de la ciudad, ya que Ronda se ve dividida en dos por un barranco de metros de profundidad, y que es salvado por varios puentes. La altura de estos desfiladeros propicia cientos de metros de paseo que lo bordean, con diversos miradores sobre los que destaca uno, orientado al oeste, justo por donde se pone el sol.

Ronda

Nuestra Señora de la Merced, en Ronda

Ronda

Feria de Ronda

Ronda

Vista desde lo alto del mirador de Ronda

Ronda

Niña disfrutando de la feria de Ronda

Ronda

Meseta de Ronda

Ronda

Plaza de toros de Ronda

El anochecer desde el mirador congregó a decenas de personas, con banda sonora incluida por cortesía del botellón correspondiente a las fiestas del pueblo, que eran precisamente ese mismo día. No es fácil acertar de casualidad con ese día de entre todos los del año, no se crean…

Siendo el tajo de Ronda el mayor atractivo de la ciudad, no es el único que proporciona ya que sus edificios históricos, su casco antiguo y su plaza de toros están a poca distancia y es inevitable pasar por ellos en algún momento.

Si Marbella tenia un pasado árabe, Ronda no iba a ser menos. Su ubicación fue, a lo largo de la historia, la mayor defensa de la ciudad, precisamente por su altura, lo que facilitaba la defensa de su territorio. Ronda fue árabe también durante prácticamente los mismos años que Marbella. Fue durante esta época islámica de la ciudad cuando se construyeron la mayoría de las edificaciones que todavía se conservan. Una vez más los reyes católicos en su afán reconquistador se hicieron con el control de la ciudad, esta vez por medio de un asedio, después del cual se forzó a los musulmanes de la ciudad a cambiar de dios como quien cambia de zapatos.

Hubo que esperar hasta el siglo XVIII para ver construido el puente nuevo, símbolo actual de la ciudad, al igual que la plaza de toros, considerada una de las más antiguas del mundo.

Ronda

Mirador de Ronda

Ronda

Mirador de Ronda

Ronda

Meseta sobre la que se extiende Ronda

Ronda

Puente nuevo cruzando el tajo en Ronda

Ronda

El tajo de Ronda

Pero si hay un personaje identificado con Ronda ese es el bandolero. Imagínense la situación: los franceses campando por estas tierras durante la invasión de la batalla de Bailén, saqueando pueblos y diezmando las reservas de comida. Si a un pueblo le quitas la comida, ¿que hace? O morir o robar. Comienzan a aparecer saqueadores que se toman la justicia por su mano para dar de comer a sus familias con lo que se forma la figura del bandolero asociada a los pueblos de la serranía de Ronda.

Las rutas de contrabando con el cercano Gibraltar británico eran también parte de sus labores. El paso de los años les acabaría dando un aspecto más romántico y novelesco debido a múltiples escritores que basaron sus historias en ellos.

Ronda

El tajo de Ronda

Ronda

El tajo de Ronda

Ronda

Tapeo por Ronda

Ronda

Farolillos de la feria de Ronda

Ya bajo los tonos azulados del cielo previos a la noche, los miles de farolillos de colores que decoraban las calles principales ponían el cierre a la visita. Solo restaba llegar de nuevo a Utrera y descansar.

Segundo día del viaje de semana y media por el sur de Andalucía. Si no has leído el primer día, aquí puedes echarle un ojo. También tienes más fotos de Marbella y Ronda en mi Flickr.

También te interesará

camero nuevo

Recorriendo el Camero Nuevo en el corazón de La Rioja

El transcurso del río Iregua es también el camino que se adentra en el conocido como Camero Nuevo. Si en […]

Read More
valle del Leza

Furgoguía: Un recorrido de montaña por el valle del río Leza

El valle por el que transcurre el río Leza es uno de los más hermosos que se pueden encontrar en […]

Read More
furgoguia_ezcaray_Santo_domingo

Furgoguía: De Ezcaray hasta Santo Domingo de la Calzada

La ruta que comunica Santo Domingo de la Calzada con Ezcaray y los pueblos de su entorno es una de […]

Read More