Andalucía sur – Día 3: Antequera y su Torcal

Nada mejor para empezar el día y recuperarse de las jornadas previas que una ruta de senderismo en alta montaña al mediodía. Pues si, ese era el plan. No negaré que después de días correteando de una ciudad a otra, recorriendo calles y mas calles con largas horas de coche entre una y otra, el cuerpo ya pedía descanso durante al menos unas horas, descanso que no hacíamos mas que negarle a nuestras maltrechas piernas.

Faltaban unos pocos días ya para que llegara el fin de semana, y con él la feria de Utrera, y con ella el cambio de turista a catador de rebujitos. Nos tomaríamos esos días para conocer más en profundidad y de manera más relajada Utrera y por supuesto su ambiente nocturno de la mejor manera.

Torcal de Antequera

Torcal

Torcal de Antequera

Torcal

Torcal de Antequera

Torcal

Pero hasta ese momento queríamos aprovechar el tiempo para seguir recorriendo las cercanías, aunque eso implicara renunciar a un poco de merecido descanso.

Fue de esta manera como llegamos a Antequera, y subimos hasta lo alto de la sierra del Torcal para visitar el Parque Natural del Torcal de Antequera.
El Parque es todo un recordatorio de lo caprichosa que se puede llegar a poner la naturaleza si se le da el tiempo suficiente. Miles de años fueron necesarios para esculpir rocas de múltiples maneras, trazando surcos con precisión y horadando cuevas y caminos entre las inmensas rocas de la zona.

Esta zona montañosa, hace miles de años era un pasillo marítimo que comunicaba el Mar Mediterráneo y el Oceano Atlantico. Año tras año de acumulación de sedimentos fueron surgiendo desde el fondo, no solo rellenando ese pasillo, sino que acabaron alcanzando metros de altura hasta formar toda la actual serranía de la zona. Durante todo este tiempo, agua, viento y otros agentes se encargaron de tallar las rocas a base de una lentísima erosión, en lo que los científicos dieron en llamar modelado kárstico.

Torcal de Antequera

Torcal

Torcal de Antequera

Torcal

Torcal de Antequera

Torcal

Un paseo de aproximadamente una hora entre estas formaciones permite ver el resultado además de ver algún que otro halcón sobrevolandonos y respirar un poco de aire de la montaña.

Para resumir el proceso, el agua se filtra entre las rocas desgastando la piedra y depositándose dentro de ella. Con los cambios de temperatura, este agua se congela dilatándose y por lo tanto ejerciendo presión, de manera que acaba abriendo huecos, taladrando piedra y desplazando rocas formando uno de los paisajes karsticos más importantes de Europa. Solo era necesario tener el tiempo suficiente.

Torcal de Antequera

Torcal

Torcal de Antequera

Torcal

A los pies del Torcal, está la ciudad con la que comparte nombre: Antequera. Destaca por ser una gran mancha blanca entre el amarillo y verde de los valles y montañas que la rodean. El color blanco de las fachadas aleja el calor y hace que reluzca bajo la luz del sol.

Antequera también formó parte del territorio musulmán ocupado al igual que Marbella y Ronda. El encontrarse más al norte que éstas solo propició que durante aquella época se libraran múltiples batallas por su control, hasta que los cristianos fueron los que finalmente lograron tomarla.

Antequera

Antequera

Antequera

Antequera

Antequera

Antequera

Antequera

Puerta de Estepa y Plaza de Toros, en Antequera

La inmensa alcazaba que se alza imponente a un lado de la ciudad es parte del legado del pueblo árabe expulsado que se puede visitar hoy en día, y desde el cual las vistas de la ciudad son imprescindibles. La Puerta de los Gigantes es posterior a la construcción de la alcazaba, aunque se integra perfectamente con el estilo de construcción, destacando por su estilo más románico.

La Puerta de Estepa, situada al lado de la Plaza de Toros, fue reconstruida hace poco mas de una década, con piedra extraída del torcal, con ese característico tono rojo de la piedra caliza.

Antequera

Casco antiguo de Antequera

Antequera

Iglesia del convento de San Agustín, en Antequera

Antequera

Real Colegiata de San Sebastián, en Antequera

Durante la posterior época cristiana, Antequera vio como iglesias, conventos, ermitas y capillas iban poblando sus calles consolidándose como uno de los centros religiosos del sur de la península. Eso deriva en que en un breve recorrido por el casco antiguo se puedan ver muchos de estos edificios y que las  vistas generales de la ciudad se vean salpicadas por torres y campanarios sobresaliendo entre la marea blanca.

Curiosamente, poco le faltó a Antequera para ser la capital andaluza hace unas décadas, durante el proceso de autonomía de Andalucía, pero no pudo ganarle esa mano a Sevilla, que acabó llevándose el gato al agua.

Antequera

Antequera

Antequera

Antequera

Antequera

Alcazaba de Antequera

Antequera

Arco de los gigantes, en Antequera

Tercer día de viaje por el sur de Andalucía que todavía está por continuar. ¿Más fotos? Donde siempre!

También te interesará

arnedillo

Arnedillo: Ruta de las ermitas y termas a orillas del Cidacos

Arnedillo es una pequeña localidad del valle del río Cidacos, en La Rioja. Es también uno de esos lugares que […]

Read More
camero nuevo

Recorriendo el Camero Nuevo en el corazón de La Rioja

El transcurso del río Iregua es también el camino que se adentra en el conocido como Camero Nuevo. Si en […]

Read More
valle del Leza

Furgoguía: Un recorrido de montaña por el valle del río Leza

El valle por el que transcurre el río Leza es uno de los más hermosos que se pueden encontrar en […]

Read More