Plaza de España

Plaza de España

Plaza de España

Como os contaba no hace mucho, Madrid me dejó una buena impresión con las luces de la noche y las visitas a los mercados, pero no es lo único con lo que pude disfrutar de la capital, así que os contaré un poco más sobre los rincones por los que me dejé caer.

Una vez vez en el centro de la ciudad, bastó recorrer la Gran Vía para plantarse en plena Plaza de España. En si misma, la plaza no tiene nada que no tengan otras, y Madrid, como toda buena ciudad, tiene gran cantidad. Algunas de las avenidas y calles principales de la ciudad desembocan aquí así que no se puede considerar este un rincón tranquilo libre de ruidos y humos, pero una vez te plantas en la plaza, empiezas a fijarte en detalles como la gran cantidad de gente que hace vida en ella para pasear, charlar o comer en una escapada del puesto de trabajo, o simplemente para dejar a los niños correr de un lugar a otro.

Plaza de España

Pareja comiendo en la fuente de Plaza de España

Plaza de España

Padre con su hija en la fuente de Plaza de España

Ahora bien, si algo tiene este lugar es un buen par de centinelas de lujo a su alrededor. La torre España, vigilante desde hace mas de 50 años, se levanta inmensa a lo largo de sus más de 140 metros de altura, como un recuerdo de otra época en la que su propósito era dar cobijo a comercios, un cine e incluso un hotel en su interior. Hoy en día viviendas y oficinas mantienen vivo el que, años atrás, fue el edificio más alto de Europa.

Torre de Madrid

Torre de Madrid

El otro guardián de las alturas es el Edificio España, que se levantó solo unos pocos años antes que su vecina la torre España y proporcionaba las mismas funcionalidades que éste. Fue hace unos pocos años cuando el centro comercial que albergaba se cerró, allá por el 2006. Actualmente está en desuso presentando un aspecto bastante menos glamuroso de lo que planeó en sus inicios, aunque una rehabilitación de la fachada este año mejoró en parte su apariencia.

Edificio España

Edificio España

Otro edificio importante de la zona, a la vuelta de la esquina de camino al Palacio Real, es el Senado de España, a donde me dirigí una vez explotadas las posibilidades que ofrecía la plaza. El edificio es una mezcla curiosa, ya que al edificio original, que tiene en torno a unos 500 años se le anexó recientemente un edificio de lineas más sencillas y modernas que renuevan su imagen. Por lo tanto, la fachada que puedes ver con más facilidad según te acercas, es la del anexo, relegando a la parte posterior la fachada del edificio clásico, pasando éste más desapercibido. Fue sencillo encontrar el edificio, aunque no tanto dar vueltas hasta rodearlo para encontrar la fachada antigua.

El Senado alberga la cámara alta, donde se aprueban las leyes en conjunto con el Congreso de los Diputados, por lo que cualquier ley que se apruebe en España requiere del visto bueno de este órgano.

Senado

Senado de España

A continuación del senado se encuentra ya el Palacio Real, pero sobre eso ya entraré en detalle más adelante.

Como siempre, más fotos en mi álbum de Flickr.

Madrid,

Enero 2012