El Palacio Real de Madrid

A pocos minutos de la Plaza de España se puede pasear por las inmediaciones del Palacio Real, donde puedes encontrar la Plaza de Oriente, el Teatro Real y la Catedral de la Almudena.

El Real Alcázar de Madrid, allá por el siglo IX ocupaba el lugar donde ahora se puede visitar el Palacio Real. Esta antigua fortaleza musulmana acabó convirtiéndose con el paso de los años en el Palacio Real a base de parches, ampliaciones y remodelaciones donde mucho tuvo que ver el Emperador Carlos V allá por el 1537 y Felipe IV un siglo después. No se conformaban pues con las comodidades árabes y cada uno puso un poco de su parte para decorar el palacio a su gusto. ¿Muebles de Ikea? Seguro que no.

Tuvo que pasar otro siglo más para verlo caer, después de casi un milenio en pie, a causa de las llamas que lo redujeron a cenizas durante la navidad sin que nadie tuviera muy claro como se originó el fuego. Era nochebuena y todo el mundo estaba recogido en casa con sus familias, por lo que tuvieron que pasar varias horas antes de que alguien se diera cuenta de que las campanas que sonaban eran por el incendio.

Nadie sabía que hacer, había que desalojar el edificio,claro, pero ¿y los saqueadores? La cantidad de dinero y joyas que se guardaba en su interior era enorme por lo que mantuvieron las puertas cerradas para que no entrara nadie. ¿Como sacar entonces las monedas y joyas? Se cuenta que algún cofre voló por las ventanas del palacio, mientras el alcázar ardió durante cuatro días seguidos.

Artista callejero

Artista callejero

Plaza de la armería

Plaza de la Armería, frente al Palacio Real

Muchas obras de arte se exhibían en las paredes del palacio por lo que se perdieron carbonizadas entre las ruinas. Pocas fueron salvadas, entre ellas las inmortalizadas Meninas, ya que alguien estuvo lo bastante atinado como para conseguir sacarlo antes de verse consumido por las llamas, aunque para ello hubiera que arrancarlo de su marco y tirarlo también por la ventana a la par que los cofres.

Cuatro años más tarde, Felipe V decidió que era el momento de poner en pie la versión 2.0 del Palacio Real, para lo que hubo que poner piedra sobre piedra durante 3 largas décadas para alzarlo tal y como se puede ver hoy en día en el Centro de Madrid. Pero no fue Felipe el que finalmente lo disfrutó, sino que más tarde aparecería por estos lares Carlos III para instalarse en él.

La plaza de la armería se extiende a lo largo de todo el frontal del Palacio, como una gran explanada rodeada de vallas perteneciendo al recinto cerrado del palacio, donde antiguamente se ubicaban las caballerizas de manera que hoy la zona está más limpia y despejada que en el pasado.

Plaza de la armeria

Plaza de la Armería, frente al Palacio Real

Plaza de la armería

Palacio Real desde la Catedral de la Almudena

Otra de las fachadas del edificio linda con la Plaza de Oriente, extendiendose hasta alcanzar el Teatro Real, y en este recorrido, veinte reyes españoles representados en piedra contemplan impasibles el paso del tiempo y posan para los muchos turistas que se paran a sus pies. También aquí Felipe IV obtuvo un lugar privilegiado a lomos de su caballo en la que se dice que fue la primera estatua del mundo en la que se les ocurrió poner a alguien sobre un caballo apoyado en sus dos patas traseras.

Al parecer fue necesario que el conocido Galileo Galilei hiciera una pausa en su pequeño problemilla con la iglesia y la inquisición para asesorar a los escultores sobre como había que hacer para que no se les viniera abajo. Al parecer Galileo tenía la mala costumbre de decirle a todo el mundo que a lo mejor, y solo a lo mejor, la tierra giraba alrededor del sol y que no era por lo tanto el centro del universo. Pequeños debates de la época que le supusieron algún que otro disgusto al pobre.

Teatro Real

Teatro Real en la Plaza de Oriente

Estatua de Felipe IV

Estatua de Felipe IV

Plaza de Oriente

Estatuas de la Plaza de Oriente

Es en la fachada orientada a la Plaza de Oriente donde la Guardia Real hace acto de presencia. Su labor principal es la de servir a España bajo mandato directo del Rey, y está formada por lo mejorcito de cada uno de los cuerpos de tierra, mar y aire. Pero si hay algo por lo que una guardia real es popularmente conocida, es por los cambios de guardia. Por ello se recuperó recientemente el procedimiento de cambio de guardia o también denominado Relevo Solemne una vez al mes, como una ceremonia que vincula la Guardia actual con las raíces históricas desde su fundación hace ya 500 años. Desfile de soldados, formaciones militares, música  caballos, lanzas… No le falta de nada al ritual por el que todos los turistas pelean por hacerse un pequeño hueco en la primera fila.

Guardia Real

Guardia Real

Guardia Real

Guardia Real ecuestre

Guardia Real

Relevo Solemne de la Guardia

Guardia Real

Relevo Solemne de la Guardia

Guardia Real

Relevo Solemne de la Guardia

Si todavía quieres ver más fotos, ya sabes donde

También te interesará

Furgoguia Picos Europa

Furgoguía: Rodeando los Picos de Europa

El cinturón que rodea los picos de Europa es también una excelente ruta por carretera que va uniendo los distintos […]

Read More
liebana

Liébana, la senda cántabra hacia los Picos de Europa

El acceso a los Picos de Europa desde el lado cántabro se realiza desde la comarca de Liébana. La ruta […]

Read More
Cangas de Onis

Cangas de Onís: La puerta asturiana de los Picos de Europa

Cangas de Onís es el campamento base perfecto para afrontar un recorrido por el entorno de los Picos de Europa. […]

Read More